Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2014

[la navaja de ockham]

Me hice a la idea de la espera, esperaba por largas jornadas que ella volviera y nunca lo hizo, no supe porque dejó de venir.
Estuve esperando su presencia, días, meses, hasta que llegó otro año y había envejecido, más en la espera que en mis días cotidianos.

Si fue un suicidio pensar en ella. Pero estaba muerto, no por su ausencia, es porque su presencia me hizo tanto daño.Recordaba lo árboles adornados por flores y frutas, fue el aroma estival de Coyoacán, el último recuerdo de su traición. Dile a Judas ¿Quién te ha enseñado a besar?
¿Qué te hizo mentir tanto?

No pretendía mendigar amor, ni conmiseración, pues tenía demasiado amor propio, nunca creí en el amor ajeno, o que en el valor personal se acrecentaba por la visión de alguna otra persona, normalmente el que es miserable sigue siendo miserable, amado pero miserable. Aprendí a no esperar nada de nadie. Es lo que me hace diferente y extraño, que no amo a las personas, amo las cosas, la materia de las cosas de la que están hech…

Followers