Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2011

[m'agrada el teu somriure que diu moltes coses]

Me gusta tu sonrisa, que refleja los horizontes que he olvidado admirar. En esos párpados en los cuales me he apasionado por contemplar inmerso en un mar de azules tintes, como si hubiera naufragado. Depositando mi vaho, en los márgenes de tus labios húmedos y cálidos; para desahogar en ellos todo el aliento que tuve que contener cuando estaba exiliado.

Tu sonrisa es mi motivación, es un idealismo, es la praxis, el comedimiento de un elogio boca a boca.

Esa eternizada sonrisa, en mi miramiento mortal y perecedero. Es mas enriquecedora que todas las luces plateadas brillando conjuntamente. ¿Cómo decirte que me gusta tu sonrisa?
Sin cometer herejía, al despegar mis labios de tu boca, y que mis ojos expresen la fascinación, el embelesamiento, la admiración, la impresión plasmada en tu dulce oído, y se contemplen mutuamente en un silencio perfecto, cautivos de tu aliento, de esa adulación que te sonroja.

Apreciaré la cortesía de tu risa, cuando una mañana pueda abrasarme en el calor d…

[idilio]

Te miré fijamente, mientras te acercabas a mí; te contemplaba con detenimiento aunque fingía no observarte para no hacer evidente mi idilio. Cuando posé mi mirada sobre la tuya vinieron los cálidos acogimientos de nuestros brazos y el roce apenas sutil. Resultaba tan común y cotidiano, que no atendía a la absurda exigencia de un deseo interno que ardía sin quemar, las muestras relevantes de un sincero ardor que agitaba.

Tus brazos alrededor de mi cuello, me conmovieron, tuve sólo la cortesía de emular su adulación, con mis manos estrechando fuertemente tu cuerpo, como si no quisiera perder ese elogio que pudiste sellar al contacto fugaz, que me pareció más inmortal que las lenguas romances.
Después de unos segundos que palpé tu espalda, y su calidez me hizo opacar mi fortaleza, me quedé ahí rendido, con la señal inequívoca de haber batido mi fuerza y quedar en estado vulnerable, me consideraba indefenso ante los actos pródigos de afecto desmesurado, entonces bregaba por disimular el …

[mi vida]

No se como empezar a explicar mi vida en estos momentos, porque he apreciado y despreciado de todo.
Enormes momentos de fortuna y ventura, también fugaces momentos.
Inexplicables giros de lo peor a lo mejor, y de lo mejor a lo peor.
Los mejores vicios. Los peores sanamientos.
Los mejores abrazos, y las peores ausencias, también he tenido brazos que enferman, y ausencias que curan.
¿Cómo explicar lo que es mi vida justamente en este momento?

No puedo, porque no tiene definición. Es una mezcla interminable de experimentos.
Mientras sigo arriesgándome, viviendo, idealizando, que algún día encontraré ese aspecto que ahora me falta en la vida.
Y podré explicar mi vida. Mientras, sigo siendo el escritor bohemio que te redacte versos en secreto, que imagine tu boca, y pugne por inmortalizar desde tu cabello hasta la dulce comisura de tus labios.

Este dichoso afán que tengo de escribirlo todo.