Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2014

[el recuento de los daños: 2014]

1. Tengo el negocio soñado, pero aún me falta consolidarme, creo que es algo que sinceramente no había soñado, no estaba en mis planes a largo plazo, pero llegó de repente y aquí está materializado, aún falta mucho, mucho, mucho, pero el principio de algo bueno parece.

2. Pues, tuve esos amores repentinos, impredecibles, tórridos romances de verano, ningún compromiso formal, pura cuestión física, de las emociones o sentimientos ya no hablemos, porque esa parte de mí hace tiempo que está muy cansada y casi muerta, y por el momento no me interesa reanimar, este logro de ser indiferente hasta conmigo mismo me ha podido acercarme a la humanidad más triste y a la más alegre a la misma vez, es la ironía que pude experimentar este año.

3. Mi producción literario se vio claramente incrementada en este año, muchas ideas, muchas letras, combinación de ficción y realidad.

4. Este año fue un año de mucha pobreza, faltó emoción a mi vida, verdadera sabiduría, rumbo definido, alejarme del confort,…

[la desconocida]

Me gustas por desconocida, porque ignoro tus defectos que habré de odiar en ti, eres el misterio, un cúmulo de virtudes y cualidades admirables. No sé quien eres, ignoro tus pretensiones y tus ilusiones, pero eres bella en la fisonomía. Y tu belleza mientras viva ardorosamente en mi vista, serás la musa que me inspire y a quien debo idolatrar aunque seas tan extraña y ajena a todos mis motivos, pero perduras, porque todo lo que veo en ti, ya ha sido escrito antes.
Te quiero así, anónima, predilecta y delectante. Ante todas mis letras posteriores.

[Nihilismo: Nocturnal]

Mi romance es con el insomnio. Con ese satín amoroso que se vierte sobre mi vientre, un erotismo vulgar y afeminado tatuado en mis pestañas y en cada uno de mis párpados. Así es esto del amor inanimado, se ama al mayor de los tormentos y se detesta a aquello que produce placer cobarde. Y es que nada de lo que me gusta es femenino o elegante, nada de lo que me apasiona vibra, todo lo que quiero y que deseo son objetos, y yo he sido uno de ellos. Mi vida sólo es desear, y nada tengo. Y nada quiero. Ni siquiera fe.

[la luna más pequeña]

A veces te pediré que me dejes sólo.
Te amaré un día, y al día siguiente voy a odiarte.
Nunca voy a tenerte paciencia.
Todo lo que hagas de buena fe, por caridad o pasión, te diré que es un desastre, aunque no sea así.
Te voy a envolver en mis mentiras, que creerás que hay un dejo de compasión en mí.
Voy a inspirarte emociones inexplicables.
Y al mismo tiempo voy a crearte sentimientos confusos.
Soy bueno en pudrir lo que estaba sano. 
Incitaré a ser animales en celo. 
Después, te dejaré arruinada, destrozada, en completo vacío, te heredaré mis vicios, y no me importarás. 
Lo voy a hacer una y otra vez. Una y otra vez. 
Simplemente, yo no soy bueno para alguien. 

[la ferocidad y mi odio por George Bernard Shaw]

¿Qué haces cuando terminas un cuento de gran extensión, con protagonistas perturbadores y un trasfondo emotivo, le das un título complejo en tan sólo una palabra, y descubres después de haberlo escrito, que el mismo tema y el mismo título ya lo ha usado George Bernard Shaw en una obra de teatro de 1912 con adaptación para cine en 1938?

Es justificado mi odio y coraje por George Bernard Shaw.

[un escritor cobarde]

Pude haberle dicho mil veces, que sólo era una juego. Pude evitarle los complejos. Pero no hice nada por mostrarle ninguna verdad. Debí declarar que no tenía conmoción alguna por mostrarse pletórica ante mí, porque mi desdén, era suficiente para desterrarla de mis ideales. 

Sentí miedo cuando la vi llena de alegría, rebosante como si fuera su único interés, y es que, siempre me ha aterrado el compromiso, siempre he hecho mal los cálculos. Los únicos cálculos positivos en mi vida, han sido los cálculos renales. A pesar del tiempo, me sigue invadiendo el mismo temor que me impidió hacer algo por su seguridad. Ese mismo temor que ahora me impide hacerlo por alguien más. 

Tengo la posibilidad de evitar el mismo error, pero también tengo el mismo miedo, soy la fragilidad en un cuerpo machista. De poder consiliar lo que su corazón intenta expresar y lo que su cerebro no puede razonar, y es que así soy yo, no me importan las otras personas, cuando descubro que yo soy parte de su vida. 

Pude hab…

[de esto y aquello que detesto]

Simplemente hay cosas que detesto sin explicación.

[maniquí vivant II]

Te conocí con mis aspiraciones de poeta maldito, cuando era un joven mancebo, violado por mi propia bisoñería, y tú, tus anhelos de escritora modernista, con muchas viejas ideas pésimas, pero mi afecto por ti, había obnubilado mi razonamiento, te idolatraba con supremacía ciega, cada acción tuya era inapelable para mí.

Contigo nunca conocí la dulzura o la terneza, no sabía que extraña y enferma afición padecía sin estimar curarme. Porque eras lo peor que yo había ganado, pero te admiraba te veneraba y te adoraba, no necesitaba adornos, contigo todo era preciso y auténtico, aunque me estuviera hundiendo emocionalmente por sobrellevar tus cuitas y las mías.

Fuimos actores de besos y zalamerías. Usando nuestra anatomía para crear armonía. Intentamos caminar sobre piras, pero nos quemamos como se quema un leño. Yo nunca encontré en mi andar tu favor o aliento, sólo era soledad que se atestaba de sexo. Todo fue un artificio de un romance que quedó inconcluso por tu mala querencia. Todo er…

[mi vida que herida]

Estoy roto y descompuesto. Existo como vive un juguete fracturado por el menoscabo de los años, soy el divertimento ecuánime y razonado de una desgracia conmovedora, esta tragedia continua y habitual de un perdedor, porque no soy imponderable, ejerzo con mis peores defectos estropeando las virtudes más antiguas que pudieron florecer. Mi vida: es un eufemismo insoportable.
Estoy quebrado y soy un bastardo. Esta es la bonita comedia que nadie quiso escribir. En otros tiempos me expuse cuitado, inerme y desvalido ante la brusquedad de la vida, pura violencia; fue hermosa ferocidad y de su destrucción fui también sonajero. Aquí desembocan todos los vicios, tristemente convivo sólo con ellos, cuando tengo apetito de saborear mi desamparo, desterrado de todas las compañías y el coraje me traiciona con su cobardía. Entonces, sólo cuando todo desprecio, cuando todo me da asco, cuando estoy completamente desamparado, entonces, le pregunto a la vida ¿Porqué me ha desolado o fui yo mismo que lo…

[animales de cortejo]

En sus ojos claros se conjugaban las dos cosas mas deleitables del mundo, la estética y el café.


No era la vulgar apología al deseo lo que en ellos encontraba, ni una fascinación casi inalterable para acallar a los sentidos. Eran idiotas, porque se confrontaban deseos cotradictorios, queriendo anular unos con otros, pero era una naturaleza primitiva, basada en impulsos y engaños. Ella era simpática y juvenil, con sagre creativa y viva, sus sueños eran libertades al vuelo, anhelaba la vanagloria a sus pies de la colonia condesa, pugnaba cada día entre los casuales roces imprudentes de los hombres y las miradas lascivas recorriendo con violencia briosa sus piernas cansadas de los tacones, obligada a calzarlos por la imagen positiva e impositiva que le exigen. Llega a la estación del metro, donde la persiguen las miradas con cierta fascinación, empalagando su oído de deliciosos adornos, que ella ignora duramente, porque es algo que no tolera. Y considera muy tarde cambiar su opinión for…

[yo; el hombre de hojalata]

En la novela original de L. Frank Braum, convierte a un leñador Munchkin enamorado de una doncella, en un triste y oxidado hombre de hojalata debido a un hechizo en su hacha que le amputó las piernas y sustituyó por prótesis de metal, lo condenó a vagar sin corazón, sin emoción y sin sentimientos. Y a veces así de vacío me siento, sin corazón, sin emoción y sin sentimientos, a veces oxidado y otras veces amputado.
Gracias por este pequeñísimo gran obsequio.

[autorretrato II]

Me gusta comer cacahuates japoneses, prender las luces que no estoy utilizando, abrir la ventana aunque tenga frío, leo los mismos libros que ya había leído y aprendo frases de memoria que suelo utilizar para explicar algo, la gente me mira de forma incoherente, creen que soy firmemente un loco desquiciado que quiere hacerles daño, porque hablo de forma ilógica y sin pasión, por lo que realmente me apasiona.

Otras noches, noches que me ataca el insomnio, no duermo por estar jugando videojuegos o en línea, mi cuarto, mi depa, mis cosas personales, están llenas de un toque infantil casi aborrecible porque eso atrae pensamientos pedófilos, con los que me juzgan ciegamente, pero, eso no me tiene muy preocupado, otras cosas me preocupan más, la humanidad ha llegado a preocuparme menos, y cada día me despreocupo mucho de ellos que se dicen pensantes.

Actualmente observo, como las pequeñas mentes de la juventud están tocadas por líderes que han vulnerado su precaria condición intelectual, …

[la descomposición]

Yo no tengo el encanto para lograr lo que otros si
Y yo no tengo la labia para hipnotizarlas así.
Yo sólo tengo algunas rimas si hubo talento.
Y sólo así, sólo así, sólo así, sólo así
Sólo así encuentro agallas.

Esta parte de la canción titulada "Sequedad musical" me identifica.
Yo creí que tenía el talento para poner al mundo a mi disposición, ahora sé, que no lo tengo, pensaba que al crecer tendría carisma, pero no tengo ninguna otra gracia, a veces no puedo lidiar con mi falta de creatividad, no tengo ninguna ganancia por escribir, es como complementar mi existencia con algo que sólo yo puedo dominar, no tengo talento musical, talento matemático, y sobre todo carezco de talento deportivo, mi mundo, que antes era amplio y de grandes posibilidades, quedó reducido al mínimo, que sólo eran libros y letras, y en ellas me debía habituar, porque sin entenderlo, estaba predestinado para eso, no soy alguien que crea en designios divinos, presagios o profecías, pero en este caso no…

[las mariposas que sentía en el estómago]

Siempre fuiste frágil, como capullo en prematuro brote cada verano, pero fuiste rencoroso con la vida, incauto, hábil para hacer del desprecio una forma de mimetismo, no querías a ninguno, y ninguno te quería, y esa neutralidad te hacía permanecer en un automático exilio, que se volvió voluntario, y posteriormente, se fue acrecentando como si ya no te importara que fueras o no aceptado.

Y es que, déjame advertirte, que las anécdotas que has narrado, han sido pura mierda, ¿quién puede creerse la historia de tu padre muerto en un accidente por conducir ebrio? sabes muy bien, y te consta, que dejó de beber cuando tenías 4 años, y estuvo internado en un hospital en el que se pagó más, que en toda tu vida universitaria, me parece que no tienes escrúpulos al decirlo, acepto, que tu vida no es inteligente, ni admirable, estás bajo el cobijo de la expectativa, y eso constantemente te hace medrar, retroceder un poco por miedo al fracaso de tu realidad contra la expectativa planteada. Es difíc…

[el investigador]

Basado en el test de personalidad RHETI sobre el enagrama RISO-HUDSON este dice que soy eneagrama de personalidad 5. ¿En qué consiste?

Tipo Cinco
El Investigador

Es el tipo perceptivo y cerebral. El tipo Cinco es alerta, intuitivo y curioso. Son capaces de conectarse y enfocarse en el desarrollo de ideas y habilidades complejas. Independientes, innovadores e inventivos, pueden también preocuparse por sus pensamientos y su imaginación. Se vuelven desapegados, pero muy tensos e intensos. Típicamente tienen problemas de excentricidad, nihilismo y aislamiento. En su mejor estado: son pioneros visionarios a menudo avanzados para su época y capaces de ver el mundo de una forma nueva.




No me sorprende, y no porque no tenga seguridad de lo que soy o no soy, me sorprende más el hecho que el tipo dos, que refiere "El ayudador" no haya obtenido ninguna respuesta, ningún punto, y no es porque no me sienta ayudador o como apoyo, pero al menos hubiera acertado en un punto, estoy entre el e…

[la ironía socrática del amor platónico]

Yo era el chico que se sentaba a un lado de ti, el que siempre miraba tu cabello alborotado jugando con el viento, el que observaba tus manos tibias una sobre otra, el que sabía cuando te desesperabas y mirabas por la ventana, sabía cuando pensabas en otra cosa y no atendías la clase, era el que quería llevarte al baile o al cine, el que te decía las respuestas correctas, porque sabía que todas las que contestabas voluntariamente estaban incorrectas.

Fui ese chico, que te miró llorar en los pasillos de la cafetería, anegada en el llanto infinito de la traición, decepcionada de las mentiras que te ilusionaron como verdades. Y aunque no lo creas, fui ese chico que preguntó tu nombre a una de tus amigas, para saber que escribir en cada hoja de mi cuaderno, cuando no tenía clases.

Si, era el chico que nunca te invitó a salir, pero sabía cada detalle de ti, y no era por ese morbo enfermizo y obsesivo, era más bien un complejo elogio, conocer de ti, lo que ni tú recordabas. Siempre fui el…

[inventando palabras]

Aquí entre toda mi locuacidad, a través de esta composición,
desperdigando mi lírica ingeniosa en oídos de falsa adulación,
en diversas miradas que muchas veces cautivaron mi vista,
por una armoniosa voz, que fue brutal homicida.
Aquí, inventando palabras para ti.
En este sueño desperdiciando insomnios.
En este insomnio desperdiciando sueños.
De este lado donde la miel emerge.
Y las tinieblas son eternas, pero sin temor de la penumbra.
A estas alturas de tus párpados y de tu iris,
Aunque cierres los ojos, aunque apagues las luces,
Te miro, persistes en mí.
Eres existencia, todas las palabras que caben en mi boca.

[münchhaunsen]

La chica padece un síndrome Munchausen.
La Policía del estado de Nueva York ha acusado a una madre de envenenar deliberada y con consecuencias letales su hijo de 5 años con el fin de ganarse la simpatía, compasión y atención de los internautas en su blog, Facebook y Twitter.

Por diversas dolencias que iban desde infecciones de oído a fiebres altas por misteriosos altos niveles de sodio en la sangre, el pequeño Garnett Spears estuvo entrando y saliendo de los hospitales desde que nació. Aunque los médicos no entendían las causas de todos esos males, la Policía asegura haber descubierto la causa de los problemas de Garnett: su madre.

La investigación judicial comenzó en realidad antes de la muerte del menor, acaecida dos días después de que sufriera un paro cardíaco el pasado mes enero. Sin embargo, solo esta sermana los agentes del orden han detenido a Lacey Spears, la madre del niño fallecido, acusándola de envenenar deliberadamente a su hijo con sal, asesinato depravado y homicidio …

[retrato explícito]

[depresión tropical]

Te comparaba con un cálido atardecer, un jardín soleado y atemperado. Eras la definición de la preciosa natura poblando el prado estéril y austero, a cambio de flores.

Te comparaba con el brillo aquerenciado, entre el calor y la tibieza, sin apegarse a uno ni a lo otro. Fuiste la estética que admiraba. Que cantaba, recitaba y repetía todas las odas improvisadas a tu belleza recién formada.

Era tu belleza odiada y repudiada, como odiabas tu soledad y repudiabas la mía, que te inducía al afecto repentino motivado sólo por el miedo. Miedo que suele eternizarse junto a un sentimiento romántico que desaparece y se nulifica.

Fuiste mi clima templado. Mi trópico encantador. Fuiste una lluvia clara a mitad del invierno fuliginoso. La calma frente a la tempestad. Ese sentimiento aventurero de intentar triunfar ante la adversidad, aunque tú me llevaras a navegar contra corriente.

Eras el cantar romántico, de todo lo que no era, cuando quise creer, fuiste huidiza de mis encantos, y arropaste mi…

[locura de medianoche]

He decidido dejar de decir "te quiero" falsamente, hasta en aquellos momentos que realmente los siento, prefiero el egoísmo de mi naturaleza.

Prefiero una muerte prematura por mis vicios. Y no una muerte dolorosa por mis absurdos sentimientos, Nietszche creía en la idea que un hombre puede vivir sin emociones, y eso lo haría más fuerte, no estaba tan equivocado, creo que soy un hombre que no concibe la vida mediante la emoción, que no me mueva la razón, si no que haya un sentimiento de apego emocional, estúpidos hombres que se enamoran, que quieren, que adoran o idolatran a otros, simplemente, estoy convencido que yo no puedo hacerlo.

Quizá tampoco quiero hacerlo. ¿Quién en estos días cree en estúpidos romances?

En esos romances de novela, dónde después de tanto sufrimiento y búsqueda interna, el chico infeliz, se queda con la chica bonita y feliz. Pero las historias de ficción no nos dicen que nunca será eterno, sólo será temporal, vacío y sin egoísmo.

Yo sólo puedo amar m…

[fragmentos de abril]

No, no debes sonreírme, porque me doblego ante tu suprema potestad de violencia estética. Tengo la debilidad dispuesta a tu mirada, al frente de mis ojos en el delirio de mis sueños inconexos. Por que esta debilidad es tu provocación indirecta, tu violencia adictiva, envolvente y sublime, mátame cariño mío, mátame hasta que me canse de vivir herido por tus ojos y tu sonrisa maldiciente.

¿Porqué habrías de sonreírme si sabías que acabaría afligido?

Aunque tu sonrisa me agrada y me absuelve, también me quiebra en milimétricas piezas, y ese quebranto también me fascina, porque me vuelvo muchas cosas a la vez, todas esas cosas pequeñas que pueden ser insignificantes, y que reanimas y restauras con tu sonrisa venenosa, eres el mal que tanto me daña y el bien que tanto me alivia.

Por favor, no me sonrías, tú sonrisa es tan triste para mí.
Que no tengo reparo en sentir la ironía que lo más admirable y hermoso que tienes, es a la vez lo que me hace más infeliz porque no lo tengo.

[la musa de mis falsas expiaciones]

Yo te recordaba como lo que quisiste ser, altiva y exuberante, nula creatividad e inteligencia, pero apasionada sobre todas las cosas. Amante de los desastres, de los romances sin ninguna conexión, buscabas la esperanza en los deseos ya marchitos, querías incendiar corazones jamás vividos, porque el romance para ti era encantador y mágico, pero nunca pudiste hacerme ver el encanto de lo que surgía en ti, en tus ojos temerarios y románticos.

Siempre dijimos que fue una casualidad, pero la verdad es que estaba hastiado, fuiste algo tan breve, que vivirlo demasiado me pareció repulsivo y agotador, fue la anécdota perfecta, para desconfiar en todas las mujeres de ojos grandes, en ellos había muchos sueños, sentí un malsano placer de destrozarlos, de arruinarte instintivamente.

El impulso no podía ser contenido, y desaté la furia primitiva, como una ola violenta enredada en el mar, sulfurando con la sal cada herida anterior a las que yo estaba provocando, nunca justifiqué el daño, al cont…

[la mujer de los ojos cándidos]

Ya hace dos semanas que llegaste, te vi la primera vez en el andén de Buenavista, confundida por la multitud, pensé que tu soberbia era un encanto mágico y natural.

Sabías que has captado en mí tu atención, fue digno del reproche más elaborado, de saberte presente, pero ausente, sólo te pude ver esa vez, atenta y tan discreta, con gran timidez abordaste el tren, rumbo a Ciudad Azteca, yo me dirigía al lado contrario, eras esa mujer que recorre las casualidades en mi vida, y que hace distintos los momentos que parecen iguales, no se ni quien eras, ni siquiera sabía tu nombre, nunca podré saberlo, en esta ciudad las casualidades se transforman y se extienden como seres pululando alrededor de los sueños.

Pudiste ser esa imponderable elegía, en tan sólo unas semanas me creaste adicto al único recuerdo que reside en mí, ese tono adherido de alegría insensata, quisiera averiguar tu felicidad, pero me bastaba con esta anécdota de no saber de ti, porque mientras más me acerco a la vida de a…

[retrato íntimo]

-Estoy notando tu hostilidad, hacia mí, hacia todo el mundo.

Si cada uno de los psiquiatras que me han intentado explicar mi locura y las alucinaciones, no me hubieran dicho eso, creería en realidad que estoy loco. Pero mi locura no se padece, es una locura creativa, como en las noches de ebriedad que bebo descontroladamente.

Despierto a mitad de la noche, fatigado, angustiado con una mirada discreta al surrealismo, y es que ya no es la utopía, es un sueño muy codiciado entre Buñuel y Bretón. Entre el profundo miramiento, si, soy de esos locos que no tienen nada que perder.

Sólo pierdo tiempo y vida, pero, ¿Qué sería de mí sin estas ausencias?

Escribir para lectores que nunca me leerán, para quienes no les interesa leerme, hasta que ya no pueda escribir promesas, no vivo de promisiones, vivo de valentía y peligro, de arriesgarme a escribir lo que nadie ha escrito. Lo que nadie quiere publicar pero todos quisieran decir. Eso soy yo.

Quiero perderme, cuesta abajo por la calles melan…

[el complejo de no ser edipo, vol. 2]

Tuvo que llegar un momento para dejar de atender a las pretensiones provistas por mi madre, esas que a los quince años me reprocharon por querer ser artista, pero nunca he sido artista, no hago de la cotidianidad bellezas sublimes, escribo realidades simplemente, realidades con el mismo pesimismo con el que he crecido. Y es que tuve una infancia pésima, por eso mi edad adulta ha llegado a ser también pésima.

[el complejo de no ser edipo, vol. 1]

Tuvieron que pasar muchos años, para que pudiera perdonar a mi padre, y no fue porque hubiera un rencor, si no que más bien había mucha indiferencia, y esa indiferencia es la que realmente daña. No se pudo hacer gran cosa, brindarle compasión por los años que me llenó de indiferencia y de un extraño cariño siempre distante y frío, y en algunas ocasiones cálido y atento, eso si, siempre que su aliento estaba más fermentado que los viñedos de la Rioja. El perdón no llegó por divinidad, esa divinidad que ignoramos, y que es el único rasgo que debe unirnos, mi perdón vino porque hace mucho que dejé de odiar, de rechazar, de detestar lo que me rodea, aún me quejo de todo, aún hago críticas de todo, pero ya no puedo odiar, en eso he cambiado, he madurado tanto, que dejé de odiar para matar lentamente con mi indiferencia, esa indiferencia es lo que hace más gloriosa mi vida.

[l'âge d'or]

[INTRODUCCIÓN] Quería mirarte a los ojos, tus ojos ponderados y altivos, para acercarme al exilio completo.
[PRIMER ACTO] Ahí estabas, fascinada por los colores y las luces ambiguas que causaban un tropel de emociones internas, estallando en júbilo por periodos, eran orgásmicos los placeres, el más ligero era comparado con el despertar entre un montón de focos ardiendo a tu alrededor, querías cubrirte de nubes, salvajes y primitivas, con un poco de urbanidad. Todo te falló, no estaba en nuestros planes fallar. Creíste en la idea de la eternidad, pero no fuimos hechos de materia, éramos biodegradables llenos de recuerdos atormentados, eras de todas mis tragedias mi víctima y protagonista favorita, hasta te llegué a idolatrar, pero no fue veneración, era una necesidad, complementar todos mis vacíos con tus vacíos, y de nada sirvió porque nos fuimos matando, intensamente, insistentemente, como dos locos que mutuamente quieren triunfar. Eras reina y celestina, fuiste amante y amiga, a quie…

[la navaja de ockham]

Me hice a la idea de la espera, esperaba por largas jornadas que ella volviera y nunca lo hizo, no supe porque dejó de venir.
Estuve esperando su presencia, días, meses, hasta que llegó otro año y había envejecido, más en la espera que en mis días cotidianos.

Si fue un suicidio pensar en ella. Pero estaba muerto, no por su ausencia, es porque su presencia me hizo tanto daño.Recordaba lo árboles adornados por flores y frutas, fue el aroma estival de Coyoacán, el último recuerdo de su traición. Dile a Judas ¿Quién te ha enseñado a besar?
¿Qué te hizo mentir tanto?

No pretendía mendigar amor, ni conmiseración, pues tenía demasiado amor propio, nunca creí en el amor ajeno, o que en el valor personal se acrecentaba por la visión de alguna otra persona, normalmente el que es miserable sigue siendo miserable, amado pero miserable. Aprendí a no esperar nada de nadie. Es lo que me hace diferente y extraño, que no amo a las personas, amo las cosas, la materia de las cosas de la que están hech…

Followers