Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2014

[mi vida que herida]

Estoy roto y descompuesto. Existo como vive un juguete fracturado por el menoscabo de los años, soy el divertimento ecuánime y razonado de una desgracia conmovedora, esta tragedia continua y habitual de un perdedor, porque no soy imponderable, ejerzo con mis peores defectos estropeando las virtudes más antiguas que pudieron florecer. Mi vida: es un eufemismo insoportable.
Estoy quebrado y soy un bastardo. Esta es la bonita comedia que nadie quiso escribir. En otros tiempos me expuse cuitado, inerme y desvalido ante la brusquedad de la vida, pura violencia; fue hermosa ferocidad y de su destrucción fui también sonajero. Aquí desembocan todos los vicios, tristemente convivo sólo con ellos, cuando tengo apetito de saborear mi desamparo, desterrado de todas las compañías y el coraje me traiciona con su cobardía. Entonces, sólo cuando todo desprecio, cuando todo me da asco, cuando estoy completamente desamparado, entonces, le pregunto a la vida ¿Porqué me ha desolado o fui yo mismo que lo…

[animales de cortejo]

En sus ojos claros se conjugaban las dos cosas mas deleitables del mundo, la estética y el café.


No era la vulgar apología al deseo lo que en ellos encontraba, ni una fascinación casi inalterable para acallar a los sentidos. Eran idiotas, porque se confrontaban deseos cotradictorios, queriendo anular unos con otros, pero era una naturaleza primitiva, basada en impulsos y engaños. Ella era simpática y juvenil, con sagre creativa y viva, sus sueños eran libertades al vuelo, anhelaba la vanagloria a sus pies de la colonia condesa, pugnaba cada día entre los casuales roces imprudentes de los hombres y las miradas lascivas recorriendo con violencia briosa sus piernas cansadas de los tacones, obligada a calzarlos por la imagen positiva e impositiva que le exigen. Llega a la estación del metro, donde la persiguen las miradas con cierta fascinación, empalagando su oído de deliciosos adornos, que ella ignora duramente, porque es algo que no tolera. Y considera muy tarde cambiar su opinión for…