Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2013

[no soporto leer por moda]

Siempre estoy escuchando comentarios, de alguna película basada en algún libro de éxito, y aunque he tenido la curiosidad para leerlo, no he podido.

No lo he leído porque me he desmotivado escuchando críticas positivas de la gente que detesto o considero completamente inútil, y eso demerita todo el buen contenido de un libro que podría gustarme, sólo porque a ellos no les gusta. Y si puedo ser muy selectivo en todo lo que hago, hay algunas personas que dicen que soy tan selectivo, que a veces selecciono cosas que nadie elige, y entonces eso me hace selectivo, cuando en realidad elijo las cosas que me agradan, y me agradan porque causan repulsión en los demás. A veces también lo hago sólo por que se callen, y funciona.

Mis peores temores iniciaron cuando me obligaban a darle lectura a un texto incomprensible y tedioso, sólo para incrementar mi cultura por medio de una enseñanza metódica y positiva, y resulto hasta cierto punto exitoso, que cada que mencionaban lectura me hice metódico…

[another night bullshit in suck city]

Si yo te digo que no conocí a mi padre hasta cumplidos los 27 años, posiblemente no me creas. Esta es la historia de Nick Flynn, quizá tampoco sepas quien es, es un escritor, narra su vida en su libro de memorias "Another Night Bullshit in Suck city" que dio como resultado una película que fue titulada como "Being Flynn" la película, como todo film basado en un libro que es basado en hechos reales, tiende a fantasear y a crear un mundo más visual en cuanto a su estética, que en cuanto a su contenido, después de ver la película por curiosidad, investigué en los portales de internet acerca de la película y supe que estaba basada en un libro, entonces por la temática, el libro llamó mi atención. Lo encontré, debo admitir, en formato ePub lo devoré en unos días, el libro se narra de manera diferente, como narrador omniscente, a pesar que sólo cuenta con una narrativa, el propio Nick Flynn. En la película, el padre de Nick es un escritor famoso, con una sola novela de …

[la puta vida]

Te advierto que no seré el mejor amante, ni el más interesante, derramo café en la alfombra y me trastorna el frasco vacío.
Te diré que no conozco ningún detalle romántico que pueda darte, tampoco soy espontáneo.
Soy precoz en las relaciones sexuales, por lo que nunca tendrás satisfacción.
También te advierto que soy Obsesivo compulsivo un engreído, egoísta, narcisista sin sentido de la moda.
No tengo habilidades para consolarte cuando lloras o para hacerte reír, en términos que entiendas, soy un inútil.
Me dirás que soy un egoísta, te alejarás de mí, cuando te sientas decepcionada de mí, vas a creer que cada una de mis palabras son hirientes y un insulto, pero pasarán desapercibidas cuando entiendas que tengo mucho orgullo.
Vas a querer verme rogando, pero aceptarás que todo está perdido y te darás por vencida.
No es que sea un fracasado en todo, sólo fracaso en las cosas que no tengo planeadas, esto no se lo que significa, pero se que otra vez voy a fracasar.
No es que sea …

[el escritor en el espejo]

Ya estoy cansado de tanta simulación, de lo que sólo aparenta, de querer llenar ese vacío con las cosas equivocadas, ya no soy tan joven para seguir con el vertiginoso vaivén de la vida, me agota el alcohol que se destila por mis venas, el sexo prodigioso sin fundamento, ya no me fascinan las letras insensatas que todo lo cuestionan, me ahoga la sabiduría pretensiosa, la que anhelo y espero, sin ningún esfuerzo, ya no se cuando concluya mi novela, o si algún día ganaré un premio, mi tiempo se reduce al trabajo de mi oficina y mis fines de semanas soy un recluso de las letras, me dominan, me someten, pero yo no puedo quejarme, porque así como se maltrata lo que se ama, ellas, a pesar de todo también me aman, con violencia, como yo también he amado, dolorosamente.

[juguete]

Te conocí cuando caía el sol sobre los brazos quemados, y a punto de deslumbrarse por la luna. Te gustaba la luna y los murciélagos. Pero tu inestabilidad nos hizo alejarnos.
Porque estas tan sola, que pedías a mi soledad que se sumara a la tuya. Yo no encontraba queja alguna en tu decisión, pero tampoco placer. Disfruté esos momentos de tu risa y tu conversación que a veces no llevaba a ningún lado, tu sueño y tu deseo de ser independiente, así como de tus miedos constantes, cuando estabas completa y feliz; yo era quien se sentía miserable, luego era a la inversa en tu miseria, pretendía que te hiciera feliz, aprovechando mi deseo desmesurado de estar siempre para ti a todas horas, aunque yo sabía que eras temporal, que eras por tiempos, y en algunas ocasiones pasabas semanas sin dirigirme la palabra, te desconectabas del mundo, y yo, colmado de angustia por no saber de ti, entendiendo tu inestabilidad.
Siempre fui tu juego, unido al destino y la fortuna, que siempre me hizo desgr…

[Mexicali, Baja California II]

Siempre regresas a tu lugar de nacimiento, por alguna razón imprevista. Y nada ha cambiado, toodo sigue igual. ¿Habré cambiado yo?

[habilidad]

Tengo la habilidad ineficiente de escribir mejor que cualquiera, memorizar nombres y calles, toda la programación de televisión, sentido estricto del orden, obsesión por la limpieza, un razonamiento evidente y preciso. Para todo lo demás soy completamente inútil.
Soy hábil para todo aquello que es inservible.

[alegoría]

Admiro a todas esas personas que no entiendo, que son maravillosas en hacer creer, en decepcionar, tienen mucho valor para el cinismo, para mentir y mentir y ser admiradas por mentir, quizá, una fuente de creatividad motivada y fundada que no entiendo.
Admiro a mucha gente por decepcionar fácilmente, aunque yo también he decepcionado, pero por las expectativas de lo que no soy, quizá soy arrogante por mi sinceridad, pero no tolero la hipocresía, y prefiero no ser como ellos. Admiro a sus hijos, maravillados por la compasión o la incertidumbre, alimentando en ellos el placer malsano de la víctima, de lo que no fueron y ellos, forzosamente, deben ser sin opinión, arbitrariamente.
Esas personas que se van de tu vida, y luego reaparecen, quienes expresan sus sentimientos ampliamente, y luego parecen congelarse, cuando ardían floridamente por los elogios y adulaciones. Yo no quiero el halago perpetuo, ni siquiera lo busco, y no quiero ser la opción de nadie, prefiero la soledad, porque m…

[Mexicali, Baja California]

Todo comenzó con una comida de negocios, después de un largo viaje. Y terminé así en la carretera, viendo al sol huir, mientras yo huía también rumbo al aeropuerto. Y cerré un buen negocio... Un día muy productivo con una espectacular vista.

[contar ovejas negras]

Vivo en un mundo de casualidades. Todo a sido casual y cotidiano, y siempre esas casualidades se vuelven contradictorias y rebeldes, siempre analizando qué fuerzas incomprensibles me llevaron a ese punto, porque he bregado por alcanzar ese punto minúsculo, habiendo estado rodeado de tantos puntos más brillantes y más claros. Y eso es lo que no comprendo, mi mundo es indefinible, incomprensible, sólo latente en el mismo universo que confunde y arrastra lo que es tradicional, un mundo donde no cabe lo extraordinario, y es un transgresor de las normas quien se aferra a romper la naturaleza de lo ordinario- ¡es un ladrón!- podrán gritar y acusar, pero nunca podrán verme rendido o humillado. Soy la oveja negra de la familia, que no roba, no miente, no manipula, ni utiliza, pero en un mundo donde la honestidad es alarmante, y la verdad apenas una ficción, me dicen oveja negra porque tengo eso que en su interior, también quisieran tener, sólo soy yo mismo.
Seguiré siendo el mismo, que las c…

[la noche triste]

No se porqué me miraste, porqué me sonreíste, fue como un sueño cumplido, el primero de muchos que parecían brillar, pero fueron serpientes agobiando. No se cómo llegué a idolatrarte repentinamente, por tu locura desmedida, y tu obsesión compulsiva, esa, insana costumbre de creerte admirable, que yo te animaba o que tú me contagiabas. Ya hace más de tres años que concluyó mi horror, de ganarte el aplauso hipócrita, de pretender el garbo en las esquinas repletas de aserrín, de comprar la finura en los tianguis donde se tiran los sueños no correspondidos. ¿Qué pasó? Con tu bondad predicada, con esa esencia que parecía real y natural, y confundí torpemente, ingenuamente, sólo me llevó al destierro de mí mismo, dejé de ser yo, por brindarte lo que no merecías, y exigías como si fuera mi responsabilidad. Eras admirable en la ruina, en la manipulación y el rechazo, y asumí un papel de victimario, que me hiciste creer, en sólo unos meses, por un amor mediocre, que juraste, pero que guarda…

[una narración extraordinaria]

No se que es lo que tengo en las pestañas y en la punta de mis labios, que siempre te pienso y siempre pronuncio tu nombre. No se que hay en mis desvelos y en mis insomnios que me faltan sueños siempre para soñarte, pero concuerdo que siempre es mejor admirarte mientras mi realidad persista por encima del delirio. Hay en mis manos esa estética que te dibuja. Que hace florecer naturaleza ya marchita. Que por primera vez, ansío el roce, el abrazo mutuo, el aprecio constante y latente. No puedo explicar esto que se atraviesa en cada insomnio; ni como explicarte lo que me motiva, pero una carta siempre podría estar cerca de decirte lo que me falta expresar. Y puedo describirte mi adoración de muchas maneras, pero sólo expresarla de la única forma que conozco hasta ahora. Y esa forma física, tangible, espiritual y humana, ya ha sido estilizada en tu cuerpo y tus labios. Lo demás que se narre será ordinario, nada será tan extraordinario.

[ode to my family]

Al fondo suena repetidamente una canción de esas que te hacen olvidar, como el efecto que el alcohol produce en la sangre, así con esa violencia se destierra toda esperanza. No se cual es mi nombre. No recuerdo que es lo que construyo. Ni siquiera recuerdo como llegué aquí, ¿Cuáles eran mis intenciones? Si había luz u oscuridad. Todo se repetía que pude aprenderme los versos, pero ahora que todo eso ha cambiado, he olvidado como empezaban y como terminaban, debo improvisar, quizá. Pero no soy bueno improvisando. Habrá algo que pueda hacer bien, sin recibir reclamos o insultos, siempre empeño mi palabra aunque sea destrozada con malicia, pues siempre fui destrozado y humillado, y me pude reponer del mal, del daño, sanar heridas y continuar. Incluso en aquellos días que me dormía sobre las canaletas de las banquetas, o en las incómodas bancas de un parque, sin compañía, tendido sobre el pavimento, mirando como las estrellas giraban sobre mí, y como la luna se burlaba de mi desgracia, …

[desfragmentación]

Es sólo estupidez, quizá mala suerte, ventura que no es azar, una tempestad violenta que me arrebata de un suspiro todo lo que construí con aliento y casi desfalleciendo. Dicen, que las cosas a veces no se dan por una razón, aunque las fuerces, aunque luches por algo, no es tu tiempo ni tu momento, el universo y las leyes naturales se mueven de alguna manera que cuando no se acomodan en tu favor, todo lo vuelven en contra tuya, ahora no era mi momento, aunque estaba feliz porque había llegado, pero la felicidad bien dicen, es imprevista, es momentánea, no puedes confiar en la felicidad, cuando es tan repentina. Algo no está bien, no se, tal vez fue mi error, cálculo equivocado, interpretación errónea, ubicación ficticia, una memoria pródiga en tanta fantasía que mi realidad está hecha mierda. Si te pierdo, lamentaré el error, porqué en nada se compensará la conexión entre tú y yo.
Yo que tenía que darte cuatro cosas:
1. Prometo siempre cuidarte.
2. Prometo siempre ayudarte.
3. Prome…

[diario de un escritor en estado de ebriedad IV]

Soy un arrogante, lo se, manipulador maquiavélico y sarcástico. Ostento la piel ingrata de quien muere muchas veces antes de la muerte definitiva. Soy adicto al sabor de las botellas, a los besos de whisky sobre un vaso de plástico. Ebrio y podrido. Me gustan las caricias de la sábana blanca olor a cloro y aromatizante. Soy hábil para echar a perder lo mejor. Y no se porque sólo me refugio en el alcohol destruyendo mis días en delirios de grandeza e ideales vacíos. Enamorado de aquella mujer indecente, de aquella mujer que me ignora, del fruto de sus labios prohibido, pero que me inspira a escribirle, aunque no sea digno de su alborada, porque soy el ocaso en sus ojos. Soy inmoral y afecto a la perdición. Un despojo. Ruina. Amargo. Siempre una contradicción, entre la belleza y lo grotesco, dejando amor en cada hotel, con lo poco que me queda de corazón, al mirar la lluvia como aquilata la herida, y como los párpados se adormecen sin ningún sentido, creo que he vuelto a caer ebrio …

[tres vidas diferentes]

VIDA I. Conviertes tu vida es una fantástica historia de música clásica, sueños y una labor fiscal que nunca creíste llegar a dominar con tanto vigor. Eres como la doncella medieval, de castidad y pudor virginal que enamora y rinde el mayor de toda la estima, superas en dignidad a la suprema vida de bondad y beatitud, tus ojos, pequeños y bellos cautivan desde la primera mirada, por muy liviana que ésta sea. Te concentras tanto en un mundo de odiseas diarias, en la que apenas puedes librar con natural arrobo, la vida, todos los días prueba tu fortaleza, y tú le muestras al mundo que puedes liberarte de esas duda de esa maldita duda. Con música, café, con una hermosa secuencia de palabras, y si viene de tu boca, hacen más bellas todas las palabras. Crees firmemente que estás dispuesta a dejarlo todo, pero jamás a rendirte, y esa fortaleza inmensa es lo que te hace más admirable. Tu día concluye como empieza, con música, una taza de café una buena lectura, eres para la música la inspira…

[una muñeca]

Leonor tomó su mano y en ella acogió todas las esperanzas que se fueron diluyendo, en sus labios entreabiertos, sólo había humo y aliento, el vapor se disipaba rápidamente, colocó a su pequeña inmóvil, en el sofá, un pequeño aditamento especialmente para ella, ella tenía una fisonomía extraordinaria. La estrechó mano con mano, como si no quisiera que se marchara, sabia que no podría irse, pero a Leonor le daba felicidad sentir la piel que tanto cuidó desde su nacimiento. Leonor fue a la cocina, derramó lágrimas lejos de la figura de su hija, intentando brotar alegría y un poco de tristeza al mismo tiempo. Parecía más a amargura, a fe, a sueño, a deseo implacable. Cada cinco minutos volvía a mirar el sofá asegurándose que su pequeña permanecía ahí, ella, Leonor, le hablaba, pero su pequeña jamás contestaba, siempre absorta y perdida, miraba los focos, las luces, permanecía inmóvil, a Leonor le gustaba ver a su hija, era fruto de un gran amor, de la lucha constante por triunfar, soña…

[diario de un escritor en estado de ebriedad III]

Me he enamorado de un demonio. Me ha inyectado su veneno, ahora no puedo liberarme de su efecto, ni de sus ojos admirables y encantadores, seductores a una vista noble de cualquier mirada, implacable, así quedaste prendada de una locura de amor, de una hermosa locura, y ante esa espléndida ilusión te rendiste, así fui cautivado, arrobado por lo que no creí fuera veneno, dulce veneno, que me hizo catar el encanto aunque fuera mortal.
Ahora necesito respirar, que seas mi aire en esta muerte. Me has herido hermosura distante y fría, de la belleza intacta en tu piel, a pesar de tanta traición, tanto dolor insuperable, que quise calmar, que quise apaciguar con el bálsamo en mis labios, que te dieron dulzura interminable en cada letra. Pero que no era suficiente, creo que tomé el camino equivocado, cuando fuiste dulce y cálida. Quisiera que tus palabras no envenenaran tanto como lo hacen tus labios, que no fueran dulces y deletéreos, que tus ojos no hicieran de mi un títere servil, o que …

[adulatorio I]

Podría compararte con un ordinario alborecer, compararte con los cantares anónimos que hacen menguar la luna, por este agreste galanteo entre mi verso y tu prosa. Compararte, ¿Para qué? Si ante ese suave plumón que te elogia no existe parangón, si mi ingenio es insuficiente para describir la pugna entre dos labios que mutuamente quieren triunfar entre si y acallar esta atribulada razón, que no puede replicar contra mi juicio. Compararte, con esa flora que el alba enriquece, no podría contrastar belleza ni denostar el único alborozo que es dulce y divino, como esa gracia que tienen tus labios de ser aduladores y hostiles. Podría compararte con el más cálido y templado amanecer, pero ninguna comparación lírica superará la belleza que te rinde inclinación, esa devoción de los mares por ser más intrépidos, la fragante belleza de las flores por envidiar tu belleza, esa majestuosa cumbre donde primero se posa la brisa, pero ni todos los matices poéticos captarían la hermosura que he vi…

[memorias de un artista I]

No se porque debo decir "gracias" o "por favor". No entiendo porque sonríes y otras veces no. Yo también sonrío, estoy triste o desconsolado otras ocasiones, se lo que es llorar, frustrarme, estresarme cuando las cosas no me salen bien, como yo quiero que salgan, no soy tan diferente de ti, sólo que a veces no comprendo tu estado de ánimo, y no se como debo actuar. No me pidas que te consuele cuando estés triste, porque no se como hacerlo. Para ti puede ser sencillo. Quizá no hablo mucho, pero puedo escribir 200 páginas acerca de lo que siento, aunque no podré expresarte nada de eso que escribo, puedo parecer frío, arrogante o pedante, "como un robot", dicen algunos, pero tengo muchos sentimientos que no identifico con claridad. No podré mentirte, cuando digo que te quiero, es porque lo siento, y eso significa para mí, solamente eso, tal vez no te lo diga tanto como lo esperas o quisieras, espero que lo entiendas. Digo lo que pienso y como lo siento, pued…

[the writer]

"THE WRITER" Un escritor vagabundo enamorado de una prostituta, amigo de un cantante de rock ópera andrógino que sueña con Broadway, quien a su vez conoce a una meretriz adicta al ron y las mentas pelea la custodia de su hija. Un intrincado laberinto de amores, decepciones, tragedias y tres personajes en una ciudad conflictiva que comparten el fracaso. 
Prince W. Cantodea 2013 

[pyreia o contraincendio]

Una nueva idea, sobre un caso real ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial, una tarde mientras leía sobre enfermedades extravagantes, encontré esta noticia:

"En la II Guerra Mundial, el Ejército aliado apresó a un teniente alemán, y los médicos, tras curarle una herida, comprobaron que no podía ver los rostros de la gente. Fue el primer caso diagnosticado. Las personas con esta enfermedad recuerdan el aroma, la voz o cabello de alguien, pero no su rostro, por lo que tienen que fijarse en estos detalles para identificarlos."
A esta enfermedad se le conoce como Prosopagnosia. Desde ese momento supe que ahí se encontraba el tema de mi próxima novela.


[metonimia de la fortuna]

No me basta esta vida una faz altiva, un capullo en el mes de febrero, ni ostentosos recuerdos afortunados, hoy el infortunio me ha dejado, ha roto la desdicha que vivía en mí, como que ha venido a asirse de los residuos... No soy bueno para desearte éxito, para abrigarte, ni para que mi soltura te fortalezca, pero supliré mis faltas de la siguiente manera: Nunca he sido afortunado ni dichoso, pero hoy te daré mi ventura y esta dicha, aunque vuelva a ser aciago y desgraciado; para verte adulada por los que alguna vez fueron mis laureles.

[diario de un escritor en estado de ebriedad II]

Soy escritor bajo el efecto de un delirio, de esos que escriben una sola vez en una sábana de hotel.
Soy de esos escritores que tienen amores platónicos, que se enamoran de sus personajes, que beben el amor a sorbos desde el fondo de una botella.
De esos vagabundos errantes que a veces se sientan a comer letras, a escribir sueños a no ser nada, ni nadie.
A veces duermo en andenes vacíos de la ciudad, la multitud celosa que mendiga amor impuro, me da sus sueños como limosna, y de ellos hago una historia diferente.
Soy un escritor hastiado de la crónica, de la felicidad ingrata, de los que escriben y enmudecen. De aquellos que se cansan de los halagos y las mentiras piadosas.
Soy un escritor, ebrio, arrogante, adicto y solitario. Un alcohólico, ignorante, ateo y narcisista. También de esos que padecen trastorno obsesivo compulsivo. De esos que padecen ensoñación inadaptada. De esos que tienen síndrome de Asperger.

[diario de un escritor en estado de ebriedad I]

Me confieso con la boca de las botellas, en una catársis irrepetible, con frases coherentes de estética retrógrada. Soy un escritor del recuerdo, de la promisión futura. Pero sin ningún presente. Es bello arriesgarme cuando no tengo futuro, cuando vivo como paria en las calles entre candelas, entre lluvia, entre corrupción y miedo. Soy escritor... un loco escritor, embriagado, apasionado, melancólico y sobre todo con una musa que es fugaz, a veces está y otras desaparece. Siempre tengo que ir a buscarte, no sólo cuando te necesito, si no también cuando me necesitas.

[mi vida violenta]

MI VIDA VIOLENTA. Un comerciante de dulces, logra ascender al poder político, hacerse de un gran poderío comercial y de narcóticos. Llegando a ser Regente de la Ciudad de México. Allá en los principios de los años 70's. Una historia basada en Hechos reales. La nueva producción literaria de este autor bloggero, muy pronto estará disponible. Prince W. Cantodea © 2013

[romancero a unos ojos negros]

Duerman párpados humeantes, laxos y hambrientos. 

¿Qué otra virtud he exhibido tristemente con mis más pobres medios?

Duerman labios ingratos, sedientos y delectantes

¿Qué fue de aquél cobrizo aragonés, de protesta, de hierro forjado por manos, del alquitrán en la última copa?

Que los mares dormitan en permanente conyugio con la sal, en adhesión a la arena tibia, que reposa al calor de una hoguera matinal, que todo lo aviva, como el fuego fundador y autor de la vida.

Que se yergan tus ojos en permanente auxilio por ese alivio amado y odiado. 

Y en la violencia de la seducción, los párpados fueron preciosos blasones, que te rindieron obediencia y lealtad, con la firme solidez que era la única forma de galanteo, de devolver la fe a los perjuros, de alentar a los malogrados, y en la violencia, no agredes a quien te mira, si no a quien no te busca. 

Ojos castaños; ojos negros. 
El erotismo dócil de unos cálidos crímenes. 
Ojos castaños; ojos negros. 
Labios de carmín, brazos que son mi alivio. 
Q…

[una prosa imperfecta]

Dicen que en tus ojos no pasa nada;

A través de esas borrascas, en el temporal de invierno de tus ojos negros, cuando la brisa plácida fue el elogio de una intrusa mirada; a través de esos matices, que consumó el ámbar de tu sonrisa en un cobrizo atardecer lleno de vida. En tus ojos llegó el mar cruel, la mirada amenazante, la brutalidad no causó estragos en tus ojos, fue ternura violenta que se posó en tus párpados, la ingenuidad que causó daño, la ironía del roce impío, esos panegíricos himnos que sólo fueron viento al contacto con otras loas. En tus ojos, me dijeron, que han visto navegar esas pluviosas tragedias, tristes y delicadas, fue quizá el más grande ingenio de mi prosa imperfecta, esa que sólo escribe para esa mirada gentil. 


En tus ojos, dicen, que se creó el universo, hasta las rutilantes estrellas se ponderaron a tu mirada, como aprobaciones después de cada acto, que en tus ojos se apresa la aurora. Dicen que se acabaron los elogios, que en tus ojos no pasa nada, y que n…

[un poco de mí]

Esta es mi oficina virtual, aquí se crean y se producen mis versos, sin esto no tengo nada; en este espacio breve y creativo se está creando la novela corta para mi concurso "FLORES NEGRAS". Aquí nació "Le Coté Obscur" y en este espacio, quise que fueras inmortal, no se lo que seas, pero no necesito más ese brutal pensamiento que me recuerda que no eres mía. Prince W. Cantodea

[la materia de los sueños: el principio]

Cada sueño que tuve desde la infancia desde veterinario, hasta escritor, madurar consiste en dejar esos sueños. En mi infancia creía en las flores que crecen sólo en el campo verde, al madurar me di cuenta que en el verdor, puede pudrirse la más dulce flor sin ningún rechazo. Muchas veces pensé que sería el ideal superior, el ícono de la literatura, porque, en tantas letras me perdí y me exilié en la ampulosa necesidad de ser creador. Fui un infante en un mundo de adultos, con imaginación sorteaba los problemas, con creatividad creía que cambiaría el mundo, madurar consiste en entender que has perdido la habilidad para entender esa magia. A veces sueño esas gloriosas cumbres de mis ideas, tratando de aferrarme a los sueños, a las ideaciones cómicas de mis tragedias, y creando a partir de ellas, protagonistas femeninos que al final se alejan también de mí, como en mi vida todos lo hacen. ¿Dónde ha quedado aquella vida en la que era capaz de soñar? De cada sueño destrozado germin…

Followers