Ir al contenido principal

[metonimia de la fortuna]

No me basta esta vida una faz altiva, un capullo en el mes de febrero, ni ostentosos recuerdos afortunados, hoy el infortunio me ha dejado, ha roto la desdicha que vivía en mí, como que ha venido a asirse de los residuos... No soy bueno para desearte éxito, para abrigarte, ni para que mi soltura te fortalezca, pero supliré mis faltas de la siguiente manera:

Nunca he sido afortunado ni dichoso, pero hoy te daré mi ventura y esta dicha, aunque vuelva a ser aciago y desgraciado; para verte adulada por los que alguna vez fueron mis laureles.

Comentarios

Followers