[sueños]

Mi lista de metas abarcan sueños que tenía desde los 16 años, hasta ahora muchos de ellos no los he cumplido otros se han quedado inconclusos... ya supero los 20 años, todavía no tengo nada, absolutamente nada, sólo un sueño que persigo, y muchas metas que se quedaron plasmadas en el papel.

1. Publicar un libro.
2. Tener un programa de radio.
3. Ser propietario de una revista.
4. Formar parte de una editorial de una revista ya fundada.
5. Entrar a la SOGEM.
6. Irme de Tijuana.
7. Tener un café-bar-literario.
8. Ser escritor.
9. Terminar una carrera.
10. Independizarme.
11. Conocer muchos idiomas.
12. Estudiar arte.
13. Perforarme el cuerpo.
14. Fundar una editorial.
15. Ganar reconocimiento internacional por mi literatura.
16. Ser columnista.
17. Escribir para un periódico.
18. Fundar la compañia "sabines" que se entregué anualmente a lo mejor de la literatura y arte.
19. Ganar un pullitzer.
20. Comprar un fox terrier.
21. Llenarme los brazos de tatuajes.
22. Aliviar mi trastorno depresivo severo.
23. Tener un premio.
24. Exposición de pintura, fotografía y dibujos.
25. Ser director de la SOGEM.
26. Ser miembro de la SOGEM.
27. Ser activista de greenpeace.
28. Dar clases.

29. Estudiar Filosofía.

30. (...)


Entre otros sueños y metas, que no he podido cumplir, por impericia, desidia, incertidumbre, inseguridad, no se que me falta para lograr todo eso, por mucho que realizo y trabajo en mis proyectos, sólo encuentro fracasos, es absurdo que mis letras no se les reconozca por su calidad y a otros sí, sólo porque son populares en el gremio, ¿qué me hace falta para sobresalir? si esto es lo único que quiero y deseo hacer el resto de mi vida.
Tengo buena ortografía, buena rima, métrica, escribo con elegancia, y metáforas complejas y rebuscadas, tengo un lenguaje escrito y hablado de retórica compleja. ¿Qué me hace falta?
Porque no puedo ser algo más que lo que soy ahora, si me he empeñado en hacerlo, y desde los 16 me lo he planteado. ¿Acaso he perdido mi tiempo?

[un poema de Sarah Valerio]

Un poema escrito por mi colega, poetisa favorita, escultora, hermana de las letras, y sobre todo amiga a pesar de la distancia; SARAH VALERIO.
Que lo disfruten tanto como yo, y agradecerle a ella por haber escrito algo para mí, y por haber aceptado publicarlo en mi blog.
Gracias por el poema Sarah.


Sangre Azul.
 Para ser como tu
Hay que tener la melancolía
Vestida de luto y a flor de piel
Y la sombra llena de sombras,
Llena de suspiros.
Hay que tener el amor
Quemando como el sol,
Así desde lejos.
Para ser como tu
Hay que tener la piel teñida
De banderas rojas y negras,
Hay que tener los sueños rotos
Para volverlos a armar cada día,
Como un rompecabezas eterno,
Y la habitación llena de libros
Coloreando las paredes
Como un arcoíris deforme.
Para ser como tú, Príncipe. 
 
 
Escrito por: Sarah Valerio.

[concurso de ensayo]

La universidad Autónoma de Baja California; en vinculación con otros organismos como el cuerpo académico de Historia y Sociedad e Historia del Desarrollo Regional de Baja California, del Instituto de Investigaciones Históricas, La Universidad de Guadalajara, la Universidad de Sonora, El Colegio de Jalisco, el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la Comisión organizadora de Baja California para los festejos del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana, en su gaceta universitaria del 5 de diciembre del 2009, lanza una convocatoria para un concurso de ensayo en el marco del congreso internacional "Independencia y revoluciones en nuestra América. Conmemoración y análisis."

El cierre de convocatoria será el 26 de febrero del 2010, y la premiación será el 12 de marzo del 2010. En la cual, dadas mis habilidades de escritura, estaré participando, dado que también es un tema que domino.
Será hacer un ensayo del tema antes citado, con una extensión mínima de 10 cuartillas. El trabajo radica en mi impericia para realizar ensayos, pero tengo bien planteado el hecho de trabajar en ello, aún cuando en todos los concursos anteriores y aquellos que no hay premios en efectivo, no me ha ido realmente como yo esperaba. Pero es una nueva página, me gustan los concursos, porque resalta mi espíritu competitivo, y mientras mas competencia tenga, suelo esforzarme mucho mas.

Dedicado de día y de noche a realizar este ensayo.
Me apasionan los concursos como estos.

[cum vero cor occidit]

Pedí que te quedaras conmigo; para protegerte del mal imperante en el mundo.

No advertí tu protección del mayor mal. Que era yo mismo.

Queriendo evitarte el daño.
Te dañé, porque te amaba inconmesurablemente.

El amor a veces daña MATA, mucho mas que el ODIO.

[enferma idolatría]

La ausencia ya estaba prevista, anunciada desde antes, yo la esperaba fingiendo desinterés. No me importaba, pensaba. Esperaba el momento de recurrir a la despedida, a su abrazo, a su calidez, a rozar con mis palabras su oído; como si fuera la única caricia que pudiera percibir en su derredor y yo fuera lo más cercano a una armoniosa satisfacción imperfecta.
Oh agridulce tragedia.
Que involuntariamente había venido a dañarme. Violentamente me había destruido por dentro, pero mientras ella estuviera presente debía cubrir mi fragilidad.
Destierro la última sonrisa que esbozaron mis labios, mi alegría huyó con ella, creo que estaba pleno, porque después de su partida me quedé vacío. Y ese vacío tiende a no llenarse con nada. Quedé incompleto, como queda un hombre en ruinas. Había quedado prendado, idolatrando, pensaba compensar este derrumbado ánimo con la anticipada algazara que encontraba entre mis pensamientos de la alborada más reciente.

ALBORADA. (De albor, luz de día.)
1. n. Ocaso o puesta de sol.
2. f. Tiempo de amanecer o rayar el día.
3. f. Música al amanecer y al aire libre para festejar a alguien.
4. f. Dícese de la persona que mira a otra con idolatría, y en sus ojos es tanta la admiración que confunde su mirada con la luz del día, aún cuando es de noche.


No se como se siente una ausencia temporal, porque sentí un dolor, que parecía definitivo, supongo que es muy similar a este dolor. Yo fui en busca de ella, aunque sea entre mis sueños y mis pensamientos, y la encontré, estaba entre mis letras, quise que se quedara a habitar ahí, pero, se fugó también.
No debía recurrir a sus palabras cuando me confortaban, ni saturar sus labios con su risa, mientras se aferrara a mi oído exaltando mi alegría menguante.

Ella se había ido. Y todo se fue con ella, mi creatividad, mi alegría, mis estaciones, hasta mis abriles, todos los capullos, los destellos de luz, imperó mi ignorancia; sobre aquellos retazos de rudimentos que siempre habían superado cualquier parangón, acrecentó mi debilidad porque con su labia despojaba toda lasitud, y enfermó de idolatría toda admiración por ella que maduraba dentro de mí, que inició por una fugaz exaltación, desembocando en fervor idolatrado, en sutil apasionamiento, en mutua admiración, con sobrado apego del que nunca tuve control; yo bebía un poco de su ventura y era dichoso de estar con ella.
Y se había marchado, y yo seguí aquí esperando su regreso, su llamada, o su risa vagando entre el aire, porque era infeliz, infeliz sin ella.
Y feliz que ella jamás lo sepa.
Quedé aprehendido por sus palabras. No pude escribir nada desde su huída, por eso vengo apenas a expresar este sentimiento casi una semana desde que ella se fue. Ha hurtado mi inspiración.


Finalmente regresó a Tijuana inmediatamente recibí su llamada. Todas mis supresiones se habían debilitado, había venido a darme una segunda vida.
Su huída, fue como si de repente, todo en mi cabeza se hubiera diluido, y vaciado; y no tuviera nada vivo en mi interior. Solamente una evocación de ella, ardiendo vivamente.


Gracias. L.L.C.C.

[ingenuo I]

Por mas que los límites de su mirada no alcanzaban mi horizonte, su miramiento a veces vagaba voluntariamente hacia cualquier rincón que yo me ocultara, con sus ojos acosadores, eran mentira o eran verdad, mientras llegaba a advertirlo ella estaba ahí, siempre, halagando algo de mí, hasta el colmo del acoso, todo resultó en un ardiente deseo, turbio, el cual me doblegaba, me turbaba y quebraba.

Ingeniaba diversas formas de eludirla, aunque su oficina quedaba exactamente al frente de la puerta de salida, y los archivos que necesitaba estaban dentro de su oficina, por lo que a veces debía forzosamente pasar frente a ella, a veces con intención, los ponía en su escritorio para que yo me acercara, y no me quedaba mas remedio que seguir con el juego, total, alguien tiene que abogar por mí, el día que necesite cubrir todas las horas de prácticas profesionales dado que voy menos de las horas requeridas y entro mucho después de mi hora natural de entrada. Pero eso es punto y aparte.

Trabajar con mujeres, me pone nervioso. Trabajar con mujeres, es una fatalidad. Hoy ella me dijo, antes de que yo me fuera del edificio, que se iba conmigo, sólo tragué saliva... y quiero pensar que fue una broma, para romper el hielo, y entrar en confianza, pero si pasan cosas extrañas desde ahora, antes de terminar mis prácticas y al ritmo que va ella, no quiero imaginar que puede pasar.
A veces ya no quiero ir... otras veces, quiero vacaciones, otras veces no se que estoy haciendo ahí.

Sólo he aprendido a resistir su mirada. A irme temprano. A llegar tarde. A quedarme sentado mientras todos se van a comprar un desayuno y regresar pasando una hora desde su salida. Yo sabía que perdería el tiempo, por eso ODIO los requisitos.
¿eso es ingenuidad o inocencia?

Followers

© Prince W. Cantodea. Una Dolce Malinconia 2006-2014. Con tecnología de Blogger.
 
Blogger Templates