[el recuento de los daños: 2014]

1. Tengo el negocio soñado, pero aún me falta consolidarme, creo que es algo que sinceramente no había soñado, no estaba en mis planes a largo plazo, pero llegó de repente y aquí está materializado, aún falta mucho, mucho, mucho, pero el principio de algo bueno parece.

2. Pues, tuve esos amores repentinos, impredecibles, tórridos romances de verano, ningún compromiso formal, pura cuestión física, de las emociones o sentimientos ya no hablemos, porque esa parte de mí hace tiempo que está muy cansada y casi muerta, y por el momento no me interesa reanimar, este logro de ser indiferente hasta conmigo mismo me ha podido acercarme a la humanidad más triste y a la más alegre a la misma vez, es la ironía que pude experimentar este año.

3. Mi producción literario se vio claramente incrementada en este año, muchas ideas, muchas letras, combinación de ficción y realidad.

4. Este año fue un año de mucha pobreza, faltó emoción a mi vida, verdadera sabiduría, rumbo definido, alejarme del confort, vivir en el peligro y el pecado, tengo la ligereza de acciones pobres, con pobres resultados, aspiro a mucho más, el balance no es muy positivo, pero ayudó a consolidar los otros deseos y sueños que tengo planteados, y como hace más de diez años, el matrimonio y los hijos siguen sin estar en mis planes, quiero fama y éxito, o en todo caso mucho poder, quiero ser un líder de opinión.

5. Mis amigos que no presumen de serlo sólo actúan como tal, siguen conmigo, y aunque no lo crea, son quienes menos creía o esperaba confiar, pero esa vana cualidad "confianza" se han llevado de mí, ellas y él, que son amigos de años y de aventuras, no necesitan más renombre que la calidad que yo les otorgo y que les corresponde.

6. Mi vida está incompleta. Sigue incompleta, pero el camino avanzado parece mejor de lo que esperaba. Y si, ya me siento viejo, me veo viejo, y esta vejez prematura es lo que ha hecho estragos en todos mis sueños nuevos. La vida no se detiene, debo avanzar. Aunque a veces no quiera.

Un año más. Voy a hacer cosas nuevas, voy a comerme el mundo a pedazos.

[la desconocida]

Me gustas por desconocida, porque ignoro tus defectos que habré de odiar en ti, eres el misterio, un cúmulo de virtudes y cualidades admirables. No sé quien eres, ignoro tus pretensiones y tus ilusiones, pero eres bella en la fisonomía. Y tu belleza mientras viva ardorosamente en mi vista, serás la musa que me inspire y a quien debo idolatrar aunque seas tan extraña y ajena a todos mis motivos, pero perduras, porque todo lo que veo en ti, ya ha sido escrito antes.
Te quiero así, anónima, predilecta y delectante. Ante todas mis letras posteriores.

[Nihilismo: Nocturnal]

Mi romance es con el insomnio. Con ese satín amoroso que se vierte sobre mi vientre, un erotismo vulgar y afeminado tatuado en mis pestañas y en cada uno de mis párpados. Así es esto del amor inanimado, se ama al mayor de los tormentos y se detesta a aquello que produce placer cobarde. Y es que nada de lo que me gusta es femenino o elegante, nada de lo que me apasiona vibra, todo lo que quiero y que deseo son objetos, y yo he sido uno de ellos. Mi vida sólo es desear, y nada tengo. Y nada quiero. Ni siquiera fe.

[la luna más pequeña]

A veces te pediré que me dejes sólo.
Te amaré un día, y al día siguiente voy a odiarte.

Nunca voy a tenerte paciencia.
Todo lo que hagas de buena fe, por caridad o pasión, te diré que es un desastre, aunque no sea así.
Te voy a envolver en mis mentiras, que creerás que hay un dejo de compasión en mí.
Voy a inspirarte emociones inexplicables.
Y al mismo tiempo voy a crearte sentimientos confusos.
Soy bueno en pudrir lo que estaba sano. 
Incitaré a ser animales en celo. 
Después, te dejaré arruinada, destrozada, en completo vacío, te heredaré mis vicios, y no me importarás. 
Lo voy a hacer una y otra vez. Una y otra vez. 
Simplemente, yo no soy bueno para alguien. 
 

[la ferocidad y mi odio por George Bernard Shaw]

¿Qué haces cuando terminas un cuento de gran extensión, con protagonistas perturbadores y un trasfondo emotivo, le das un título complejo en tan sólo una palabra, y descubres después de haberlo escrito, que el mismo tema y el mismo título ya lo ha usado George Bernard Shaw en una obra de teatro de 1912 con adaptación para cine en 1938?

Es justificado mi odio y coraje por George Bernard Shaw.

[un escritor cobarde]

Pude haberle dicho mil veces, que sólo era una juego. Pude evitarle los complejos. Pero no hice nada por mostrarle ninguna verdad. Debí declarar que no tenía conmoción alguna por mostrarse pletórica ante mí, porque mi desdén, era suficiente para desterrarla de mis ideales. 

Sentí miedo cuando la vi llena de alegría, rebosante como si fuera su único interés, y es que, siempre me ha aterrado el compromiso, siempre he hecho mal los cálculos. Los únicos cálculos positivos en mi vida, han sido los cálculos renales. A pesar del tiempo, me sigue invadiendo el mismo temor que me impidió hacer algo por su seguridad. Ese mismo temor que ahora me impide hacerlo por alguien más. 

Tengo la posibilidad de evitar el mismo error, pero también tengo el mismo miedo, soy la fragilidad en un cuerpo machista. De poder consiliar lo que su corazón intenta expresar y lo que su cerebro no puede razonar, y es que así soy yo, no me importan las otras personas, cuando descubro que yo soy parte de su vida. 

Pude haberle dicho... que sólo era un juego. 
Pero me detiene el temor y el horror de lo que puedo llegar a ser. 

Nunca te enamores de un hombre como yo, yo nunca lo hago. 

Followers

© Prince W. Cantodea. Una Dolce Malinconia 2006-2014. Con tecnología de Blogger.
 
Blogger Templates