[marlene, mi puta mas amada]

Afectaba mi cabeza, corazón y testículos, cada vez que la miraba y pagaba por verla, 260 pesos mexicanos, sus encajes negros desbordándose por los pliegues forzados de su ropa entallada, color vino. Era fascinante. Sólo podía pagar una hora. Aunque otras chicas me hicieron pagar menos, preferí pagar por ella, era como una escena de Fausto, donde un joven compra potrancas, y las referencias lascivas de su venta, son evidentes. Yo sólo pude alquilar una potranca de provincia, de carne enjuta, y buenos glúteos, pavorosos y firmes al caminar enfrente de mí, no pude evitar dejar los ojos sobre su piel.

Antes, no podía, ni había recibido abrazos, ni el dulce contacto de una mejilla, deslizándose con suavidad por la tenue piel. Era relativamente nueva experiencia, que me sedujo. Eso era un abrazo. No era tan repugnante como pensaba. Eso era un beso. O sólo era el tacto fino de dos cuerpos en contacto? Era eso que sentí, lo que causó el rapto de Elena? Que desató la furia de centenar de navíos? Encontraba en sus labios el desahogo a mi soledad, y en mutua solicitud, un poco también a su abandono emocional. -¿Cómo estas?- Preguntaba ella, interesada, indagadora su mirada, pendiente en mis movimientos.

-Bien- Contesto. Seriamente sin cuestionar nada más, sin aplicar sarcasmo. Sin venenosa ironía. -¿Cómo te llamas?- Ahora me vuelvo entrevistador, sin ironías, sin alguna mueca que expresa siquiera, amargor, ansiedad por la profanación, o que delate mi turbada conmoción interna. -Marlenne- Responde, con una ligera sonrisa, capaz de disolver cualquier dureza. Lindo nombre... y vinieron a mi cabeza infinidad de lisonjas, de halagos, de perfectas zalamerías, casi empalagosas, que trataba de recitar, cómo un arcaico principio de cortejo. Pero, ante tal alborozo interno, caí en la duda. Mientras ella me da un nuevo abrazo, y me incita a despojarla de la ropa, veo como mis dedos pringosos rozan su cuerpo casi perfecto, caen sus prendas; y la excitación me domina, como lo hacían sus ojos, aún cuando me habían cegado.

Y vinieron posteriormente, nuevas imágenes, nuevas loas, himnos de belleza recién ideados por mi mente desbocada en pasión, y suspiré al pensar en el idilio casi platónico de Charles Baudelaire, fascinación casi mía, entre una prostituta morena y el poeta maldito, y los versos que pensaba extintos, surgieron nuevamente de mi locura. A pesar de ocuparme en ese momento, de buscar la ocasión para recitarle alguno de mis pretensiosos y elegantes versos, ella sólo se ocupaba, cuidadosamente, de humectarme el condón colocado en mi falo. Eran esas manos que antes me habían tentado en este pecado, las que me harían cometer el mismo desliz.

Y se consumó el pecado, en minutos posteriores a las caricias, jamás soñadas, jamás esperadas de alguien como ella, era el sueño sexual, que ni Venus pudo evitar. Era el deseo en ese momento, la pasión desgarradora, el olvido, el infinito a cada penetración, el empíreo entre sus piernas, era la tersura colocada en cada tacto insistente por parte suya, y en mi flaqueza imperante, sin ninguna emoción reinante. Era sólo pasión. Sólo sexo ordinario, con una desconocida. Pero pude percibir todas las tonalidades de un salaz arrebato. Y ella, bueno, ella era una versión de Cleopatra, sin los ropajes egipcios, ni los baños de leche, ni la tez blanca, digamos que era una versión de Cleopatra; por su reputación, que ella tampoco tenía.

Posteriormente, vino la plática fugaz, como quien pretende deshacerse de la culpa, fingiendo, riendo, ocultando la desesperación, en un sentido de cortesía tan realista. Casi divina, y era todo. Vino el abrigo cálido, cómo una repetición del primer instante que sus brazos rodearon mi cuello, y yo tomé su cintura, y su cadencia me hizo sentir el amor nuevamente en mis pantalones. No pude evitar palpar sus glúteos, como si fueran míos, sólo por esa vez, en ese momento y por alguna muy remota ocasión, eran propiedad de mis manos. Era esta la excepción a mi soledad. Era Marlenne.

Afectaba mi cabeza, corazón y testículos. Era eso amor? o un poema de Lord Byron?
Creo que necesito a Marlenne nuevamente, necesito a mi puta amorosa. No por afecto, amor o soledad, mas bien por curiosidad, por necesidad, por tratamiento a este bastardo sentimiento.



Prince Okami D'aria
Historias de una fellatio verídica.


{Supongo que lo seguiré haciendo hasta que muera como Baudelaire, o en una oda de Byron, agonizando, en estado terminal de sífilis, rodeado de miseria y soledad, olvidado, sin premios, completamente enfermo y loco, en un nosocomio}

será por eso que ya no tengo lectores...?
proximamente, también estaré escribiendo aquí:
dasseitedunkel.megustaescribir.com {blog de literatura y crítica didáctica}

Comentarios

  1. historia verídica!!!

    soy patético, si García Marquez escribe de sus putas tristes, yo escribo de mi puta amorosa.
    En verdad se llama Marlenne.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja Prince jajaja tienes razòn porque no escribirlas no? jajaja

    Pero no se, igual yo ya soy muy cursi pero el amor es el amor y las puteses las puteses no? jajaja asì que yo opto por el amor.

    Me superencantaaaaaaaaaaa la forma en que escribes y no se si tengas lectores pero te estare leyendo en el otro blog, ok.

    Besosssssssssssssssss¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Es un sin fin de sensaciones, sensualidad y libertad de suspirar provoca ud con cada línea. Agradezco un par de cosas, y es que la vida me ha dado la oportunidad de conocer a personas que tienen un valor incontable como lo es ud.
    Saludos y un abrazo sincero.

    Vida Luz.

    ResponderEliminar
  4. Hola Prince, es un gusto recibirte en mi espacio, te espero siempre.
    ME agrado leerte, es fuerte, intimo y revelador.
    La viaj historia de nuestros sentimientos encontrados... bello.

    Te abrazo con mis mejores deseos.

    MentesSueltas

    ResponderEliminar
  5. ...me agrada que no te pasés los días en blanco mi kerido prince Okami, no hay duda de que esa afición por las mujeres de la buena vida es universal. el relato es implacable y feroz me ha gustado, como también me ha gustasdo como has amado a la despampanate Marlenne, muy similar a como amo cada noche a las ninfas de la luna...

    Va un abrazo y con gusto volveré a sus scritto

    ResponderEliminar
  6. Me gustan tus palabras, desbordan sensualidad.

    Que bella es Marlenne, toda una mujer alquímica.


    Un abrazo desde las flores del mal.

    ResponderEliminar
  7. Hola!!!!! hace mucho que no pasaba por aqui, y creo que ya se porque... tengo que poner un link tuyo en mi página... para no perderme ni una entrada tuya hermoso!!!

    ResponderEliminar
  8. no, ya revise, y en mi página si hay un link tuyo, lo que no entiendo, es porque no se actualiza... Porque recuerdo, que cuando puse un link tuyo en mi pagina, decia que tu url no se podia detectar... pero ahí tu esta, solo que no se actualiza...

    mmm???? porque??? tiene tu algun tipo de bloqueo?=??

    ResponderEliminar
  9. Tú eres libre de escribir y de hacer lo que desees.

    Yo no juzgo pero la verdad....no pagaría por sexo, no es mi estilo.
    Un abrazo grande, te quiero mucho.
    mar

    ResponderEliminar
  10. Si, tienes lectores....
    Por cierto, me gustó mucho la historia. Quién no diera lo que no tiene por ser tu Marlenne?

    ResponderEliminar
  11. vaya... a veces me pregunto quien es el filosofo aqui... jeje

    okami, puede que sea amor... pero es un amor alquilado, con besos comprados y en una situacion centrada...

    genera tambien un vacio fugaz el pensar que no es tuya las otras 23 horas del dia, el pensar con cuantos mas habrias de compartirla, y mas aun si a ella le importa o no...

    pero siendo positivos, tambien podria generar placer el pensar que aun te recuerda, de entre los rostros de otros clientes, de entre otras personas... y mas aun que dude igual de ti... que piense que tu no quieres mas de ella sino pagarle e irte... sin importar con los ojos con los que la mires...

    es un tema interesante... si sigues con ella, y si quieres amor, no se que aconsejarte... tampoco se que aconsejarte si quieres huir, pero mientras decidas hacer algo, postealo, que yo sere un lector seguro...

    pd: dices que no te leen y te comenta un gentiooo... eso es humildad? xD

    ResponderEliminar
  12. lee lo ultimo que pusiste "era eso amor o un poema de lord byron?" creo que ahi es que surge mi duda...

    por cierto estas no son horas de estar despierto... no crees? aqui son las 5 am xDDDD

    tu historia me recordo a una cancion de ricardo arjona, se llama abarroteria de amor (aqui la letra http://www.musica.com/letras.asp?letra=5562)

    por cierto, eso de los comments... es albision de progreso... ya veras que cuando se publique tu libro no querras tanto acoso... (despues de un tiempo, al principio todos lo anhelamos xD)

    ResponderEliminar
  13. he de notar que muy sutil... bueno, nada de besos entonces, porque mi amigo, no sabes que cosas pueden haber pasado por ahi... xD

    se me olvidaba el cambio de hora... ando perdido, hoy me desperte y dije feliz navidad XD

    bueno, ya por la hora se entra en la vispera, al menos aqui jeje

    feliz navidad okami

    ResponderEliminar
  14. Fuckin ChrisTmasT and A Fuckin New Year!!!

    Saludos Sangrientos!!! }=)

    pd: yo si te leo pince u.u un besuuu!!!

    ResponderEliminar
  15. feliz año 2009!!!! pasala muchevere en compañia de todos los seres que tu ama... Tomate una a mi salud, que a mi me toco trabajaaaaar!!!!!!

    feliz 2009!!!!!!

    ResponderEliminar
  16. Simplemente me encanta como escribes, estoy realmente fascinada, extasiada, jejeje saludos mi querido Prince Okami D' Aria!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)