Ir al contenido principal

[¿puedes dañar aún siendo hostil?]


† ¿Tan sólo me pedías cambiar? Perdón, pero no puedo.

†No sabes cuanto te he querido. Te hubiera querido más. Perdón, ya no importa. ¿Porqué parecías, tan molesta? eso nunca me dijiste. ¿Acaso pensabas que yo debía adivinarlo? Bah! Pues que ingenua, créeme, nunca me ha cruzado la idea por la cabeza, pero ahora que lo mencionas, pues; no te hable, porque no me dio la gana. La verdad, no tuve tiempo.

†Porque, que estuve haciendo? Lo normal, tenía examenes, de economía y de Derecho Romano. Sabes que tu también, así que espero que no te sorprenda. Bueno como quieras. Si quieres te dejo en paz. ¿Pero, cómo supones que voy a tomar tu amistad? Cómo si fuera el último consuelo que me queda, o que me das, por tu compasión, o tu bondadosa caridad. Pues, así lo planteas, no me des a escoger, entre un "tómalo o déjalo".

†Puedes marcharte entonces, si es que no quieres hablarlo. ¿Sabes? No quiero ninguna de las dos. ¿Por qué te sorprende? Supones, absurdamente, que moriría por ti, y que te suplicaría de rodillas, para que volvieras a mí.



†Te equivocaste.†

Comentarios

Followers