Ir al contenido principal
A los quince años soñaba, me ilusionaba, me enfermaba de soñar, mi Musa, era una rubia cantante de pop. Me desvelaba escuchando Senderos de Traición, El Mar no Cesa, Avanlancha, El espíritu del Vino, y el más reciente albúm, Rarezas. Todos del mismo Grupo de Rock en español: Héroes del Silencio. Escuchaba More fm 98.9; Exhalaba, y cambiaba de Asana. Hacía Yoga. Dormía hasta la madrugada, precisamente, soñando; en ese alguien que aún sueño llegar a ser. Un famoso escritor. El mejor escritor mexicano, acepto que esa fantasía comenzó después de haber leído Un Mundo Feliz de Aldous Huxley. Por las mañanas me levantaba a seguir alimentando mi sueño. Asistía al colegio por la tarde divagando en las posibilidades, maravillando a mis compañeros de clase con mis escritos, sorprendiendo por mi apocamiento, inventando frases diarias para mi agenda [que he perdido]. Así seguía mi vida, en los útimos meses de secundaria, muchos auguraban un gran éxito en mis sueños. Parecía predestinado a ocupar ese sitio vacante en la literatura, a mis padres, y familiares; no les causó gran conmoción -Sueños de niños.- Respondieron. Pero me alentaban y presumían a los otros mi talento innato para describir y narrar, para expresarme con la puntuación y ortografía correcta, entonces, solía confirmar lo que tantas veces adularon mis oídos de dulce efebo. Empecé a escribir para no dejar de hacerlo. Era perfecto, solo debía preocuparme en ese entonces, con que rimar cierta palabra, o donde tener silencio para idear y pensar.
Realmente, se mostraron neutrales. Era demasiado para ellos.
Seguí escribiendo en la preparatoria, busqué concursos que llegaron sin esperarlos, logré prestigio como escritor novato, inexperto, ambiguo, rebuscado y salvaje, pero admiraban mi potencial que aún debía desarrollar. Inicié una aventura lírica por las grutas desconocidas del cuento, de la poesía, de las figuras retóricas y del verso libre. La adulación fue aún mayor. Maestros de filosofía y literatura; la maestra de Lenguaje, directora de redacción del períodico escolar, incluso mi maestro de inglés; el cual apreciaba la manera de escribir mis tareas, a pesar de hacerlo en inglés. Aplausos en mi casa. Doble aplauso por las buenas calificaciones. [No me importaban las calificaciones]
Descubrí Nuevos Autores, nuevos géneros por cultivar, y un amigo inseparable; mi diccionario enciclopédico. La vida me daba nuevos aliños. Me estaba dando la ruta.
Actualmente.
Mis musas cambiaron, mis gustos musicales cambiaron un poco menos, cambió mi hábito de dormir mucho, a dormir poco, cambió mi rutina de yoga. Cambié de amigos, y compañeros de escuela. Cambié de persona interna y externamente. Emocionalmente. Maduré. Me motivé. Estudié en Exceso. Pero mi sueño no cambia.
No consigo una buena relación con mi familia por mi decisión. No ser funcional en algún trabajo con salario mínimo. En vez de sentarme todo el día frente a la máquina de escribir. -No te pagan por eso- Dicen. -Me pagarán si lograra concluirlo.- Respondo. Giro alrededor de mi habitación, veo mis libros, pienso en la vida de los autores, en los poetas, quizá así sea más fácil entender la vida de un escritor con un sueño a medio cumplir como yo. Mi familia ya no dice que son sueños de niños. Ahora se burla de mis sueños. Dicen que moriré de hambre. Abro el refrigerador con la intención de alimentarme de algo mas que sueños, el refrigerador está vacío... Pienso que tal vez tengan razón. Pienso que todo artista pasó lo mismo en alguna etapa de su vida, aún siendo culturas diferentes, aún en la época antigua ante la ausencia de todo este mundo virtual. Me asalta la idea contradictoria si voy por el camino correcto, seguir mi instinto de supervivencia, o; seguir mi sueño que me ha creado conflictos. Las contradicciones me matan.
Debo proseguir siendo un inútil en la vida diaria? Pero un crédulo en los sueños? Y continuar escribiendo, aunque sólo pueda hacer eso...
Debo morir de hambre?
Debo remar contra la vida para cumplir mi meta
. [Vale la pena morir realizando un sueño.]

Comentarios

  1. "Mis musas cambiaron, mis gustos musicales cambiaron un poco menos, cambió mi hábito de dormir mucho, a dormir poco, cambió mi rutina de yoga. Cambié de amigos, y compañeros de escuela. Cambié de persona interna y externamente. Emocionalmente. Maduré. Me motivé. Estudié en Exceso. Pero mi sueño no cambia"

    Una vez mas, tus palabras son un reflejo...
    Continua con tu sueño, leerte es un placer.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué te puedo decir? De vez en cuando a todos nos pasa lo mismo con nuestros sueños, yo abandone muchos mios, y aun asi no estoy satisfecha. Creo que es bonito que tengas los tuyos y creas en ellos. Ganar sueldo minimo hace sentir a uno a un nivel muy bajo (MISERABLE). A veces (como conmigo) la presión gana y hay que salir a buscar un trabajo que te de de comer.

    Injusto si...

    Sigue adelante, soñar no cuesta nada, al menos tu tienes talento.

    ResponderEliminar
  3. Compartimos el mismo sueño... seria tan feliz...

    Pero creo que tu si lo va a logras Prince Okami, tu si lo logra...

    ResponderEliminar
  4. Claro que sí!
    Me gusta conocerte, sensible y sincero.
    Un abrazo
    mar

    ResponderEliminar
  5. Interesante texto. No es el primero con ese problema, conozco a muchas personas que tambien desean lo mismo y no saben si lo lograran. Casualmente estudio letras xD jaja. Supongo que es cuestión de como vea las cosas: el que intente llenar su estómago con algo más que sueños no quiere decir que los abandone. Tiene que comer para eso sino lo proximo que escribira sera algo asi como que se está muriendo de hambre literalmente. Solo debe encontrar cierto equilibrio entre un trabajo que puede ser mediocre (pero que le da comida) y aquel que ama. Sino bueno, yo ya se que me voy a morir de hambre algun dia =l soy tan mala para escribir xD y usted, Sr. Prince, ya lo decidió desde un principio ¿no? Tiene razón al decir que "Vale la pena morir realizando un sueño". Aunque si se mantiene vivo sería más divertido, podría escribir mas cosas que algún día el mundo aprecie (a no ser que todavía, el malvado mundo, tenga la mala costumbre de apreciar un escrito cuando su autor está muerto -.-) bueno aún queda la existencia de la última cosita que se quedó en la cajita de Pandora =l (disculpe con el comentario pero no pude evitarlo n_nU)
    YT, otra vaga mas que no tenía mucho que hacer y se detuvo a leer y saludar n.n

    ResponderEliminar
  6. hola chikito!!!!
    xD
    ps como t dije siempre paso a leer tu blog y ps como tiene dias k no t veo t escribo aki espro k estes muy bn chikito c t extraña muxo x cierto m encanto el fragmento d "DAS SEITE DUNKEL" ia sabes lo k escrubes m gusta bueno ia no tengo mas k dcir chikito m voy t cuidas muxo sabes k c te KIERE MYXO MUXO MUXO Y TE EXTRAÑO TODAVIA MAS m voy aioz

    saira

    bsos

    ResponderEliminar
  7. LITERATAROJA.
    Gracias, claro que seguiré con mi sueño.

    ALEJANDRA_WRITER.
    Todos tenemos un talento. Gracias.

    GITTANA.
    Suerte, espero que logres tu objetivo. Y gracias.

    MAR.
    Gracias por visitarme.
    saludos.

    ANÓNIMO.
    gracias por tu mensaje!!! lo tendré en cuenta... No se quien eres pero gusto en leerte.

    SAIRAAAAAAA.
    gracias chikitaaaa! espero verte prontooooooo...

    ESA.
    claro que vale la pena.

    SOLEDAD LIRICA.
    Un Sueño=UNa MUsa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)

Followers