[ode to my family]

Al fondo suena repetidamente una canción de esas que te hacen olvidar, como el efecto que el alcohol produce en la sangre, así con esa violencia se destierra toda esperanza. No se cual es mi nombre. No recuerdo que es lo que construyo. Ni siquiera recuerdo como llegué aquí, ¿Cuáles eran mis intenciones? Si había luz u oscuridad. Todo se repetía que pude aprenderme los versos, pero ahora que todo eso ha cambiado, he olvidado como empezaban y como terminaban, debo improvisar, quizá. Pero no soy bueno improvisando. Habrá algo que pueda hacer bien, sin recibir reclamos o insultos, siempre empeño mi palabra aunque sea destrozada con malicia, pues siempre fui destrozado y humillado, y me pude reponer del mal, del daño, sanar heridas y continuar.

Incluso en aquellos días que me dormía sobre las canaletas de las banquetas, o en las incómodas bancas de un parque, sin compañía, tendido sobre el pavimento, mirando como las estrellas giraban sobre mí, y como la luna se burlaba de mi desgracia, pero eso era yo un maldito ebrio, un maldito vagabundo, que cómo ahora, no tiene rumbo ni sentido, no perdí el sendero, sólo que no se como continuar, mírame padre, ¿Qué has hecho de mí? un hombre inseguro que se cura en alcohol, para sentirse feliz y socialmente aceptado. ¿Y tú madre? Esto que ves, es lo que has hecho de mí, un hombre vacío, que pretendías que fuera a buscarte en cada herida, pero no soportaste la idea que podía sanarme por mí mismo. Y quisiste herirme repetidas veces para que hubiera tanto dolor en mí que dependiera de tus mieles. Pero siempre fui independiente, sólo que me criaste inseguro, y no he podido desapegarme de sentirme así, por lo que puedo tener ideas muy claras de lo que quiero, pero mis actos en la ejecución, fracasan por el propio miedo.

Yo quería saberlo todo, tenerlo todo, vivirlo todo y morir de nada. Pero cada mañana tengo mi propia muerte, porque no he sabido vivir. Tú me educaste a base del miedo, y ahora soy valiente, me educaste a base de la enajenación mental y ahora soy creativo, a lo que tú llamas loco. Si, soy un hombre diferente al que criaste, o que pretendías que fuera, pero estoy basado en mis decisiones y mis errores, porque sin equivocarme cuando lo hice, no hubiera forjado mi carácter, soy como cada personaje de alguna de mis novelas con vicios, enfermos y abstraídos, pero que se vuelven arquetipos de héroes... Quiero vivirlo todo.

Comentarios

  1. TODO ESO TE HACE SER ESPECIAL.
    La locura parte de la sensibilidad y creatividad.
    Mi abrazo para ti.
    mar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)