Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2011

[mi crónica]

Llegué a la gran ciudad con la esperanza arraigada, más que la fe, empecé buscando el sol dónde sólo había oscuridad, pero mis ojos querían ver tranquilidad, percibir la claridad de la luna; en los abyectos deseos.

Trabajé en lugares sombríos, en la miseria humana, donde sólo había ruina, y el progreso no era conocido, ahí residí, entre la miseria, que me contagió, me hizo inhumano, me hizo miserable, comprendí que ese no era mi destino, y busqué entre mis ruinas, mi esperanza derruida y podrida entre tanta mediocridad. Yo aspiraba a más cosas, y caí en lo más bajo, pudiendo tener aspiraciones altas, pero en ese momento no había ninguna. Sólo residían ruinas. Tomé mi esperanza que había arrojado, y la pulí, le dí brillo y alumbró de nuevo mi camino, después de sentirme derrotado y fracasado en un empleo... que me dejó en crisis existencial.

Entonces tomé todo lo que tenía de valor y atrevimiento, y fui a buscar la felicidad. Pero sólo encontré negativas. El dinero se terminó. Mi renta…

[promiscuidad]

¿Porqué a todos les espanta la promiscuidad? Quizá es algo hipócrita de su parte, si en algún rincón de su pensamiento lo han imaginado. Ojalá no hubiera prejuicios en este sociedad, no al menos, en la sociedad mexicana en la que vivo, detesto esos prejuicios de conservadores, de aquellos que juzgan sin motivo aparente, de aquellos que critican lo que no evoca un régimen social común y cotidiano.

Que si me visto de negro; y te tachan los clichés, Que si perforo mi cuerpo, que si no hablo con nadie, que si hablo con todos, que si soy desconfiado, que si soy confiado, que si bebo, que si no fumo.

Uno no puede complacer a toda la gente, ni tengo necesidad de complacerla.

Por mi que se jodan todos, yo hago y pienso lo que quiero, me visto como quiero, trabajo en donde quiero. Y no juzgo, no prejuzgo, no caigo en clichés, a pesar de ser como tú, como ellos o ser completamente diferente, pero nadie se atreve a juzgar una mentalidad, un interior que no puede ser mostrado, por que para eso, n…

[rebeca]

Rebeca, su nombre sigue dando vueltas en mi cabeza, el rubor de sus labios, bebiendo licor del mismo vaso que yo bebía, todavía siento su mano jugueteando con mis dedos, y entrelazando sus brazos alrededor de mi cuello, sólo había una exigencia en sus labios: "que la abrazara" y yo la abrazaba fuertemente, la estrechaba como si no fuera a soltarla nunca y ella sonreía, sólo miraba su boca robando el color de las flores; y yo queriendo beber de sus labios directamente el néctar más exquisito, un beso.

Fue su mirada lo que me sedujo, pero sus labios fueron los que hicieron rendirme, sentí la flaqueza como recorría mi cuerpo, no era el licor, era su magnetismo, su mirada hipnótica, su pelo desordenado adornando su rostro, me atraía, y colocaba mis dedos en su pelo, lo movía de un lado a otro; dejando al descubierto su cara, mientras ella continuaba bebiendo con gran entusiasmo, yo no podía quitarme esa estúpida sonrisa de mi boca, hasta que ella puso su cigarro en mis labios,…

[proyecto tangerine: primera edición]

Finalmente, después de la larga espera, ya está disponible el primer número de la revista TANGERINE, además, de la columna mensual que publico, tengo tres colaboraciones literarias este mes, como ya había mencionado, mi columna se titula “LES FLEURS DU MAL” mi primera columna habla sobre el mito de Giuseppe Tartini, y cómo fue que dio vida a una de las sonatas de violín más bella en toda la historia, en ella, expongo mi particular punto de vista, sobre como un simple hombre, casi renegado de la iglesia, fue refugiado en una catedral, para escapar de un juicio, entonces, cuando se encontraba excluido, tuvo un sueño, hasta ahora se desconoce la certeza del mismo, si realmente haya sido un sueño o algo más, el propio violinista, narra lo que ocurrió en sueños, y, ante la duda… la fama lo ha perseguido hasta la actualidad, el morbo, la curiosidad de encontrarse en un mundo rebelde, que renegaba de Dios, y que posteriormente encontró inspiración en el diablo.

La música lo alejó de lo divin…