[Mexicali, Baja California II]

Siempre regresas a tu lugar de nacimiento, por alguna razón imprevista. Y nada ha cambiado, toodo sigue igual. ¿Habré cambiado yo?

[habilidad]

Tengo la habilidad ineficiente de escribir mejor que cualquiera, memorizar nombres y calles, toda la programación de televisión, sentido estricto del orden, obsesión por la limpieza, un razonamiento evidente y preciso.

Para todo lo demás soy completamente inútil.
Soy hábil para todo aquello que es inservible.

[alegoría]

Admiro a todas esas personas que no entiendo, que son maravillosas en hacer creer, en decepcionar, tienen mucho valor para el cinismo, para mentir y mentir y ser admiradas por mentir, quizá, una fuente de creatividad motivada y fundada que no entiendo.
Admiro a mucha gente por decepcionar fácilmente, aunque yo también he decepcionado, pero por las expectativas de lo que no soy, quizá soy arrogante por mi sinceridad, pero no tolero la hipocresía, y prefiero no ser como ellos. Admiro a sus hijos, maravillados por la compasión o la incertidumbre, alimentando en ellos el placer malsano de la víctima, de lo que no fueron y ellos, forzosamente, deben ser sin opinión, arbitrariamente.
Esas personas que se van de tu vida, y luego reaparecen, quienes expresan sus sentimientos ampliamente, y luego parecen congelarse, cuando ardían floridamente por los elogios y adulaciones. Yo no quiero el halago perpetuo, ni siquiera lo busco, y no quiero ser la opción de nadie, prefiero la soledad, porque me sigue maravillando la naturaleza humana, tan inhumana.
A veces no se que hacer, ni que escribir. Ojalá fuera más sencillo con todas las cosas que detesto rodeándome... pero siempre hay algo más brillante que me impide hacerlo, y entonces creo que hay una esperanza, aunque todo esté muerto. Se llama alegoría.

Followers

© Prince W. Cantodea. Una Dolce Malinconia 2006-2014. Con tecnología de Blogger.
 
Blogger Templates