Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2009

[crónica de un alma marchita]

Cuando somos niños; nos permitimos ser espontáneos, ingenuos, y esa ingenuidad muchas veces va acompañada de una gracia natural, somos sencillos, admiramos ciegamente a aquellos que creemos perfectos, normalmente nuestros padres. Nuestro mundo es perfecto, porque no existe nada más allá de ese pequeño espacio. Conocemos el concepto de amar, sólo por el mutuo ejemplo, pero también descubrimos que hay un cierto grado de amor que a veces daña. En esos momentos queremos ser grandes, para soliviantar esos dolores, queremos crecer, mientras jugamos aún.


Cuando somos jóvenes; nos permitimos ser irreverentes, incongruentes a veces; embelesados tórridamente, perdemos el candor, mas por el desliz que por el instinto, nos cuestionamos la existencia, y admiramos fervorosamente a aquellos quienes no tienen ningún vínculo sanguíneo, sólo los admiramos con toda la devocón, por creer que sólo ellos tienen la razón, exaltamos las imperfecciones de nuestros padres, sus errores, sus enojos, nos autoinfri…

[vida y luz]

Imagen
Basado en hechos reales:
Le dijeron con gran ardor, que el derecho no era para mujeres, así exaltando el machismo dentro de ella, quizá no pudo, o no quiso luchar contra esa injusticia primitiva, total, el derecho no le dió nunca la bienvenida, así que optó por estudiar Contabilidad, en su casa; al respecto no hubo ninguna queja. Trabaja como contadora. Vive en Querétaro con su pequeño hijo, lo de pequeño no es eufemismo, porque en realidad, es lo más grande de su vida.
Las coincidencias suceden, no creo en la suerte ni en el destino, pero si acaso busco un nombre para lo que sucedió... me gustaría que fuera parte de todo lo anterior, esque así se describe mejor. Él estaba ahí dentro de un chat deshabitado por mucho tiempo, y ella también estaba ahi, al principio ella parecía cegarlo con sus fuertes destellos de luz, después, de alguna manera, descubrió su corazón latiendo, y una fuerte luminiscencia brillando, opacando la oscuridad que había detrás de él, el resto de la historia, cue…

[sueño #1]

Días atrás tuve un sueño:
Soñé que me encontraba en un lugar, como invadido por un atardecer dorado, de esos que se ven en revista y anuncian departamentos a la orilla de un enorme edificio, entre ese atardecer: y un poco la fantasía del letargo, como inducido por un efecto violento de algún sicotrópico, o ácido... las nubes brillaban, parecían incendiarse con los rayos tenues del sol que languidecía débilmente. Me miro, como una escena en tercera persona, cual si fuera mi propio espectador, o una película de mí mismo pero sin conocer la trama, ya para ese punto del sueño, pudiera considerarse pesadilla. Lo más difícil de asimilar dentro del propio sueño, era YO vistiendo un traje sastre, elegante, eso no lo dudo, corbata vino con rayas doradas, camisa blanca, típico traje de ejecutivo. Vagaba por el edificio, ese donde podía ver flotar nubes, rayos de luz, y otras cosas fantásticas e irreales sólo producidas por el sueño. No era yo, porque trabajaba en un lugar diferente, no había pap…

[10 consejos de Roberto Bolaño para escribir mejor]

Hace unas noches, de esas en las que sólo estás frente a la computadora, tus contactos se han ido... y no tienes nada en que pensar. Busqué por la red, la forma de escribir mejor y la estructura de una novela, encontré diez consejos escritos por Roberto Bolaño, para todo escritor joven; esto es lo que estaba plasmado:
1. No beberás, ni fumarás, ni te drogarás.
Para ser escritor necesitas todo el cerebro que tienes.
2. No tendrás costumbres caras.
Un escritor nace del talento y del tiempo... Tiempo para observar, estudiar, pensar. Por consiguiente, no puede permitirse el lujo de desperdiciar una sola hora ganando dinero para cosas no esenciales. A menos que tenga la suerte de haber nacido rico, es mejor que se prepare para vivir sin demasiados bienes terrenales.
Es cierto que Balzac obtenía una inspiración especial de la compra de objetos y la acumulación de enormes deudas, pero la mayoría de las personas con hábitos caros son propensas a fracasar como escritores.
A la edad de 24 años, …
HACE UNOS DÍAS...
Sentía esa sensación dentro del pecho, inundaba mi orgullo y vanidad, recorría la sangre batiéndose en mis venas como alocadas, queriendo desbordarse, soberanas, como rigiendo sobre sí mismas. Algo había diferente, entre mis emociones, las percepciones, pero no me sentía incómodo. Atravesaba mi corazón, era un torrente de copiosas manifestaciones palpitantes. No podía contener tanto alborozo, recordaba lo que había bebido, si esque era una natural reacción de los nutrientes, o acaso, sin darme cuenta, me había intoxicado con mis medicamentos, pero no había motivo para creerlo. ¿Que era eso que se batía a muerte contra el antiguo sentimiento de tristeza?
Hay manifestaciones que desconozco. Esos recuerdos que se van alejando, y que voy dejando, vienen acompañados de una extraña sensación, invocan un estado pletórico, que ni en todos los libros embellecidos por poemas, había leído antes, no había percibido semejante intensidad interna.


Hay alguien que me dijo; cuando es…
DESCARGA DE HECHOS RECIENTES.
{Bueno decido pasar de nuevo al blog, he estado pensando muchas cosas estos días en los que no tengo clases aún, aunque mañana tengo la inscripción, no he realizado muchas cosas a pesar que me lleno de ideas, no estoy muy motivado para escribir en el blog, he aquí lo que ocurre}

PRIMERO. Ser beneficiario de una beca, se siente muy bien, todo lo contrario sucede cuando estás a punto de perderla, vaya! y uno cree que no le puede ir peor, supongo que no es el fin del mundo. Necesito hacer una carta al comité de becas del estado para que me den la oportunidad de seguir siendo beneficiario, total, sólo son 7 décimas debajo de lo requerido. Sólo es cuestión de subir el promedio y estudiar más una carrera que nunca voy a ejercer, FACILÍSIMO.

SEGUNDO. Tuve que dejarla ir, se llama Brenda Lizeth, y a pesar del cariño primario, que decía sentir por ella, me he dado cuenta, y lo sabía de antemano, que ninguna de esas palabras lanzaba con afecto, carecían de esencia y a…
Quizá hoy no,
No encontrarás lo que solías leer antes.
Por el momento no. No existe esa sutilísima ironía. Ni el descarado sarcasmo.
No hay poesía. Ni cultura impregnada a propósito para sentirme inteligente.
No hay versos tan embellecidos por palabras rebuscadas, ni aquellas tan dóciles y precisas.
no hay críticas, ni narraciones de vida.
No hay algo... Sólo me tumbo en mi cojín a mirar televisión, pero mi mente tampoco está ahí. Quizá sólo encuentres tristeza, un amargo desertor, un humor muy pero muy negro, el cual no es apto para racistas!
Escucho a Jorge Castañeda hablar. (como te admiro).
Ahora escribo en la computadora mi novela: pienso en que debí haber aprobado mi materia, pienso en que peligra la continuidad de mi beca, creo que no quiero ir a la escuela, pienso que ya no quiero ser escritor, creo que sólo es una etapa.
Porque antes había algo que al menos me permitía escribir. Hoy ya no tengo nada. Ya no quiero nada.
Porque tengo que ser perfeccionista?

Porque tú me exigiste siempre. …

2008: UN RECUENTO

2008.
Dolor, Decepción, vagos recuerdos. Brenda. Presidente del consejo electoral de la facultad. Tonterías. Aspirinas. Adicción al café. Concebir Alice. Abandono de Ania. Sexto semestre. Obtener una Beca. Mantener promedio. Prendado de una PUTA. Continuar con Das Seite Dunkel. Conflictos. Sabotajes. Más dolor por Brenda. Improperios contra una foto restante de su recuerdo. Conociendo a Saira Karina Estrada López. Foros que nunca visito. Nuevos bloggers en mi página. Sin creatividad. Dolor. Angustia. Tristeza. Mucha tristeza. Ridiculez como bufón. Un arlequín sarcástico. Exámenes. Lucha contra emos. Visita de un amigo. Fiestas sin embriaguez. Nuevas ideas. Pérdidas. Amores extraños. Sin sentimiento. Limosna. Lenocinio. Prostitución. Películas. Dexter. Sarah Carter. Discos viejos. Rock en español entrando de nuevo por mis oídos. Recuerdo a Brenda, antes de hundirme en su voz. Dañado. Heridas sin sanar. Gótico. Letras de Brenda en un papel. Una foto. Aburridos sermones. Dolor. Cicatrices…