[cum vero cor occidit]

Pedí que te quedaras conmigo; para protegerte del mal imperante en el mundo.

No advertí tu protección del mayor mal. Que era yo mismo.

Queriendo evitarte el daño.
Te dañé, porque te amaba inconmesurablemente.

El amor a veces daña MATA, mucho mas que el ODIO.