[…y el corazón estaba roto II…]

Alguna vez te enamoraste y te volviste poeta al tacto, como decía Platón; "Al tacto del amor, todo mundo se vuelve poeta", definiste el amor en todas las formas terrenales posibles, porque tu amor se encontraba en los delicados labios de tu mayor adoración, en la apología de todas las formas recurrentes de amor en tu cabeza, de una demencia romántica, una manía dulce y simple que siempre desemboca en una pasión sanguinaria y brutal, contra uno mismo.

Había un amor oculto, entre el afecto y el deseo incorpóreo, en donde hundiste todas tus pasiones, fervorosamente como si fueses a fallecer después de despegar tus labios de los de ella, por eso te prendiste, tardíamente, ahogando en el borde de su boca la locura inhumana, había perdido la razón desde el momento que sus ojos me miraron, adicto a la soledad, adicto como ella, con los labios envinados, rociados de uva fermentada y mezclado con el aroma de su perfume que siempre robustecía mi menguado temperamento.


Tuve que quedarme sólo con la fantasía de sus labios, con el ingenio impresionista de mi memoria, con el conjunto de sueños fragmentados y acuñados de diversidad de ilusiones.

Ella era la musa con la que tenía una amistad, pero que me inspiraba como atraída por el amor, galanteaba con sus palabras suaves y dulces en un cálido acogimiento como el ceñir de un abrazo entre dos amantes, que se ahogaban con el aliento como si fuesen a acabarse mutuamente la respiración; se quebraban el corazón. Era la inspiración plena y absoluta, de un simple escritor y su amiga, a quien quería, admiraba, y postraba a sus pies toda su poesía sofisticada, sin atender a aquellos versos que poseían sus ojos fuliginosos por el odio y el rechazo, ante aquél viso a la deriva de una relumbrante alegría imaginaria. Entonces sentí ese latir, esa respiración tan breve, que se fugaba en un instante, cuando mis sentidos yertos, que ya no eran míos, se apegaban dulcemente a ella; y permanecía inerte, viendo mis sentidos fugarse, se desprendía todo de mí, cuando ella se erguía frente a este cuerpo estéril; y como debilitado me postré a sus pies, sin tener conciencia de mí mismo, con los labios pálidos sin poder pronunciar las palabras precisas.

Ella se fue, y yo inerte y estéril; me quedé sólo con el resto de mi cuerpo.

Después ella me pidió mi acompañamiento, debí haber accedido, con la intención de restaurar a mi cuerpo hueco el alma que había hurtado, o quizá, por la inspiración que ella producía en mí, sin saber si era amor lo que causaba, o simple devoción. Después de gastar mis noches, de suspender mis días, con la inerte vaciedad de mi cuerpo, sin mis sentidos, sin mi alma, sin devoción, devolvió con sus palabras todo aquello despojado con el simple contacto de sus labios en mi mejilla.

Su mirada me hizo reblandecer. Pero me enriqueció su miramiento.

Sus brazos se entrelazaron en mi cuello, y un roce de sus labios, embellecieron mis mejillas tímidas, recordaba entonces lo que era sentir la inspiración; la alegría la felicidad, sentí mi alma vivificarse, mi vista rendirse, mi tacto seducido por ella, mi olfato almizclado, mi gusto deleitado por sus labios, mi oído modulado a su voz; era felicidad.

Mis labios no pudieron catar el vino que había engullido en un sorbo, porque otros labios vinieron a posarse en los de ella, y entonces, todo lo que me había prendado a ella, se había desvanecido, seguí inerte y estéril. Mirando cómo la iba perdiendo para siempre, y su voz, mi único precedente, se despedía con un beso luengo y prolongado, y un –espero verte pronto-.

Él la tomo entre sus brazos, la estrecho con la fuerza que le daba la vida; y desahogo todo el amoroso deseo en sus labios femíneos, dejando así, mi amor de un lustro, reducido a esta amistad deletérea…

…y mi corazón estaba roto, roto por ella…

Comentarios

  1. Eso me identificó bastante.. tu si haces gala del lenguage

    gRANDE MAESTRO :D

    ResponderEliminar
  2. Cuentame algo ¿cuando escribes te dejas llevar, y va fluyendo o estudias meticulosamente cada palabra que vas a escribir?
    Es realmente bueno, cada vez que leo me agrada es muy bueno de verdad!

    ResponderEliminar
  3. .::JIMENEZ6C::.
    oh gracias por el comentario, nos identificamos porque son situaciones comunes y cotidianas.
    saludos.

    .::MANUX::.
    Gracias, que bueno que te guste, te contesto por FB.
    saludos gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  4. Mi corazon en está como desolado y un poco roto...he leido tu composicion has terminado de sanar mi corazon tan solo un poco...el otro poco no lo sé, porque lo siguen rompiendo.

    ResponderEliminar
  5. Al tacto del amor me he vuelto otra persona...

    Leer este post me recuerda lo mucho que me encanta como escribes

    :D Genial

    ResponderEliminar
  6. Me siento bastante identificada, por las tantas veces que me ha ocurrido esta situación.

    Tienes un lenguaje muy bueno, y escribes como si lo hubieras estudiado minuciosamente.

    Claro que te dejo seguirme, un honor que lo hagas. En mi blog no se pide permiso.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. El corazón roto por ella.................
    el amor.....un veneno dulce y sutíl...que a veces nos da goce...y otras nos hace sufrir.
    Besos llenos de cariño para ti, mi poeta preferido.
    mar

    ResponderEliminar
  8. Aun en medio de letras tristes que evidencian dolor y recuerdo melancólico, puede evidenciarse el arte que le inyectas...

    Me gustan tus letras, siempre precisas, exactas, casi perfectas que llegan a lo más profundo del alma...

    ResponderEliminar
  9. queria opinar en tu último post y no pude¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ pero ok aqui si puedo y vengo acosarte jeje , tenia un ratote q no te visitaba y me fascina leerte¡¡¡¡¡¡¡¡
    besitos hermoso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)