Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2008
No había fundamento para retenerte en mi mente.
Así que sólo empecé a lanzar recuerdos que flotaban frágiles por mi cabeza. Quebrándose en el aire...
Mi conciencia me dijo:
-Te haces daño al pensar en ella.-
Entonces; decidí dejar de atender a mi conciencia.


*No heart*
*No remorse*
*No feelings*
*No fucking love*
*No more sadness*
*No regards to you... nevermore*

[un melodrama]

Yo sabía que tenías el mismo delirio, y que padecías del mismo miedo que yo; y yo no tenía palabras para decir lo que sentía, mientras caía en el deconsuelo, en la frustración de tu amor inhóspito. Alguna vez tuve el temor de perderte; de olvidarte; de equivocarme; de malquererte tiernamente; de enamorarme una y otra vez de ti; de volverme intrépido tardíamente, y madurar a base de caídas. Alguna vez tuve el temor, creía que sólo el miedo me haría perderte, pero el no temer, me hizo ceñirte en un agotador abrazo. Nunca desahogué la pasión de mi boca, ni estrechez de caricias, me doblegué solamente a tus pies benditos, pensando que así, entre genuflexiones, podía sostenerte de mi brazo. Pero hacía falta más que mi ignoracia en el amor; hacía falta expresar esa ignorancia por medio de mi lenguaje, aunque eso significaba, también perderte.


¿Escuchaste la canción que te dije?
Hoy le quito una letra más a tu nombre...
{Tuve una ausencia de varios días, de días sin escribir, de días sin dormir, de momentos sin poder siquiera detenerme a pensar o recordar mis viejos trastornos, o mis deficientes afectos; al menos fue mi dosis de soma, para no recordar el pasado 22 del mes, que eran aquellos tortuosos aniversarios de zalamerías artificiosas, de engañosas malquerencias y aquiescencias. De cicatrices demacradas por los años. Solamente tuve un reto que superar, sin estima, inseguro y severamente lacerado. Esta es la historia dejando atrás, los recuerdos de malos amores, y de escritos embellecidos por la retórica.}

Era yo el que desconfiaba, el que sin mayor recelo se tomaba una copa de vino maldiciendo a la suerte. Era el que persiguiendo un sueño se desmoronaba y desmotivaba antes de realizarlo, sin siquiera intentarlo plenamente, el que sin estima y cometiendo errores; buscaba el consuelo en los brazos de la derrota entre justificaciones y malas arengas, el que desconsolado mirando solamente a mis compe…
Imagen
A propósito de lo que me cuestionó Pandora, en el post anterior sobre mi nombre real, a razón de mi cambio de logo, y porque hace tiempo Rafael, me pregunto referente al significado de mi seudónimo.
Hace unos días he cambiado de logo, he creado mi propia editorial, una editorial independiente. Dolce Malinconia ©. Pero, al respecto, he pensado que, siempre he utilizado un seudónimo, un logo, o un símbolo para describirme como artista, nunca he pensado escribir, o firmar algo bajo mi nombre, porque? Simplemente no lo sé. Bueno no pienso comentar sobre mi nombre real. A los doce años intentaba ser original practicamente en todo, en ese sentido en que uno, quiere sentirse diferente siendo adolescente, pero en cambio no lo lograba; irónicamente, mis escritos eran casi todos unas malas copias de los grandes escritores, pero, apenas estaba empezando a escribir. Total, intenté llamarme con dos letras: B. H. no pregunten que significa, nunca lo supe. Posteriormente, me gustaba el nombre de Malc…

[criminal... ¿justicia divina?]

El carro de febo asciende, su hermana Eos ha abierto las puertas de Oriente, y Horas coloca alazanes alados a su carro. Jano lo espera abriendo las puertas del Sol, y éste a un lado de él, se conmueve y lo congratula.
Su hermana Selene se refugia entre Morfeo, mientras Helios conduce su carro áureo a través del edén, proporcionando luz a deidades y mortales. De Oriente durante la alborada, de poniente al ocaso. Espera el crepúsculo hasta sumergirse en el océano occidental, y regresa a oriente, para repetir el episodio al día siguiente.
{Se vislumbra a lo lejos Perséfone debatiendo su existencia entre la oscuridad y la claridad del mundo, que ha decidido Hades.}
El carro de Febo desciende, Helios abre camino para que la dulce Selene, despierte; un cielo tachonado de astros celestes.
Llega Helios a besar a su esposa la ninfa Clímene, observa a su hijo el joven Faetón, recuerda que le prometió concederle todos sus deseos, al día siguiente, Faetón quiere conducir el carro de Febo, de orie…
Después de compartir un cuento que me tomó unos minutos escribir, pero días concebir la idea. "El Poeta". He aquí un resumen de mis días {dudo que a alguien le importe}

Tuve dos exámenes ésta semana. Constitucional Local y Mercantil, el primero me fue mejor que el segundo, ahora no estudié como venía haciéndolo, sinceramente me venció, que no es mi enemigo, pero si mi malquerido amigo Morfeo.
De nuevo seguiré con mi libro para alejarme de las cuestiones de la escuela. Y podré tirarme a la cama a dormir, debo reponerme de éstos días en los que prodigué mis neuronas por las noches estudiando hasta la madrugada.
Sigo con mis estudios de retórica. A seguir ahora con mis desvelos, pero con un tópico que me resulta más placentero que el derecho, como ya todos deben saberlo.
Y, lo más importante; espero que llegue el 17 de octubre, ¿porqué? Porque espero una beca del gobierno del Estado de Baja California? No, sólo porque me gusta ese número, claro eso lo escribo con cierta ironía} Cie…

[el poeta]

El poeta vacía el tintero. Escribe en hojas blancas, letras con tinta nacarada. Y no acierta a entender lo que sucede: por que escribe versos de amor inmaculado.

No puede escribir, deforma la belleza. Y satiriza el arte que en otrora lisonjeaba con su lengua. Amante de una musa crepuscular. De aquellos días nublados, preludios de tempestades, que cautivan a los amantes. Los mórbidos de amor. El poeta empuña el cálamo, vacío de tinta. Los versos en el cerril decaimiento, languidecen ante sus pies.

Su mirada se turba, cae en la frustración. Preludio de una locura inevitable. Es un adicto a escribir, ningún impedimento sobrado lo hace flaquear. Escribe entre la penumbra, idealizando letras, entre hojas en blanco que imagina pintar.

Los primeros rayos de la aurora, el advenimiento dulce de la mañana. Permanece en vigilia captando las letras en su memoria, repitiendo los versos que no puede compartir. Por fin se levanta, antes que olvide las apoleogéticas palabras, pretende copiarlos a com…
Me enviaron un meme, una cosa de esas que respondes o tienes que comentar... sobre lo que me gusta y no me gusta, como pensaba hablar de mi menguada egolatría, pues he decidido hacerlo de una vez, mediante este texto lúdico. Que al final ya no resulta tan lúdico.
La cadena me la envió Rafael Domingo. Mi colega Escritor y Filósofo.
reglas:
1.- Poner el enlace de la persona por la que somos elegidos.
2.- Poner las reglas en tu blog:
a) Compartir seis cosas que nos gusten y seis que no nos gusten.
b) Elegir seis personas al final y poner los enlaces.
c) Avisar a estas personas dejando un comentario en sus blogs.

Cosas que me gustan.
1. ESCRIBIR. Realmente todo lo relacionado con el arte sedentario, es algo que me fascina. Pero en particular escribir, por algo es el primer punto de la lista.
2. EL CAFÉ. Uts! Mas que gustarme soy adicto, al grado patológico. Prefiero el café con crema y dos de azúcar, del D'volada café, me gusta saborear la crema irlandesa o el café de avellana. Y de repente aco…
Resulta que debo definirme en los próximos meses, si bien, no han sido días fáciles, han tornado los difíciles mas soportables, que muchas mañanas anteriores, la razón no la sé. NO ha habido un cambio significativo ni en mi vida, ni en mis medicamentos.
Pero apenas sobrellevo una dualidad. Que desconozco cuanto deba seguir cargando. Bien, pues escuchando el disco de Mutations de Beck... es algo lírico me produce el mismo efecto que cierto sicotrópico famoso. Son clases de ironía para mí.
Entonces debo arreglar ciertas situaciones:

1. Debo viajar cuanto antes a Houston, y resolver algo que me atormenta desde hace muchos años. Debo concretar aquello que no puedo disimularle a mi conciencia. Si las cosas resultan negativas o indefinibles, no importa; sólo espero que algún día deje de respirar mi conciencia tan cerca de mi, y me orille a mis tendencias habituales.
2. Debo concluir mi libro apostado sobre un montón de hojas en blanco... ¿Dónde está mi famosa inspiración? ODIO TODO ESTO.
3. Viaj…