[première vue]

Sus ojos cesaron de mirarme porque no había ninguna razón para apegarse a los dilemas morales del amor a primera vista, como todos le llamaban a aquella fascinación repentina y fugaz que se empalagaba con sólo una mirada.

En su risa turbia había un encanto que no descifraba al primer contacto, tenía que apegarme a sus labios, encerrarme en el interior de sus ojos, y quizá, justificadamente, enraizarme en el terso barniz de su piel, bronceado por las horas de sol que maquillaban su anatomía, expuesta con tímido cortejo.

Mis ojos no pudieron contener el deseo de quemarse entre sus labios, era un bella y delicada idea, tan sólo contemplarla, bastaría para curarme de amor. Tenía un exceso de jovialidad al contemplar su rostro, cómo un profundo sueño dantesco, en el cual veía aquella mujer bajo todos los preceptos definidos del amor platónico, a pesar que podía recurrir a todo el lenguaje de mi poesía con una mirada o una sonrisa, no alcanzaba a apreciar su nombre, no tuve el valor de preguntarlo, sólo me limitaba a rozar con mi mirada la comisura de sus labios o el sutil encanto de sus ojos, porque entonces ella durante el fugaz instante de nuestro roce, sonreía también, como respuesta cortesana a mi fragilidad ante ella; a veces era casual nuestro impacto, a veces yo buscaba la oportunidad de posar mi mirada en sus ojos, el resto de las ocasiones ella también me miraba, por instantes sonreíamos sólo para intercambiar un saludo.

Ella era mi chica del verano, de mis clases intersemestrales, no supe su nombre, sólo se que pude rendirme ante su presencia y languidecer durante su ausencia, habría dado más por compartir aunque sea un soplo de su aliento, pero me quedé suspirando por su sonrisa.

¿Quién eres tú que te has venido a aparecer de repente en mis sueños y en mis atardeceres?

¿Es acaso esto amor a primera vista? Si es que existe, quisiera que fuera así…

Comentarios

  1. Existe, sí, pero acaso hoy más que nunca tan difícil de descubrir...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)