[romancero a unos ojos negros]

Duerman párpados humeantes, laxos y hambrientos. 

¿Qué otra virtud he exhibido tristemente con mis más pobres medios?


Duerman labios ingratos, sedientos y delectantes


¿Qué fue de aquél cobrizo aragonés, de protesta, de hierro forjado por manos, del alquitrán en la última copa?


Que los mares dormitan en permanente conyugio con la sal, en adhesión a la arena tibia, que reposa al calor de una hoguera matinal, que todo lo aviva, como el fuego fundador y autor de la vida.

Que se yergan tus ojos en permanente auxilio por ese alivio amado y odiado. 

Y en la violencia de la seducción, los párpados fueron preciosos blasones, que te rindieron obediencia y lealtad, con la firme solidez que era la única forma de galanteo, de devolver la fe a los perjuros, de alentar a los malogrados, y en la violencia, no agredes a quien te mira, si no a quien no te busca. 

Ojos castaños; ojos negros. 
El erotismo dócil de unos cálidos crímenes. 
Ojos castaños; ojos negros. 
Labios de carmín, brazos que son mi alivio. 
Que sea también concordia. 
Entre tu soledad y la mía.



[una prosa imperfecta]

Dicen que en tus ojos no pasa nada;

A través de esas borrascas, en el temporal de invierno de tus ojos negros, cuando la brisa plácida fue el elogio de una intrusa mirada; a través de esos matices, que consumó el ámbar de tu sonrisa en un cobrizo atardecer lleno de vida. En tus ojos llegó el mar cruel, la mirada amenazante, la brutalidad no causó estragos en tus ojos, fue ternura violenta que se posó en tus párpados, la ingenuidad que causó daño, la ironía del roce impío, esos panegíricos himnos que sólo fueron viento al contacto con otras loas. En tus ojos, me dijeron, que han visto navegar esas pluviosas tragedias, tristes y delicadas, fue quizá el más grande ingenio de mi prosa imperfecta, esa que sólo escribe para esa mirada gentil. 



En tus ojos, dicen, que se creó el universo, hasta las rutilantes estrellas se ponderaron a tu mirada, como aprobaciones después de cada acto, que en tus ojos se apresa la aurora. Dicen que se acabaron los elogios, que en tus ojos no pasa nada, y que nada pasará, que alguna vez dieron vida, que hoy parecen muertos, pero yo sé que cada vez que se abren, dan vida nueva.

Esos ojos de humo, de párpados ligeros al alba, que se queman con el atardecer. 




Dicen que en tus ojos no pasa nada, pero yo sé que algo ocurre entre ese momento que suspendes tu risa, y cuando vuelves a sonreír… algo te transforma.

PARA MIRNA C.
Enero 2013




[un poco de mí]

Esta es mi oficina virtual, aquí se crean y se producen mis versos, sin esto no tengo nada; en este espacio breve y creativo se está creando la novela corta para mi concurso "FLORES NEGRAS". Aquí nació "Le Coté Obscur" y en este espacio, quise que fueras inmortal, no se lo que seas, pero no necesito más ese brutal pensamiento que me recuerda que no eres mía.

Prince W. Cantodea

[la materia de los sueños: el principio]

Cada sueño que tuve desde la infancia desde veterinario, hasta escritor, madurar consiste en dejar esos sueños.

En mi infancia creía en las flores que crecen sólo en el campo verde, al madurar me di cuenta que en el verdor, puede pudrirse la más dulce flor sin ningún rechazo.

Muchas veces pensé que sería el ideal superior, el ícono de la literatura, porque, en tantas letras me perdí y me exilié en la ampulosa necesidad de ser creador.

Fui un infante en un mundo de adultos, con imaginación sorteaba los problemas, con creatividad creía que cambiaría el mundo, madurar consiste en entender que has perdido la habilidad para entender esa magia.

A veces sueño esas gloriosas cumbres de mis ideas, tratando de aferrarme a los sueños, a las ideaciones cómicas de mis tragedias, y creando a partir de ellas, protagonistas femeninos que al final se alejan también de mí, como en mi vida todos lo hacen.

¿Dónde ha quedado aquella vida en la que era capaz de soñar?

De cada sueño destrozado germinó una nueva idea... y cada año siempre ha sido igual. Parece que este nuevo año, tendré que dejar morir ideas viejas, y generar nuevas, porque este año, es el primero de cosechar los éxitos, después de tantos fracasos.

Después de tantos años de soñar anticipadamente, este año decido comenzar a materializar los sueños, esos que pueden tocarse con las manos.

Followers

© Prince W. Cantodea. Una Dolce Malinconia 2006-2014. Con tecnología de Blogger.
 
Blogger Templates