Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2011

[beso de muerto]

Como un trozo de sal, diluyéndose en el calor de las caricias.
Como unos labios terrosos desbaratándose mientras los besas.
Así, así se siente la muerte, tradicional, humana y poética.

[el fantasma del metrobus]

Estaba sentado al sol, deslucido, acribillado por las personas que pasaban a su lado; con cierto desdén, afuera de la estación Dr. Gálvez de la línea 1 del metrobus.
Tenía la barba canosa, roída, sucia y despeinada, su pelo emulaba esa misma condición, parecía no haber sido lavado, sus cicatrices lucían como distintivos únicos, aún herido, intentaba sanarse limpiando sus heridas, su cuerpo deteriorado, por una condición ajena, por un misterio que no podía descifrar. Su piel quemada por el sol. Contemplaba sus ojos, castaños claros, a punto de mirarme, a punto del desaliento, del conformismo o de la incertidumbre, en sus ojos no había esperanza, no tenía nada a lo cual anclarse.
Vestía un pants roto, una sudadera a la mitad, dejaba ver su estómago deteriorado en la misma medida. Sus tenis sucios llenos de agujeros. Desde la cadera hasta el tobillo, le arrastraba un pantalón roído rasgado de los costados, le cubrían la parte más privada.
Estaba sentado, frente a la estación Dr. Gálve…

[...de mi vida II]

¿Como se mide el éxito o el fracaso en la vida?

Se puede definir por la cualidad de la persona para no realizar sus expectativas personales o profesionales, cualquier acto de omisión que impidan la plena realización de la persona, todos nuestros actos tienen consecuencias, y también las omisiones o aquello que ignoramos, nos basamos en las expectativas, muchas veces irrealizables, quizá en eso radica nuestro esfuerzo tendiente al fracaso, yo me propongo metas cortas realizables en cierto tiempo, con el transcurso cada pequeña meta realizada tal como lo deseo, me lleva al cumplimiento de un proyecto de vida, conformado precisamente de diversas metas.

Decía Henry Barbuse: "Es intentando lo imposible como se realiza lo posible". Debemos tener aspiraciones altas, sueños producto del análisis y del profundo conocimiento de nuestros talentos y habilidades, eso nos llevará a conocer a que ritmo debemos avanzar.
Últimamente, me he sentido exitoso, fascinado por los sueños que se van…

[mi cuarto azul]

Imagen
Mi cuarto azul, donde fluye la inspiración. Muchos libros apilados formando muros, mis escritos a máquina, un dibujo recién estilizado con pluma, una rosa seca un regalo de un fin de semana.
Este es mi cuarto en el que vivo en la ciudad de México. Es como tener una segunda vida, y, ésta vez quiero hacerlo bien.

© Prince W. Cantodea.

[bella historia de una puta infeliz]

Era un fracasado, bebía botellas de licor a medio terminar, botellas vacías eran mi compañía, mi aroma era una mezcla de orina y alcohol. Mis labios eran desiertos, sedientos, quebradizos como la arena erosionada. Estaba derruido. Arruinado. A punto del abatimiento, la botella me permitía el soporte idealista de un borracho como yo, bebía, en cualquier circunstancia, en cualquier momento demoledor o apasionado, me embelesaba por hojas de papel y una pluma de tinta negra, en la cual esbozaba mis textos, hacia ella que era mi idilio, mi musa, mi pasión estilizada.

Ella era una puta, repintada de un falso carmín, su maquillaje, arraigado a una esperanza completamente desolada, y su ropa entallada, hasta la culminación del deseo nada mas simbólico y carnal, era ella, quien se prestaba a las burlas, a la constante humillación de su condición sumisa, ella que soportaba los párpados frágiles a punto del quebranto, valoraba cualquier cortesía como una pleitesía divina. Su vida era miserable, …

[azules]

Contemplo el techo azul, un azul claro y nítido. Mis paredes son cuatro muros azules. Un azul claro vivo. Habito en el interior de su abrigo, en el interno reducto de un ser inanimado. Cuando estoy aburrido; y el cielo se ha cubierto de un aterciopelado velo, plegado por unos brillos fugaces, navego, entonces, por mis propias paredes, como un naufrago, en ese estado se transforman en un luminoso caudal de luz, como en aquel cuento donde dos niños viven en una ciudad sin mar, y piden unos remos a sus padres, durante las noches que sus padres se ausentan, rompen un farol, y la habitacion se inunda de un río de luz, donde navegan... así son mis noches en ellas navego entre un caudal de luz y agua, en el cual floto y flotan mis sueños, naufrago, donde se hunden mis esperanzas, y remo contracorriente.

A veces por la tarde se convierten en un mar alumbrado por una luna pálida atisbando desde el centro; prodigando sus colores en un tono uniforme azulado.

Quizá no es un techo, me gustaría e…

[un regreso anunciado]

Finalmente, he podido ascender, desde que llegué a la capital, ahora, tengo la fortuna de volver a escribir después de una ausencia, larga, más por algo involuntario, que por decisión mía.

Y esto es lo que ha pasado...