[maldita dulzura]

A veces odio todo, simplemente me exaspera cualquier detalle; a veces odio tanto perder la cordura fácilmente, ¿pero qué sería de mí sin tanta locura?

Muchas veces pienso en las sonrisas que fueron ignoradas, ¿dónde fueron a caer? A veces odio esas sonrisas hipócritas que te adulan sin razón aparente, es que no puedes atender a las verdaderas risas cuando atiendes aquellas falsas.

Cuanto detesto esta malicia que admito con benevolencia; por hacer de mi vileza la cándida ternura mas acogedora de dulce y hiel.

Maldita dulzura la tuya. Que ahora me hizo adicto a la miel. Cuantas veces fui medroso de la dulzura, y soy cautivo a la blandura; desde que fugazmente, esa suavidad proviene de tus labios, se enriquece con tu voz y se quema en la consunción de tus letras.

Maldita dulzura, bendita dulzura

Comentarios

  1. Lo que has escrito fue como sentir un vino aterciopelado en mi boca, sigue escribiendo así de profundo que me gusta leerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)