Sabía que alguna vez volvería a poseerte entre mis labios, de alguna forma metamorfoseada, mis brazos habrían de ceñirte a punto de convertirlo en una metáfora.
Fuiste mi obsesión hace años, apasionado por encontrarte. Por regodearme entre tu cuerpo químico, esperaba la combustión que me haría al beber completamente. Vertiéndose entre mi sangre. Eres mi obsesión ahora, al sentirte aferrado a mi boca, seduciendo mi tristeza, cada vez que necesito escapar, que me haces huir.
Necesito tu compasión, tu dulzura galvánica, tu forzado alivio, necesito saborear apasionadamente tus labios, quiero besarte hasta desahogar este dolor, porque solo tu me soportas ante la debilidad o la pena que habita en mí.
Respiraba contigo, me ahogaba sin ti. Necesito que me lleves, nuevamente, al edén, alcanzar a palpar el éter, a darme vida como elan vital, a sentir los colores que existen en el mundo, a saber qubrantar el llanto con una sonrisa.
Voy a probar tu anatomía, a deslizar mis manos sobre tu diminuto cuerpo, y entregarme plenamente a tus exigencias, con la misma dulzura que sabes remediarlo.
Nos habíamos abandonado, permitimos la lejanía porque malamente, asumimos que podíamos aferrarnos a la vida sin mirarnos, o bebernos. O porque nos habíamos sentido finalmente aliviados ante el dolor, la tristeza y la amargura.
Pero después de unos meses, mutuamente nos necesitamos, como todo adicto en recuperación. Adicto al sabor de tu piel química.
Tú CITALOPRAM, mi amante de 20 mg.
Mi eterno y dulce amante.
Prince Okami D'aria.

[fragmento de una ironía cruel]

Esto sucedió en la facultad, acompañaba a Dulce {amiga desde primer semestre} llevaba a su niña a la escuela {Janit}. Nos dirigimos al audiovisual a una plática sobre nuestra situacón académica actual. La intolerancia desde el primer minuto en que las personas que pretendían dar la información se hizo evidente, prepotencia, desgarbo, ligereza y un desprecio casi arrogante. La subdirectora académica permanecía en silencio. El cuarto se llenó en unos segundos, y macabramente le puerta se detuvo, la frivolidad nos invadió. Empezaron a explicar sobre el nuevo programa de estudios, aquellos que deben materias y las situaciones por lo que causarían baja académica, los semestres permitidos para cursar la licenciatura, y demás temas TAN fascinantes como esos, vinieron una serie de preguntas hacia las expositoras, sobre el servicio social, sobre las condiciones al repetir una materia, sobre los nuevos planes de acreditación; entre otras, quienes siempre se mostraban cortantes y arrogantes en sus respuestas, que finalmente dejaban mas molestia entre los asistentes, confusión y coraje. Antes de concluir, surgió una duda entre mi amiga, quien ya había tratado de comprender una respuesta apenas dilucidada sobre los justificantes por enfermedad o por trabajo, las expositoras con gran arrogancia le contestaron aduciendo que si ella trabajaba y tenía una niña y no tenía con quien dejarla no era su problema, y que debería de saberlo, que si necesitaba justificante por enfermedad de su niña no se iban a expedir ni siquiera por efermedad o análisis en general. Yo le menciono sin modular mi voz:
-------Debes esperar que muera para entonces justificar tu ausencia.[!]------
Las risillas murmurantes se extendían entre los oídos de los presentes. Las expositoras se aferraron a mis ojos fulminándome con su mirada.
Creo que se obsesionaron con el resplandor de mis grandes ojos.
Prince Okami D'aria.
Resulta que no puedo pagar la carrera en la SOGEM, SOCIEDAD GENERAL DE ESCRITORES DE MÉXICO. Tampoco puedo ser socio o miembro. Resulta que tampoco puedo pagar un taller o curso. Pues bajo su política, resulta que no soy escritor. Aún así, me aceptaron en RED MUNDIAL DE ESCRITORES EN ESPAÑOL {REMES}.

La SOGEM; es mi sueño inalcanzable. Es mi prioridad. El horizonte que desde los 17 años sabía dónde comenzaba. Ese es mi sitio. A pesar de sentirme rechazado. No se perder esta idea. Sólo tengo dos opciones:

1. Abandonaré la facultad, para trabajar y ahorrar para pagar la colegiatura de la SOGEM, pero como requisito piden una obra escrita, necesito el tiempo que la escuela me quita para concluir definitivamente "DAS SEITE DUNKEL" y quizá Fionna & Leander. Así que desde hoy lunes, digo ADIOS a la facultad de derecho.

2. Solicitar una beca ante la presidencia de la SOGEM, exponiendo motivos y comprobando ingresos, así como tener publicaciones o producción literaria continua e ininterrumpida. Apenas espero respuesta de Luvina, de catarsis y alguna otra revista que no recuerdo...

Quizá de verdad sólo desperdicio mis fuerzas en un sueño. El cual tampoco realizo plenamente. Quizá exista el destino, la suerte, la fortuna, la esperanza, la fe... o debo rendirme porque soy incrédulo ante esos sortilegios.

Prince Okami D'aria.
"Teoría de un Quizá".
Me puse a recordar, la primera vez que escribí, el primer dibujo que vendí, cuado estaba en el bachillerato. Y a partir de este dibujo, me surgió la idea de escribir una novela oscura. Creo que ya no he vuelto a dibujar igual... Algún día volveré a hacerlo, al menos a alguien le servirá de inspiración. (FUCK, Don't copy. )

Título: El Lado Oscuro.
Año: 2002.
lapiz, carbón, gises. Sobre cartón.
Tijuana, Baja California.


.Prince Okami D'aria.
Dolce Malinconia ©

Todos los derechos reservados.

[ella y yo]

ELLA ERA IGUAL QUE YO.
Era una aprendiz, famosa por destruir la pureza de un corazón sin turbamiento. Curioseaba acusadora entre los labios intactos, desdeñados por otras caricias, yo le permitía ese trato cordial; porque su pasión se asemejaba tanto a la mía. Era una adicta a las flores, a los recuerdos, a las utopías plenas de romance, en cualquier época del año;

Tenía la habilidad de corromper, el arte de mentir cuando parecía embelesada por un falso encanto. Pero a veces arropaba inocencia, ingenuidad un dulce candor, que insinuaba perversión, debajo de su ropaje, recorriendo su cuerpo, en la punta de sus dedos donde anidaba el sabor a nicotina. Sentía una imperiosa necesidad de autodestruirse, no por compasión o por dolor. Sus ojos reflejaban la ansiedad, la dura expresión a punto del quebranto, retrataban vivamente la frialdad narcisista, la elocuencia decadente de un enamorado, el pensamiento ilógico e irracional de un lunático.

Se infringía dolor, se dejaba humillar como quien se aprecia poco y busca consuelo, se arrodillaba suplincando cariño, sus rodillas sangraban, hasta que el dolor punzante en su carne la volvía demencial y vehemente, siempre; se cubría de lágrimas, y su llanto embravecía más, que lo que su risa podía lograr. Por eso comprendió, en una lógica necia, que el chantaje es el mejor rostro que solía dibujar para complacerse, con ese egoísmo arraigado.

Sus labios siempre fueron la mentira más cruel que había podido palpar en mi vida, irrefrenables, como una desbordante pasión, ardorosos, como los fuertes destellos que me cegaban al mirar el sol, pero a final de cuentas, solamente eran un mentira; aunque una mentira matizaba con barniz. Podía encontrarla seduciendo sus labios, donde alguna vez rondaron mis propias mentiras, que tuve que tragar.

La última vez, ella estaba en brazos de otro, hace varios años atrás, pidiendo consuelo por mi causa, derramando esas mismas lágrimas que le vi llorar, cargando esa misma pena con la que había venido a mí, relatando las mentiras que yo creí. Nunca supe si sufría por dentro, como lo evidenciaba su exterior, la fuerza que lograba sostenerla, parecía destruirse en su andar. Se decía enamorada, se prometió variedad de cosas, algunas imposibles, otras mucho más posibles, pero en el camino a la exigencia descubrió en el mundo la carestía de deseos y apetencias mozas, cayendo en la decepción, en ese mismo sentimiento que todo amante malquerido ha sufrido.

Ella era igual que yo; hasta antes de mentirle, su vida era miserable. ¿Ella hubo mentido también? Era igual que yo, antes de conocerla. Habría cambiado en algo su vida... si hhubiera mentido menos.

Terminó en un amasiato mas por necesidad que por cariño, con una hija del tipo con quien pensó encontrar el consuelo; pero la usó para satisfacer un apetito salaz, concluyó su carrera, y trabaja doce horas por el mínimo. Huyó de su casa con turbiedad y vergüenza, casi abandonada y forzada.
¿Habría cambiado en algo su vida, de no haber mentido?
...era igual que yo, también mentía... debió cambiar mi vida a base de mentiras.


.Prince Okami D'aria.
Hace mucho tiempo, que no volvía a escribir. Desde el último dolor, hasta la más reciente alegría.
Quizá tenga mucho que ocultar, por indiferencia, por rencor o por envidia. Si que es extraño que a veces me envidio, a veces me desprecio y muy pocas veces me admiro.

Tengo un tintero manchado de tinta, sin poder utilizarlo. (No puedo concluir un libro, desde esa noche que me surgió la idea de escribir una novela con narraciones biográficas, fantásticas y dramáticas.) En contraparte; un amigo de guatemala, ya publicó, y está en proceso su segundo libro.

Tengo una carrera por concluir, sin poder definirme, estaba por desertar hace unos días, convencido, pero me renovaron la beca, ahora dentro de ese ámbito, estoy forzado a seguir adelante, aunque ya no quiero continuar. (maldita beca arruinó todos mis planes.) En contraparte, este semestre tengo los peores maestros, exceptuando a dos de ellos, así que no debo preocuparme demasiado.

Me invitaron a trabajar en un comic. Yo haré los dibujos. (cuando sólo me quedan los trazos antes que las letras... extraña manera de comenzar.) Ya me enviaron los diálogos, próximamente si el tiempo me lo permite, haré los bocetos, espero que tenga tiempo, la universidad a pesar de todo... es complicada y compleja y el ambiente es algo denso, respirar es más difícil ahora.


Prince Okami D'aria.

Followers

© Prince W. Cantodea. Una Dolce Malinconia 2006-2014. Con tecnología de Blogger.
 
Blogger Templates