Ir al contenido principal

[el veneno de tu lengua]

Y buscas entre tus ojos las señales de aquel olvido, te detienes a pensar, si olvidar el pasado te hará bien, eres adicta a imaginar, a ensuciar tu mente intrépida.
Y te reinventas, mudas tu piel como la víbora, te replanteas un inicio presumiendo que será tu nueva vida, como otras veces ya lo hiciste, y vuelves a hacerlo porque te daña la verdad.
Presumes de tus libros leídos, de tus lugares visitados, de tu sabiduría bien aprendida pero tu inmadurez dominante, que te envuelve y te hace presa fácil del encono y la vileza.
Y vuelves a comenzar después de cada fracaso... y vuelves a fracasar, y te sientes una escritora fracasada, una madre fracasada, una hija que ha decepcionado, una empleada administrativa que no puede cumplir con su trabajo, y te refugias en el alcohol a medida que sientes la miseria como tu única compañera. Y vuelves a fracasar, te empeñas en el fracaso.
¿Dime que se siente fracasar en todo? Que me hayas seducido con las mentiras de tu lengua, envolviendo la miel, cubriendo la hiel, ensalzando el veneno como un embelesamiento afortunado, pero nunca hubo la ventura que simulaste. Había tanto veneno en ti. Que mentir era tu mejor cualidad, habrías besado a Judas a pesar de su traición. Dime, ¿que se siente haber arruinado tu vida Paola?

Comentarios

Followers