[adorable]

-(Basado en hechos reales)-


I. Él toma el mismo autobús que ella, sobre la ventana alza la vista y mira como un espectador ilusionado, el momento de su encuentro romántico.
Todas las mañanas cuando él la observa sentarse a sólo unos pasos donde él reposa, ella pierde su mirada en la ventana contemplando la niebla, los secos ramajes y los furiosos vientos que danzan. Él se aprecia sólo de mirarla, aunque ella desconoce que él existe, ella estudia en la misma escuela que él, pero nunca indaga en averiguar su facultad. Ella baja del autobús. Él se queda mirando apasionado, casi enamorado, de la exquisitez de aquella persona a quien se rinde. En la siguiente estación él también baja del autobús, pero permanece atolondrado en la idea fugaz que si esto realmente es amor.

II. A las seis de la mañana, él sale de su casa rumbo a la facultad, camina por infinidad de lugares, de parajes solitarios, y de conglomerados; desafía su timorato espíritu e idealiza su encuentro, desborda en sus labios todo el amor y la pasión contenidos por años, como si sólo estuviera esperando este encuentro. A las siete de la mañana, él espera el autobús en la misma estación que ella, él la ve caminar su andar es perfecto, piensa, y recrea en su mente ilusiones diversas que compensen su sobrecogedora calidez. Ella modosamente, acaricia su pelo, carga libros, acomoda su mochila sobre su hombro, y descubre una parte de su piel dorada, él sólo se distrae en lo perfecta que le resulta, en los latidos de un corazón que está a punto de estallar, admira su belleza, su dulzura y ternura evidente, aunque sabe... que ella jamás lo podrá mirar, pero él vive en una feliz ignorancia de no someterse a un verdadero amor. Él la observa a discreción, puede ver desde su asiento, la comisura de sus labios, los bordes suaves de sus brazos y sus manos, las mejillas tersas y pálidas en espera de que un beso les devuelva el rubor, él estudia los diversos nombres que pueden formarla, piensa en la divina verdad que sería ceñirla entre sus brazos con tanta pasión. Hasta morir en su nombre, que aún desconoce, entre aquellas ilusiones vagas y difusas, ella se vuelve a bajar del autobús, y él la persigue con su mirada, hasta que se aleja lo suficiente para no contemplarla.

III. A las siete de la mañana ahí está él, sólo para contemplar aquella mujer que lo inspira. Suben juntos al mismo autobús. Ella nunca lo ha mirado, él la admira, ella sueña con un príncipe azul, él sueña con la reina a quien pueda darle todo, ella es perfecta, él está convencido que ella es perfecta, ella quiere morir de soledad, él podría morir por ella. Cuando el autobús se marcha, sus ojos circunspectos, asombrados y embelesados de su amor, se marchan también, llegan a una estación y ella se baja. La persigue con su mirada asombrado de sentirse tan extasiado por sólo mirarla. Ella sólo deja su aroma. Él respira, y se llena de vida.

IV. Esto es amor. Quizá sea un sublime sentimiento de afecto, una pasión irracional, un silencioso orgullo, adoración, armonía, o en otras circunstancias, un complemento.

Comentarios

  1. Todo se torna en eternidad mientras todos los caminos y ninguno son posibles.

    Cada día me gusta más y más como escribes mi buen amigo, y me recordaste muchas cosas, cuando estaba en la prepa, (o quizá siempre he tenido esa tendencia) me preguntaba si alguien que no conocía estaba ahí pensando en mi existencia, viendo más allá de lo que todos ven, y que esa realidad fuese posible tan solo al alcance de una palabra, pero siempre solo se quedaba en esa pregunta de si existió o no, no lo se, solo quizás juntamos nuestros destinos por un instante y nos hacemos eternos mientras el mundo sigue.

    ResponderEliminar
  2. ay como q me senti identificada ajjaa
    me gustoooooooooooo el post
    besos niño enamorado

    ResponderEliminar
  3. .:YUME:.
    Quizá también nosotros decidimos eso que comentas... quizá exista por una coincidencia, no se sabe, la vida se conduce de forma misteriosa.

    .:MAQUIAVÉLICA:.
    Si, pero no dudo que existan mas de unos cientos que te admiran y persiguen... je je... gracias por tu comentario.
    saludos.
    que estes mucho mejor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)