Ir al contenido principal

[el incendio. segunda parte]

Desde que mis ojos te contemplaron por primera vez; fui muriendo lentamente por el fuego que me cegó. 


En mi interior, todo se iba incendiando, nunca me percaté que en tu mirada me había arraigado a la hoguera, a punto de la combustión. Era el fuego que me abrigaba, que me arropaba, se incendiaba y yo era el perfecto carburante que avivaba más la llama. 


Encontré ese fuego, que quise hurtar de tus labios, los cuales me colmaron de calor, de una hoguera plácida y dulce, de una abrasadora pira que me aviva. 


Porque tú eres ese fuego inmortal que me reducirá a cenizas con el simple tacto de tus labios, eres el fuego que los Dioses consideraron prohibido, y quiero pecar en ellos, eres la hoguera que me llevará a la extinción. 


Que placer fue arrojarme a la pira que tú incendiaste. 
En ella me fundí, como me delecté en tus brazos, en tu mirada, y en esos labios que iniciaron el fuego.

Comentarios

  1. Fuego inmortal....sobre todo del amor Universal.
    Mis cariños para ti amigo.
    Un abrazo grande.
    mar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)

Followers