Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2006

[mi círculo vicioso]

No, no estoy equivocado. Al menos, eso pensaba hace unos días. Pero ya no hablaré más de ti; quizá esto es lo que le falta a mi blog; cerrar un ciclo.
Y; es algo que realmente necesita, toda mi alma y mi mente. Ya no hablo de mi corazón, porque se que aún no ha podido vivir.

Basta de recuerdos: de lacerantes acusaciones que parecen no concluir, y basta también, de mentiras, de quererme engañar; que has sido la mayor querencia de mi vida. Simplemente he sabido valorar, apreciar y en el mejor de los casos, muy en el fondo, agradecer tu sinceridad.

Hoy simplemente he decidido, dejar en la consumación, todos mis recuerdos, y finalmente desahogar mi dolor, con unas breves líneas. Sencillamente, "me despido de ti" y ufanosamente, voy a decirte:
1.- Decirte que mi vida sin ti, continua, adelante, como siempre, y no se derrumba, aún cuando parecía que tu formabas parte de ella.
2.- Decirte que he dejado de quererte, y no, no fue tan sencillo (...) La verdad, tampoco fue muy difícil.
3…

[última esquela de desamor]

No, no tengo palabras para decirtelo. Y esque aún si las tuviera, se quedarían ahogadas en mi garganta. Si esque soy así. Pero que quieres que te diga, a veces la soledad, es mi veneno, que me enferma.

Es mi veneno. Yo percibía en tus ojos aquella alegría intacta, hasta antes de mirarlos por última vez, pero; hoy, que ha pasado tiempo, que aún veo tus ojos, y que se infectan con la debilidad, solo miro tus ojos, como se desprenden lágrimas, brillando entre tus párpados, cual hojas secas mojadas por el rocío.

Ya no me consuelo tu sonrisa. Esque buscaba tan apegado, el modo de sentirme seguro, pero vaya, que era una falsedad, sentirme entre tu acogimiento, y si, que era una falsa seguridad, porque vi como se demoronaba. Era entonces esa rebelión, a la que yo me apegaba, esa oposición lo que hacía sentirme tan seguro. ¿Y cómo podía saberlo yo? Si tu me mirabas, como si yo fuera el hombre de tu vida.

Envenenado por tu mirada, era el perfecto adorno, ese encanto violento, con el que podias…

[idealismo poético]

He dicho que ya no mas, que ya sabes lo que quiero soñar, pero no siempre, puedo dormir, con mis ideas tan ordenadas. Ya sabes que no vuelvo a pedirte nada, olvídalo, vuelvo a mis sueños donde habita la perfección, y sabes porque lo digo... porque también yo tengo deseos, aunque ninguno de ellos sean para ti...

[un día común]

La razón para levantarme todas las mañanas de madrugada, vestirme con la tristeza a cuestas, ducharme, y el rostro a veces empapado, aún después de haberme secado las gotas que sofocaban mis párpados, la melancolía invade mi rostro, la alegría escapa de mis labios, como fugitiva.

El clima esta helado, demasiado helado, las gotas destilándose sobre las hojas, se han quedado prendadas, congeladas, no imagino como alguien puede dormir así, es facil decirlo con el cobertor cubriendo mi cuerpo. Todo sigue oscuro, muchas veces no deseo que amanezca, no quiero ver el sol, pero es casi inevitable, me da frío, creo que me he levantado temprano... hay el día siempre comienza igual! Que desolador silencio, hay en las calles de mi ciudad, y esta ciudad siempre está llena de ruidos, de olores, de angustia, y nostalgia. Es un asco! pero es mi ciudad. Ya cruzo el puente, el cielo parece clarear un poco mas, los destellos tenues bañan mi rostro, siento la mirada esquiva de las personas que avanzan al…

[frase 1.]

No se cuantas veces se necesita tener dolor,
para saber que puede ser demoledor. 
Prince W. Cantodea ©2007

[tres etapas de mi vida]

Mi vida, analizada en tres etapas:


I. Inducción y deducción.


II. Sanidad y dolor.


II. Deprecación y envenenamiento.

[la soledad]

Es derramar lágrimas de dolor;
En medio de la tempestad. Agitarse como blando e imponderable plumón,
Adherido a las aguas, movidas solo por el viento. Menearse del seco ramal, hasta desprenderse
Solo con el aire. Es cerrar los ojos y esperar en ese dormitar,
La mortalidad del sueño o de la muerte
Detenerse al borde del mar, donde se hunden las olas;
Besando mansamente sus márgenes
La soledad es morir,
Morir en secreto Es destilar gota a gota, cada lágrima
Hasta tentar la suave superficie,
Agitándola y perderse en la quietud.

[il principio della mia vita]

¿Cómo empezar a escribir?
¿Que decir? 
Cosa extraña, poder plasmar emociones, con algunas de mis palabras, escribiendo algo que me parece correcto, algo que es incierto para mí, pero que, a pesar de todo, lucho, sueño, deseo, creo, e imagino.
Curioso.
Ahora lo hago.
He comenzado a llevar un registro histórico biográfico de mi vida. ¿Quién puede evitar sentirse atraído por el morbo de descubrir el oscuro deseo que se interna dentro de mí?
Quizá en algún momento; atraiga las miradas por mis letras antes que por mi físico, quizá rememoren mis letras plasmadas para siempre, y pueda convertir en escuela mi doctrina, algún día, todo lo escrito, aquello que no está dicho, debo proponerlo como una profunda filosofía del arte de la tristeza, la locura y la angustia.
Estas son mis letras, escribo lo que yo quiero, lo que me venga en gana, abstente seudointelectual, racista, invertebrado, animal, machista o feminista, sociales y aquellos inmaduros, que sólo juzgan y critican.