Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2013

[adulatorio I]

Podría compararte con un ordinario alborecer, compararte con los cantares anónimos que hacen menguar la luna, por este agreste galanteo entre mi verso y tu prosa. Compararte, ¿Para qué? Si ante ese suave plumón que te elogia no existe parangón, si mi ingenio es insuficiente para describir la pugna entre dos labios que mutuamente quieren triunfar entre si y acallar esta atribulada razón, que no puede replicar contra mi juicio. Compararte, con esa flora que el alba enriquece, no podría contrastar belleza ni denostar el único alborozo que es dulce y divino, como esa gracia que tienen tus labios de ser aduladores y hostiles. Podría compararte con el más cálido y templado amanecer, pero ninguna comparación lírica superará la belleza que te rinde inclinación, esa devoción de los mares por ser más intrépidos, la fragante belleza de las flores por envidiar tu belleza, esa majestuosa cumbre donde primero se posa la brisa, pero ni todos los matices poéticos captarían la hermosura que he vi…

[memorias de un artista I]

No se porque debo decir "gracias" o "por favor". No entiendo porque sonríes y otras veces no. Yo también sonrío, estoy triste o desconsolado otras ocasiones, se lo que es llorar, frustrarme, estresarme cuando las cosas no me salen bien, como yo quiero que salgan, no soy tan diferente de ti, sólo que a veces no comprendo tu estado de ánimo, y no se como debo actuar. No me pidas que te consuele cuando estés triste, porque no se como hacerlo. Para ti puede ser sencillo. Quizá no hablo mucho, pero puedo escribir 200 páginas acerca de lo que siento, aunque no podré expresarte nada de eso que escribo, puedo parecer frío, arrogante o pedante, "como un robot", dicen algunos, pero tengo muchos sentimientos que no identifico con claridad. No podré mentirte, cuando digo que te quiero, es porque lo siento, y eso significa para mí, solamente eso, tal vez no te lo diga tanto como lo esperas o quisieras, espero que lo entiendas. Digo lo que pienso y como lo siento, pued…

[the writer]

Imagen
"THE WRITER" Un escritor vagabundo enamorado de una prostituta, amigo de un cantante de rock ópera andrógino que sueña con Broadway, quien a su vez conoce a una meretriz adicta al ron y las mentas pelea la custodia de su hija. Un intrincado laberinto de amores, decepciones, tragedias y tres personajes en una ciudad conflictiva que comparten el fracaso. 
Prince W. Cantodea 2013 

[pyreia o contraincendio]

Imagen
Una nueva idea, sobre un caso real ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial, una tarde mientras leía sobre enfermedades extravagantes, encontré esta noticia:

"En la II Guerra Mundial, el Ejército aliado apresó a un teniente alemán, y los médicos, tras curarle una herida, comprobaron que no podía ver los rostros de la gente. Fue el primer caso diagnosticado. Las personas con esta enfermedad recuerdan el aroma, la voz o cabello de alguien, pero no su rostro, por lo que tienen que fijarse en estos detalles para identificarlos."
A esta enfermedad se le conoce como Prosopagnosia. Desde ese momento supe que ahí se encontraba el tema de mi próxima novela.


[metonimia de la fortuna]

No me basta esta vida una faz altiva, un capullo en el mes de febrero, ni ostentosos recuerdos afortunados, hoy el infortunio me ha dejado, ha roto la desdicha que vivía en mí, como que ha venido a asirse de los residuos... No soy bueno para desearte éxito, para abrigarte, ni para que mi soltura te fortalezca, pero supliré mis faltas de la siguiente manera: Nunca he sido afortunado ni dichoso, pero hoy te daré mi ventura y esta dicha, aunque vuelva a ser aciago y desgraciado; para verte adulada por los que alguna vez fueron mis laureles.