Ir al contenido principal

[él]

ÉL.
Viste un saco negro salvatore ferragamo, un portafolio de cuero negro con insignas doradas y su monograma insertado en la parte frontal. Su corbata color negra de la misma marca, resalta del fondo color vino de su playera, perfectamente lisa, planchada, ni una arruga, ni un pliegue fuera de lugar, sus zapatos lustrados tan brillantes, lustrados por el bolero de la esquina a quien escupió y le gritó antes de levantarse de su asiento y mirar con desprecio, su pelo negro lleno de gel, pulcramente peinado, como si nada pudiera tocarlo, camina por las aceras con la mirada fija en los que lo miran, con respeto por su elegante figura, es tan admirable para muchos que quisieran que yo fuera como él, a veces da clases, trabaja en un despacho, y gana 27 000 pesos al mes. Cuando solicita una entrevista, el mundo se detiene para que él avance, no tiene que hacer fila. (esto es lo que la gente admira de él)
En su mente se arraiga una idea profunda, quiere seducir a su vecinita... de doce años, a su hermana de veintidós años sólo quiere darle dinero para que se calle y se deje coger, y no le importa nada más, se la vive en bares, cantinas y table dance despilfarrando dinero, bebiendo, fumando e inhalando coca, compra prostitutas que golpea, humilla y desprecia, por las noches visita a su madre recluida en un asilo, a quien le da 200 pesos mensuales, cada que recuerda, y sigue fumando y bebiendo. Su padre en un hospital a quien ha golpeado diversas ocasiones por los efectos de las drogas, nunca lo ha visitado en el hospital.
---
YO.
Visto una camisa del tianguis, un pantalón sin marca, apenas tengo una corbata, mi camisa llena de arrugas y los pliegues por todos lados, una mochila llena de grapas y alfileres, un agujero en el labio por mis perforaciones que debo quitarme para "dar buena impresión" mis zapatos casi pierden su suela, sólo los limpio con un paño húmedo para quitarle los restos de polvo, nadie me toma en serio.
En mi mente sólo existe la idea de progresar, de trabajar y salir adelante, de estuidar dos carreras más, pero sobre todo auxiliar a mi madre... (eso es todo lo que tengo en mi pobreza, y la gente sigue admirando la apariencia)

Comentarios

  1. Las apariencias engañan. Me capturó la forma en que describiste al tipo elegante. Buen trabajo =)

    ResponderEliminar
  2. La apariencia es una.........
    la belleza y el valor real esta en el corazón.
    Un abrazo para ti y un vamos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    mar

    ResponderEliminar
  3. es cierto lo q dicen "las apariencias engañan"mmm pero hay personas q actuan muy bien...
    besos guapo

    ResponderEliminar
  4. prince! prince! mi amigo prince :D que bueno volver a leerte...

    creo que he vuelto xD

    Saludos Sangrientos!!! }=)

    ResponderEliminar
  5. Y la gente sigue admirando la apariencia...

    Parece mentira, pero caso como el de Él, veo todos los días. Gente que vive de la apariencia y muchas veces no tiene siquiera un bocado que comer...

    Es triste, pero aunque parezca ficción, es la cruda realidad...

    Mis besos y un fuerte abrazo para ti mi querido amigo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)

Followers