Ir al contenido principal

[navegación]

Un navegante puede encontrar una porción de tierra, de manera accidental, de manera errónea, o por simple impulsión del viento en las velas sin necesidad de dirigirlas a un punto cardinal determinado.

De la misma forma como fueron descubiertas las Islas Galápagos, durante un viaje del Obispo de Panamá hacia Perú, en 1535.

Así como La Tumba de las Águilas en las islas de South Ronaldsay, las cuales fueron encontradas por casualidad en 1958 por un granjero de la zona.

En el mismo sentido, se descubrió La Cueva de Altamira, en el año de 1868, y actualmente es una de las máximas expresiones del arte rupestre y prehistórico.

Las casualidades, en mi vida, han sido fundamentales, para definir mi rumbo, generalmente, son casualidades en sentido positivo y alentador, muy extraño; porque mi naturaleza me predispone para lo negativo. Dice una frase en latín "Vídeo meliora probóque, deteriora sequor".

Lo mejor está por venir... ahora miro con ojos expectantes, por todas las riquezas que están por caer ante mí. Después de todos los obstáculos. Todo bajo reserva, de lo que pueda surgir después. Pero, éstas casualidades, son las que endulzan mi amarga realidad, que a veces suele ser muy idealista, muy colorida, muy surrealista.

¿Qué casualidades vendrán después a poblar mi vida?

Comentarios

Followers