Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2008
[Despúes de buscar en mi cabeza recuerdos...] Maldito livor, yo que en verdad bebía la dulzura en aquellos labios mórbidos; cuya morbidez destilando acíbar me hizo adicto a libar lo que restaba de mirífico.
Esos labios me hicieron aprendiz!
Fuí un perdedor amante de las derrotas.
Y en tu ludismo sugerente me perdía pintando arabescos interminables.
Ahora detesto tus brazos ceñirse alrededor de mi cuello, -Dos víboras cortando mi respiración- detesto tu encantamiento lírico,
y el hechizo poético de tu mirada.
Entre el delectante sopor;
y el embelesamiento ambiguo
ardoroso, disolviendo mi algidez.
Aborrezco la credulidad a la afectuosa sonoridad
que sus labios espiraron.
Yo que era capaz de florear el vaivén prodigioso de tus manos, de tu pelo, y de tu cuerpo
y en la admiración mas exultada
debía morir, atormentado por un mar arrollador y violento.

[No cambié, no cambiaste tú,
simplemente porque siempre hemos sido entes diferentes
queriendo complementarse.]
Imagen
Quiero ser ordinario.
Llámese normal, convencional, politicamente correcto, lleno de hipocresía, y lame-culos.
Y un lirismo tan extenso, como escatológico, que me desagrade el frío, y salga cada fin de semana a un antro, disco, cantina, o bar, etc...
Que me embriague con alcohol destilado en agave, o que beba vino hasta el enilismo, y que busque furtivamente el amor en el abismo, rellenando el espacio ausente en mi colchón por motivos lascivos.
Buscar compañía [llámese amistad, noviazgo, lo que sea] por la inseguridad que la soledad provoca en los hombres.
Quiero pensar 300 veces al día en sexo, y todas sus modalidades, y experimentar el placer erógeno del mismo.
Quiero ser irracional y con trivialidad tanto en mi lenguaje como en mi mente.
Quiero detestar la lectura y las palabras rebuscadas, detestar; con toda la aversión humana, las letras, y mi sedentarismo creativo, y no mantenerme escribiendo jornadas de más de doce horas continuas.
Quiero perseguir esquivo la belleza mirífica, con la f…
¿Y que ha sido de tu vida?
En estos últimos días.
He querido tirarme de un acantilado.
Me he sentido triste.
Me he sentido Solo.
He tomado medicamentos innecesarios.
Me he destruido.
Me he deprimido.
Me he enfermado.
He perdido la creatividad.
He llorado.
Me he aquilatado en autoerotismo.
He escrito desapasionado.
He querido morirme.
Me he sentido inútil.
He dejado de estudiar.
Me he decepcionado.
Me he quedado sin ideas.
Sin sentimientos.
Sin deseos.

Pero al menos estás vivo.
Si, estoy vivo. Que asco.

{finalmente vacaciones.
espero me sirvan para reacomodar mi mente.
para llenarme de ideas y de vitalidad.
y para, no sé... para qué son las vacacioenes?}
Dolor;
Cómo un hierro candente sobre fragilidad humana,
Duele, indubitablemente, duele.

Porque aflicción?
porque tienes nombre de mujer:
y tienes calificativos desapreciados
y me enamoras con la razón afeminada
soy frágil ante un erotismo lógico
e incoherente frente a la belleza.
(Cáustico al romance)
Así, cómo olvido? si soy férreo a la exaltación metamorfoseada;
a sus labios kafkianos de imponderable rareza.
a su irreparable vanidad
a su bella residencia,
esa habitación de renglones incomparables,
que floreo con elocuencia
aún precario lisonjearé su embeleso.
Que mi postración me volverá vasallo,
doblegado a la endeblez;
y sólo así soportaré el exilio de sus ojos,
aunque exiliado fatigaré mi ingenio
para solazar tus heridas y las mías [que son incurables].
[BLTA,Mi manchi molto...]