Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2009

[odisea]

Sólo miraba la luna, brillante como una gran cérula, esperando a que se consumiera. Era el único faro que conocía entre tantas lámparas artificiales brillando sobre mi cabeza.
El clima fresco me hacía temblar, el viento fresco me hacía regodearme en un extraño confort, a pesar que no quise acudir; terminé enamorandome de aquella ciudad tan maravillosa. Su gente, su clima nocturno, sus hoteles, su centro cívico, las luces alumbrando ávidamente, pequeñas porciones de piel pálida que contempla la belleza natural de una gran luna.
Llegamos cerca de las 10 de la noche a Mexicali, nos reservaron un hotel, por cuestiones aún debatible, yo quería permanecer ahí, pero a la vez deseaba irme, odio estar fuera de mi entorno por mucho tiempo, porque los cambios me producen angustia, casi lindaba en lo fóbico. Conocimos el hotel, ubicado en el centro cívico a unos metros de la central caminonera, en este sitio, cuando cae la noche, todos duermen, incluso los seres inanimados, parecen perder todos s…

Followers