[la náusea, el mareo]

Recuerdo cuando me sentía nauseabundo, moribundo, apenas cursaba el bachillerato, e insistía en morir, por todas las afecciones que vivían en mi cuerpo, en mi mente...

Doce días con el mismo dolor de cabeza, con la misma náusea, y el mismo dolor que se arrastra por mi piel, y no se cómo quitármelo, ni las mezclas de pastillas que he tomado han servido para algo.

Me acuerdo de la novela de Jean Paul Sartre, títulada LA NÁUSEA, y no se porque me fascinaba tanto, cómo aquellas veces que idolatraba las emociones que contenía en sólo unas líneas, me hacían aferrarme fielmente a su dolor, a su náusea, a su mareo incontenible. Así era mi vida. Había dejado esas sensaciones, no se porque razón han vuelto a evidenciar que mi vida sigue siendo una mierda.

Ahora que inicio una nueva novela, y que sigo terminando mi otra novela, y que finalmente concluí la licenciatura, aprobé todas las materias. Este dolor se aferra a mi cabeza, y no se va, no quiere irse, debo aprender a vivir con él, antes que decida darme un tiro en la cabeza porque no lo soporto. Algún jodido remedio debe existir, supongo. Mientras el dolor se va, seguiré tomando arbitrariamente medicamentos y cafeína, para mitigar el dolor.

Aún no puedo escribir.
El dolor es tan fuerte, que necesito supresores de dolor.

¡buenas noches!

Comentarios

  1. El apego al dolor emocional...
    Respira profundo y trata de ver lo más bello de éste mundo, y lo demás, lo que no te guste ni te haga feliz déjalo ir en paz.
    Te quiero amigo y quiero que estés bien.
    mar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)