[update 2 de 3]

El lunes llegué finalmente a la ciudad de Celaya, después de un atropellado viaje y unos cuantos atropellos a lo largo del camino rumbo aquì a donde estoy, pues primero bajé del avión en el aeropuerto internacional de Leòn, aunque no se porque decía Guanajuato, pero eso no importa, alrededor de las 10 de la mañana llegué de la central ahora si a Celaya, donde me he hospedado... el clima es lo que no tolero, pero bueno... a pesar que hasta ahora empezó el sol, me he quemado de cara y brazos y no entiendo porque, yo tanto que cuido mi palidez natural jeje... en si estos dos días no he hecho gran cosa, pero me la he pasado bien, sin padres a un lado. Por ahora no tengo internet, pero disfruto el verano mas que nunca, pronto publico fotos, a pesar que no he dormido bien, me he mojado, me he acalorado y puesto rojo de insolación, por nada me iré mientras no tenga clases.
Nos vemos, en unos días, si esqe puedo volver a ver sus letras y comentar,
ciao.

[era la décima musa]

Creo que su nombre era Brenda, su apellido no lo recuerdo, era tan bella como perversa, tenía una sutil soledad pintada en los labios, que compensaba besando a todos los nombres, su sagacidad era imposible de igualar. Mejor recuerdo su sonrisa; era un deleite, un destello brillante que opacaba los ardorosos rayos del sol, deslumbraban sus labios barnizados naturalmente, y sus ojos grandes y hermosos rondaban con avidez todos los soles que fulguraban a su alrededor.
Estabamos en la secundaria, ella era la musa de muchos, deseo de otros, y la típica chica que los maestros le quitaban toda esperanza; mientras observaban el vaivén de sus caderas o se deleitaban con el morbo de su entrepierna. Era ella quien tenía una extraña y compleja fascinación por mí, porque todos le hablaban a ella, yo, simplemente la miraba por su belleza, por lo que había dentro de ella, por su ardor, por su sagacidad, por su ternura, por todo lo que yo contemplaba de ella, que quizá ella ni siquiera conocía de sí misma. Logró conversar conmigo por primera vez, en aquella época, moría de miedo al hablar con alguien, quizá era mejor escuchando que conversando, trataba de regalarle parte de mi aliento, cuando parecía ahogarse con su vida miserable, a lo mejor eso era lo que buscaba, o encontró conincidentemente en alguien como yo, que estaba admirado por su brillantez, emocionado porque fuera de ese mundo real, mis mujeres eran quimeras, falsas musas inventadas, o creaciones literarias anteriores.
Ella era real, y estaba frente a mí, reía, hablaba, sonreía, y sobre todo podía llamarla mía, aunque sea en mis textos, empezaba a ser mi musa, porque durante ese período mis escritos se incrementaron notablemente. Todas las tardes; era nuestra reunión justo debajo de los árboles, que parecían alejarnos del mundo real, mientras vivíamos en nuestro pequeño mundo. Las tardes transcurrieron con ella a mi lado, y yo al lado suyo.
Yo me graduaba el verano siguiente, ella aún estaría un año más ahí, yo ingresaría a la preparatoria, y posiblemente ella, se quedaría en casa, atormentada por los fuertes delirios, por la locura, por los maestros obstinados en robarle su única esperanza. ¿Podría sobrevivir sin ella?
¿Podría ella sobrevivir así?
La perdí de vista varios años después a veces recuerdo su gran belleza, todos los atributos que poseía, su perpetua melancolía que disimulaba con su gran sonrisa. Era un poesía viva.
**************************************************
Años después la ví, empinarse botellas de alcohol, y fumar sin cesar, su cara demacrada y enjuta, eran las ruinas de aquel hurto de esperanzas, olvidaba los azotes de la vida y todos los problemas, los delirios que en ella vivían con drogas, sus ojos estaban apagados, moribundos, reflejaban una tenue palidez, que poco a poco consumía sus restos de juventud, yacía en una banqueta, donde todos le escupen a la cara, justo como antes; su vida en realidad no ha cambiado mucho. Habría querido que hubiera sido mi musa eternamente. No sabía como no pudo reconocerme, a pesar que miré que en sus ojos aún había un deseo de vida, muy pero muy débil, queriendo apagarse, ella misma mataba ese deseo, después de todo toda su esperanza y lo que la mantenía viva había sido ultrajado y robado por la necedad de ciertos maestros. Todavía la necesitaba, o la extrañaba, o quería su bienestar, pero... caí en la debilidad nuevamente como la primera vez que la ví.
Sólo me despedí de ella con una lágrima rodando por mi mejilla y cayendo a sus pies. Ya no pudo decir nada. Ni yo tampoco, pero apuesto que sin las drogas y con su esperanza intacta, hubiera sido una gran mujer como siempre lo demostró. ¿Que destruye a una persona así?
Fue mi primera musa, mi primera inspiración, por algo la llamé, mi décima musa.




[**update 1 de 3**]

No pude resistir demasiado tiempo sin volver a escribir, así que esta noche, en que todo parece tomar una dirección favorable, y que las cosas planeadas parecen aferrarse a un círculo de buena ventura, vengo a escribir unas líneas para actualizar mi situación, con respecto de mi más reciente ausencia:

1. La principal razón de dejar esta adicción de escribir fue, enfocarme únicamente en mis últimos exámenes parciales, y los subsecuentes exámenes ordinarios de fin de semestre. Tenía una motivación de por medio, aunque puede parecer un poco ambiciosa, era la renovación de mi beca, ya que por algunos semestres no puse el empeño debido en realizar mis estudios como lo venía haciendo anteriormente. Exenté tres de cinco materias, dos de ellas con 80 y la otra con 90, según los cálculos, necesitaba 160 puntos para regularizar mi promedio y continuar con la beca, la cual estuve a punto de perder el semestre pasado. Al concluir mi último parcial, me dediqué a estudiar uno de los dos ordinarios que debería presentar, a mi juicio el más difícil de los dos restantes; Procesal Civil, puesto que no me gusta y no entiendo nada... día y noche estudiaba... bebía litros y litros de cafeína, no dormía y sólo comía, me dedicada un breve descanso, pero nada mas, la única distracción entre mis horas de estudio era ver nadar a unas tortugas que estaban frente a mí. El día del examen fueron 15 preguntas... al salir, estuve seguro de obtener un 80 como mínimo. Ahora se avecinaba en menos de 24 horas, el siguiente examen ordinario que era de Derechos humanos y Garantías Individuales, siguiendo la misma táctica, dejar de dormir y comer solo lo necesario. Me presenté al examen sin haber aprendido demasiado, falsa creencia quizá, o propio del excesivo cansancio, tardé casi dos horas, pues eran 44 preguntas, y, me sentía inseguro. Finalmente los resultados quedaron de la siguiente manera, de los ordinarios en procesal civil terminé con un preocupante 70, pero el siguiente resultado, fue de 92, justo los puntos que necesesitaba para pedir la renovación de mi beca... inmediatamente saqué las cuentas para confirmar. Tanto esfuerzo, valió la pena, tengo mi beca tal como me lo propuse.

2. Mi libro va bastante bien... sobre eso no puedo decir nada mas. Todo esto marcha muy bien, ya espero sólo el día de poder oler su pasta, de ver una portada, de ver mi firma plasmada en un libro y que el mundo comente de mí. Quiero que me envuelva en sus hojas amarillentas, mis propias letras y todo el gran esfuerzo que me llevó concebirlo y escribirlo, finalmente sentirlo y palparlo más allá de mi idea intangible de hace algunos años en el bachillerato.

3. Finalmente he terminado una de las cinco columnas que voy a mandar a los editores de la Revista Catarsis, tengo problemas de concentración, puesto que tengo la idea, y también me falta expresión lírica. Ahora que tengo bastante tiempo, no se como escribirlo de una forma que me guste completamente.

4. No se porque estos días estoy más solicitado que de costumbre, no me agrada y no me acostumbro...

5. El domingo 21 de junio salgo de viaje finalmente, por lo que trataré de viajar con mi laptop, para no dejar de escribir. Regreso a la escuela hasta el 3 de agosto. Creo que este es mi mejor año después de hace tanto tiempo.

Gracias a lo que me siguen visitando y comentando, este es un pequeño y breve recuento de mis días más recientes y sin actividad literaria, al menos no en este mi viejo blog, haré una visita antes de irme, y espero visitarlos durante mi viaje, por algún sitio colgaré las fotografías de mi periplo en mis innumerables páginas que tengo. Que disfruten el verano.
Gracias por las visitas.
Gracias por el apoyo.


A T E N T A M E N T E:
Prince Okami D'aria.

Followers

© Prince W. Cantodea. Una Dolce Malinconia 2006-2014. Con tecnología de Blogger.
 
Blogger Templates