[no soporto leer por moda]

Siempre estoy escuchando comentarios, de alguna película basada en algún libro de éxito, y aunque he tenido la curiosidad para leerlo, no he podido.

No lo he leído porque me he desmotivado escuchando críticas positivas de la gente que detesto o considero completamente inútil, y eso demerita todo el buen contenido de un libro que podría gustarme, sólo porque a ellos no les gusta. Y si puedo ser muy selectivo en todo lo que hago, hay algunas personas que dicen que soy tan selectivo, que a veces selecciono cosas que nadie elige, y entonces eso me hace selectivo, cuando en realidad elijo las cosas que me agradan, y me agradan porque causan repulsión en los demás. A veces también lo hago sólo por que se callen, y funciona.

Mis peores temores iniciaron cuando me obligaban a darle lectura a un texto incomprensible y tedioso, sólo para incrementar mi cultura por medio de una enseñanza metódica y positiva, y resulto hasta cierto punto exitoso, que cada que mencionaban lectura me hice metódico (me metía todo tipo de drogas), el amor al arte no vino de la escuela, porque lejos de encontrarlo agradable, lo encontré repulsivo.

El amor al arte vino después, por placer, encontrando alguna lectura que no identifico en ningún libro de texto gratuito, porque la literatura buena y placentera, resulta cara muy cara. Leer puede ser un gran placer, pero existe diferencia entre leer por querer leer y hacerlo por moda, detesto las modas, y como la lectura se está volviendo una moda no quiero renunciar a hacerlo, como escritor, debería incentivar la buena lectura, pero conozco casos extremos en etapa terminal de aquellos que leen a Coelho, o en el peor de los casos a Xavier Velasco, son síntomas de sífilis literaria y ya no tiene cura, sólo resta alejarte de ellos, porque muchas veces, en casos especiales es contagioso, y no existe ninguna cura. Creo que después de todo una lectura obligada no es tan malo, como ver que hay gente que puede leer a Paulo Coelho, pero luego me doy cuenta, que esas mismas personas que presumen leer y ostentarse como lectores empedernidos, son quienes leen por soledad o una creencia de sentirse inteligentes, que ha sido socialmente aceptada, pero socialmente nadie va a leer aún cuando sea aprobado.

A veces me gustaría cambiar el mundo en el que vivo, y no cambiarlo para que piense como yo, si no cambiarlo de modo que la gente tenga que pensar. Quizá alguien se atreva. PENSAR ES PARA LOS VALIENTES. Quizá cuando pensar esté de moda.

[another night bullshit in suck city]

Si yo te digo que no conocí a mi padre hasta cumplidos los 27 años, posiblemente no me creas. Esta es la historia de Nick Flynn, quizá tampoco sepas quien es, es un escritor, narra su vida en su libro de memorias "Another Night Bullshit in Suck city" que dio como resultado una película que fue titulada como "Being Flynn" la película, como todo film basado en un libro que es basado en hechos reales, tiende a fantasear y a crear un mundo más visual en cuanto a su estética, que en cuanto a su contenido, después de ver la película por curiosidad, investigué en los portales de internet acerca de la película y supe que estaba basada en un libro, entonces por la temática, el libro llamó mi atención.

Lo encontré, debo admitir, en formato ePub lo devoré en unos días, el libro se narra de manera diferente, como narrador omniscente, a pesar que sólo cuenta con una narrativa, el propio Nick Flynn. En la película, el padre de Nick es un escritor famoso, con una sola novela de éxito mundial, o eso es lo que se dice. En el libro, Nick Flynn apela por la lástima y un poco de rencor, no se hasta que punto hubo una ruptura emocional y paterno filial, y en que momento del reencuentro no hay lazo alguno que pueda sobreponerse a tantos años de ausencia. ¿porqué comento esto, si no es un blog de cine? Por la sencilla razón que son películas que han marcado mi vida, otra de ellas es "Barney's Version" también biográfico de Mordecai Richlei.

Conozco una historia similar que sucedió en México a principios de los noventas, para ser exacto a finales de los años ochentas, un padre que de repente desapareció y no se supo de él muchos años después, con gran cinismo y sin tomar en cuenta nada, aparecieron hijos, familia oculta, parientes que en su vida había visto, pero ahí estaban, ocultos después de tantos años, sin aliento y sin razones para justificarlo.

Cuando reapareció, el hijo ya tenía una carrera universitaria, vivió por años luchando contra su recuerdo y la inconstancia de su carácter, inseguridades compensaron ausencias, y no puedo negar que si hubo afectaciones emocionales y personales. El padre nunca mencionó sus errores, tampoco mencionó, y en esta parte refiero ese párrafo en el que Nick Flynn narra la vida de su padre vagando por las calles de New York durmiendo en casetas telefónicas o en todo caso, en cajeros automáticos, ya lo conocían así, en el caso que narro, era similar, sólo que dormía en las banquetas afuera de un mercado, la ventaja fue el carisma de su padre, cosa que su hijo no tenía, su hijo tenía pocas virtudes pues no tuvo quien le dijera palabras de apoyo o la forma en que se manifestaría su padre en el cuerpo de su hijo posteriormente, a lo que no estaba preparado, era afrontar esos vicios que acabaron con su padre, pero sin instrucción ni advertencia, iban acabando con su propio hijo, su padre un viejo lobo de mar, aprendió las técnicas de los amoríos y el coqueteo primitivo, su hijo ignorante a todo eso, vivía solitario y en la ambigüedad de lo que aspiraba a ser y de lo que era. Ninguna de las dos por completo.

Todo continua hasta la fecha, hace poco se dio un reencuentro, siempre he narrado esa anécdota como si fuera yo mismo en una lenta escena desde el extremo de la pantalla caminara hasta la otra con todas las emociones internas queriendo exteriorizarse, pero mi semblante estaba frío, completamente inexpresivo, quería saltar a sus brazos y hacerle muchas preguntas, preguntarle si me extrañó, si me hizo algún bien verlo, si lo necesitaba conmigo más de lo que lo necesitaron antes, que a pesar que es un muy mal padre es el único padre que tengo y que podemos comenzar de nuevo, todo eso pensaba mientras avanzaba, ya estaba cerca, recordaba su aroma intacto, de esas veces que salía de ducharse y se rasuraba dentro de la ducha, y su aroma a jabón y loción se quedaba en mi mejilla después de besarme e irse al trabajo, recuerdo que no lo miraba entrar por la noche, sólo recuerdo que al despertar lo miraba dormido en el sillón de la sala exhausto y fatigado del trabajo, pero en realidad volvía borracho. Quizá me hubieran inventado algo para que no lo viera embriagado cada noche. Hasta que lo internaron por congestión y todo cambió. Quise darle un abrazo, pero, sólo dije "hola" y el dijo "hola" y luego me fui... esa fue la versión más acertada, como si la hubiera presenciado, es más, como si yo la hubiera vivido, quizá él era yo, pero sólo soy un escritor que a veces escribe, la mayor parte del tiempo vivo, una vida no muy buena pero es la única que tengo.
Es así como yo también tengo historias maravillosas.

Followers

© Prince W. Cantodea. Una Dolce Malinconia 2006-2014. Con tecnología de Blogger.
 
Blogger Templates