[era la décima musa]

Creo que su nombre era Brenda, su apellido no lo recuerdo, era tan bella como perversa, tenía una sutil soledad pintada en los labios, que compensaba besando a todos los nombres, su sagacidad era imposible de igualar. Mejor recuerdo su sonrisa; era un deleite, un destello brillante que opacaba los ardorosos rayos del sol, deslumbraban sus labios barnizados naturalmente, y sus ojos grandes y hermosos rondaban con avidez todos los soles que fulguraban a su alrededor.
Estabamos en la secundaria, ella era la musa de muchos, deseo de otros, y la típica chica que los maestros le quitaban toda esperanza; mientras observaban el vaivén de sus caderas o se deleitaban con el morbo de su entrepierna. Era ella quien tenía una extraña y compleja fascinación por mí, porque todos le hablaban a ella, yo, simplemente la miraba por su belleza, por lo que había dentro de ella, por su ardor, por su sagacidad, por su ternura, por todo lo que yo contemplaba de ella, que quizá ella ni siquiera conocía de sí misma. Logró conversar conmigo por primera vez, en aquella época, moría de miedo al hablar con alguien, quizá era mejor escuchando que conversando, trataba de regalarle parte de mi aliento, cuando parecía ahogarse con su vida miserable, a lo mejor eso era lo que buscaba, o encontró conincidentemente en alguien como yo, que estaba admirado por su brillantez, emocionado porque fuera de ese mundo real, mis mujeres eran quimeras, falsas musas inventadas, o creaciones literarias anteriores.
Ella era real, y estaba frente a mí, reía, hablaba, sonreía, y sobre todo podía llamarla mía, aunque sea en mis textos, empezaba a ser mi musa, porque durante ese período mis escritos se incrementaron notablemente. Todas las tardes; era nuestra reunión justo debajo de los árboles, que parecían alejarnos del mundo real, mientras vivíamos en nuestro pequeño mundo. Las tardes transcurrieron con ella a mi lado, y yo al lado suyo.
Yo me graduaba el verano siguiente, ella aún estaría un año más ahí, yo ingresaría a la preparatoria, y posiblemente ella, se quedaría en casa, atormentada por los fuertes delirios, por la locura, por los maestros obstinados en robarle su única esperanza. ¿Podría sobrevivir sin ella?
¿Podría ella sobrevivir así?
La perdí de vista varios años después a veces recuerdo su gran belleza, todos los atributos que poseía, su perpetua melancolía que disimulaba con su gran sonrisa. Era un poesía viva.
**************************************************
Años después la ví, empinarse botellas de alcohol, y fumar sin cesar, su cara demacrada y enjuta, eran las ruinas de aquel hurto de esperanzas, olvidaba los azotes de la vida y todos los problemas, los delirios que en ella vivían con drogas, sus ojos estaban apagados, moribundos, reflejaban una tenue palidez, que poco a poco consumía sus restos de juventud, yacía en una banqueta, donde todos le escupen a la cara, justo como antes; su vida en realidad no ha cambiado mucho. Habría querido que hubiera sido mi musa eternamente. No sabía como no pudo reconocerme, a pesar que miré que en sus ojos aún había un deseo de vida, muy pero muy débil, queriendo apagarse, ella misma mataba ese deseo, después de todo toda su esperanza y lo que la mantenía viva había sido ultrajado y robado por la necedad de ciertos maestros. Todavía la necesitaba, o la extrañaba, o quería su bienestar, pero... caí en la debilidad nuevamente como la primera vez que la ví.
Sólo me despedí de ella con una lágrima rodando por mi mejilla y cayendo a sus pies. Ya no pudo decir nada. Ni yo tampoco, pero apuesto que sin las drogas y con su esperanza intacta, hubiera sido una gran mujer como siempre lo demostró. ¿Que destruye a una persona así?
Fue mi primera musa, mi primera inspiración, por algo la llamé, mi décima musa.




Comentarios

  1. Hola!, me gustaria invitarte a mi blog:

    www.lacatedraldelasmelodiassangrantes.blogspot.com

    Te espero ;)

    ResponderEliminar
  2. Esas musas familiares...

    tuve la mía también. la mejor para esos tiempos que no hay mas fronteras que las de casa.

    ResponderEliminar
  3. ufff aondo en esas mismas ondas. ¿que destruye asi a una persona? a una musa,,, una aguja un dolor un amor un olvido un deseo, tantas cosas...
    ahora estoy melancolica tambien.
    XOXO

    ResponderEliminar
  4. Hola mi querido y buen amigo, en facebook te comente ya de tu excelente escrito que es bello en verdad, te deseo que cada dìa seas mejor y mejor para asì poder ver tus obras publicadas y comprarme un libro tuyo para mi biblioteca personal =)

    Ah si y también te deseo lo mejor en tus vacaciones, um comprate un bloqueador solar mejor no te vayas a poner muy mal o algo, toma muchos liquidos mantente hiratado (jaja parezco mamá o algo así) en fin te deseo lo mejor siempre un abrazo mi amigo

    ResponderEliminar
  5. Esas personas que logran entrar en las mentes ajenas y sin darse cuenta ayudan a crear grandes Exitos , esas musas que sin saberlo marcan vidas...
    Es muy triste lo que le paso a esa chica! la droga es la peor porqueria que ha podido existir..
    Saludos ...

    ResponderEliminar
  6. las musas son inolvidables!!!

    besos!! espero que estes bien!!!

    ResponderEliminar
  7. Te dejo mis saludos, ya estoy esperando tu regreso para poder leerte de nueva cuenta =) espero todo vaya de maravilla

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)