Ir al contenido principal
{Tuve una ausencia de varios días, de días sin escribir, de días sin dormir, de momentos sin poder siquiera detenerme a pensar o recordar mis viejos trastornos, o mis deficientes afectos; al menos fue mi dosis de soma, para no recordar el pasado 22 del mes, que eran aquellos tortuosos aniversarios de zalamerías artificiosas, de engañosas malquerencias y aquiescencias. De cicatrices demacradas por los años. Solamente tuve un reto que superar, sin estima, inseguro y severamente lacerado. Esta es la historia dejando atrás, los recuerdos de malos amores, y de escritos embellecidos por la retórica.}

Era yo el que desconfiaba, el que sin mayor recelo se tomaba una copa de vino maldiciendo a la suerte. Era el que persiguiendo un sueño se desmoronaba y desmotivaba antes de realizarlo, sin siquiera intentarlo plenamente, el que sin estima y cometiendo errores; buscaba el consuelo en los brazos de la derrota entre justificaciones y malas arengas, el que desconsolado mirando solamente a mis competidores quería ocultarme por temor a ser derrotado, cuando no había nada seguro; no había derrota ni victoria.
Era yo el que descargaba el instinto alocado, y el primitivo sentido en la moderna filosofía de la guerra. Quien sin dudarlo, me oponía a la intranseigencia, el que pedía justicia, transparencia e imparcialidad, elementos carentes dentro de este ambiente maleado y envenenado de ponzoña.
El que después de soñar, pudo alcanzar una meta, no porque tuviera suerte, sino porque lo quería mas que nadie, porque lidiaba contra el reproche de los otros por ser el remedio a todos los vicios que fueron introduciendo, porque sólo aquellos sabían que tenía mas debilidades que fortalezas, pero que contra todo eso, no lograron doblegarme.
He vencido, sin poder aún asimilarlo.
Soy Presidente del Consejo Electoral, desde el jueves 23 de octubre, con sólo 21 votos; a diferencia de los 8 votos de la otra contendiente.
Un Reordenamiento está en proceso.
Para todos aquellos que me apoyaron, para mí mismo que me demostré poder mas que nunca, para quienes quisieron dejarme fuera de la contienda, para quienes votaron a mi favor, para quienes votaron en contra tratando de asegurar una elección amañada y sucia, a los que aún siendo sólo estudiantes sin formar parte del H. Consejo Electoral, me dieron su apoyo indiscutible, GRACIAS. Y sepan que no les fallaremos.

{Ese es el resumen de mi vida de estos días de ausencia. Pero saben, ha vuelto la melancolía, después de pasar por tremendas dosis de adrenalina y vértigo intensos, se que no debo ver los mensajes de mi myspace de tiempo atrás, buscando recuerdos que sólo torturan [próximamente el topic]. ¿Qué debo hacer Mrs. Martinez? Si tu debiste ser mía. En fin, busco en google un remedio a los malos recuerdos de amores pasados... Porque cómo olvidarla a ella, que ya me olvidó, (y cuando me refiero al olvido es por causa de mi falta de atrevimiento cuando estuve con ella), tal vez ella tenga el remedio perfecto; pues ella era quien decía amarme mas que nadie. Y la sigo esperando... sabiendo que no volverá. En fin, se perder un amor.}

{SI, MI MANCHI MOLTO, TU ERI LA MUSA DEGLI MEI SOGNI; ERI L'AMORE DELLA MIA VITA... SEI IL RICORDO INDIMENTICABILE, Brenda L. Torres Aguilar.}
Con Atención,
Prince Okami D'Aria.

Comentarios

  1. Tu musa de la melancolía es ella??? Porque derramar tantas lagrimas en las palabras que plasmas con tanta tristeza???

    No lleves a la derrota a los ya cansados recuerdos de tu agonía... reza una oración a las demás musas de la ya muerta alegría, tal vez junto a ellas en su tumba, recojas en silencio los sentimientos de tus tristes recuerdos...

    Solo para ti, prince Okami... que llevamos la misma agonía, tu por tu musa y yo, por la musa mía...

    ResponderEliminar
  2. Prince Okami D'Aria:
    En primer lugar, felicidades por tu triunfo, puedo ver la importancia que para ti tenía. FELICIDADES!!!
    Ahora el tema del amor de la derrota…no hay peor dolor creo yo…que amar sin ser amado, del mismo modo, de la misma intensidad…
    Olvidar, yo no puedo, no se la receta, la misteriosa formula del olvido, yo recuerdo cada rosa, cada herida…pero cuando no me quieren me doy por vencida…porque yo quiero que me amen como reina y no como mendiga, te lo digo con los ojos llenos de lágrimas, yo no pido amor…si llega, llega y las estrellas brillan más lindas aún en el cielo…abre tu corazón a nuevos amores, cuántas mujeres deben morir de amor por ti???? ábrete al amor al menos eso hago yo, ante cada derrota, no cierro mi corazón.
    Besos para ti y todo mi cariño.
    mar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)

Followers