[el complejo de no ser edipo, vol. 2]

by - lunes, marzo 03, 2014

Tuvo que llegar un momento para dejar de atender a las pretensiones provistas por mi madre, esas que a los quince años me reprocharon por querer ser artista, pero nunca he sido artista, no hago de la cotidianidad bellezas sublimes, escribo realidades simplemente, realidades con el mismo pesimismo con el que he crecido. Y es que tuve una infancia pésima, por eso mi edad adulta ha llegado a ser también pésima.

You May Also Like

1 comentarios