Ir al contenido principal

[un juguete de la fortuna]

Eres un juguete, una decadencia, como aquellas ruinas que en algún paraje solitario fueron derruidas y luego abandonadas.
Eres un juguete, sin ventura, como aquellos desiertos a mitad de la noche queriendo incendiarse pero se entristecen con la noche y se escarchan ante el sol ausente.
Eres un juguete, un anticuado juguete que ya nadie utiliza, ni siquiera por costumbre o lástima, sólo te buscan por el impulso de un ambiguo deseo, por un constante delirio que inflama tu sangre y acelera tu pulso, eres una triste marioneta, sin cuerdas y con un guión no aprendido.
Eres un juguete de la fortuna, que te usa para sus fines, crees firme y ciegamente, que tú eres el instrumento de aquella estrella.
Eres un payaso titilante en la carencia de sus colores y sus tintes, un mimo sin pantomima. Eres la dulce malicia, el propio veneno que sulfura tu lengua cada vez que arengas, a cada tacto de tus ideas.
Eres la lumbre de un fuego extinto, irracionalmente, ahora buscas un tenue calor al cual asirte, pero tú has hecho de todo fuego un montón de leños secos y carbonizados.
¿A dónde ha ido tu calor?
¿Qué ha sido de aquel juego que parecías dominar?

Sólo eres un juguete de la fortuna. Un conjunto de mentiras que conducen a la soledad y la miseria. Un juguete de la fortuna. Eres sólo un juguete de la fortuna, sin fortuna, ni ventura, sin amor, sin odio, sin dulzura, ni frialdad, sin temor, ni arrojo, sin dolor, sin emoción, sin color, sin indiferencia.
El azul es dañino.

Comentarios

Followers