[crónica de un periplo a Celaya]

Estas son algunas fotos que tomé durante mi viaje, no son muchas pero bueno, el próximo año prometo muchas.

[CONSERVATORIO DE MÚSICA DE CELAYA [Conservatorio de Música de Celaya]
[me agrada la fachada de esta Iglesia]


[Durante una tradición en adoración al Santo del Barrio]


[Afuera de otra Iglesia, no recuerdo el nombre]


[El sol me deslumbraba]


[Me impresionó la cúpula de esa iglesia]

..........
Esto es parte de lo que vi durante mi viaje, aunado a un calor intolerable, un clima bastante seco, pero la noche era maravillosa, como ninguna otra, a veces miraba el cielo mientras escuchaba algo de música, y dormía, tenía sueños que jamás hubiera podido imaginar en ninguna fantasía.

Viajé a Toluca, y encontré el verdor desconocido de un pueblo inexistente en el mapa de México, pero que su aroma a tierra mojada, perfume a niebla, a humedad, a soledad, a kilómetros antes de llegar a Toluca, donde las carreteras son tapices de arena, y la bruma palpa las copas de los árboles con arrobo y timidez, como si fueran los labios de un dulce dama. Vi el sol arrullar las ramas de hojas casi revitalizadas, y los autos corriendo a su lado, mientras pantanos y lagos, se tendían sobre las patas de diversas aves aleteando y danzando sobre sus aguas hasta aquietarse de nuevo.
La ciudad de Toluca es inmensa, sólo pude ver una pequeña parte, pero me agradó, me sentía como en casa, el aire cálido, el viento fresco, y un gran recorrido al aeropuerto, partiendo de la central camionera, la cual es enorme a diferencia de la central de Tijuana, lo cual pude pensar que también debería ser similar, pero bueno el impacto que resultó llegar a Toluca después de un recorrido de casi tres horas, fue un embelesamiento indescriptible, emociones, una expectación de lo que podría venir después.

Pero hay algo de mayor estima, más que la luna, más que el fulgor de los astros, que el suave oleaje de una marejada, que los corceles flamígeros de Faetón al extinguirse la luz, mas que el crepúsculo azulado, mas que las llamas que arden en el lucero más inmenso de la vía lactea, mas que todo eso, habita la tierra, la criatura mas dulce, admirable, digna de toda lisonja que el más grande ingenio haya podido describir.
..............
[TÚ eres mi vida, mi viento, mi mundo, mi musa, mi armonía y mi elan vital]
TE AMO SAIRA KARINA ESTRADA LÓPEZ

Comentarios