[bloqueo creativo II]

Camino de un lado a otro pensando en una palabra breve, una canción conocida me distrae de mi pensamiento diligente, aunque en sus versos encuentro la belleza instantánea.

En otro momento descuido mi escritura, y me distraigo buscando temas que doten de profundidad a mi texto, entre técnicas narrativas y filosóficas, llego a discursos ostentosos y de prominentes adjetivos, que estudian la sexualidad de las aves.

Observo de soslayo que mi teléfono móvil está a punto de descargarse, aunque no lo necesito, procuro mantenerlo sano y con buena energía, aquí vamos de nuevo, perdiendo el tiempo en algo que no necesito al instante, de repente, un estallido interior y me deja fulminado por dentro. Sin palabras.

Empieza a darme hambre, no concibo la idea de concentrarme sin haber ingerido aunque sea un pan duro y algo de café, pero está vacío todo, debo ir de compras, sólo unos minutos, preparar algo rápido. Bueno planeo estar de regreso en aproximadamente 30 minutos. Pasan 2 horas.

Me dispongo a escribir oportunamente, aún deslumbra el sol en su pletórico cénit.

Una palabra "solsticio" pienso que está mal contextualizada, tengo que encontrar su significado, para usarlo en mi texto como es debido, entro a la página de la RAE, y leo, bien, me alegra que la esté usando correctamente, aquí hay otra que no había visto antes, vamos a darle "click" para conocer su significado. ¡Interesante! Vamos a google a ver más usos para esa palabra nueva. Es mi nuevo juguete.

No sé como terminé en una página llena de extrañas historias, sobre como la vida actual apesta. Debo retomar mi escritura. ¿Dónde me había quedado? Ah, si, "solsticio".

Creo que si, la vida apesta. Esos chicos tenían mucha razón, mi infancia apestaba, mi adolescencia, y mi vida adulta también apesta. Ah si, "solsticio". Escribo una segunda palabra, "de".

Solsticio de... ya tengo dos palabras, voy bien, estoy recordando lo mucho que mi vida apestaba en 1999. Aunque empecé a leer a José Agustín, no fue tan malo después de todo, pero sexualmente estaba muy frustrado porque no tenía ni siquiera una pareja ocasional, en esa época mi casa estaba en remodelación, debí haber hecho cambios internos muy importantes, porque creó que poco después, salí huyendo del fascismo matriarcal en el cual estaba sometido desde hace décadas.

Solsticio de 1953.

Tres palabras. Es tan divertido escribir, ojalá alguien me leyera. Estoy divagando de nuevo, me gusta divagar, es como salir a pescar, lanzar el anzuelo a pescados hambriento y esperar capturar uno lleno de ideas, pero no siempre hay éxito, los pescados no salen a comer, permanecen dormidos en el fondo del estanque inmóvil de mi mente y hay que viajar a las profundidades sórdidas de mi memoria.

¡Auxilio! No sé nadar.

Soy más creativo cuando nadie me lee. Solamente en mi memoria.
Me río para mí mismo.

Doy enter.

Hay un insecto sobrevolando la lámpara de mi escritorio, da vueltas y gira de nuevo para intentar posarse en la luz, ¿Qué hace ir hacia la luz? Lo miro fijamente. Me recuerda que con algunos insectos volando sobre una lámpara y quemándose mientras un niño los ve y narra ese hecho fatídico, así iniciaba mi novela "El lado oscuro de la infancia" (incompleta) ¡Ah, pero que bonita portada! Ojalá algún día que termine mi bloqueo creativo, pueda completar esa novela.

El primer día de invierno... Siguiente párrafo. Me gusta la estructura de mi cuento. ¿Hacia dónde lo estoy llevando? ¿Qué tal si nadie me lee? Habré desperdiciado toda mi vida en escribir bien, en ser creativo, profundo e inmoral, para que nunca nadie vaya a leerme. Alguien va a leerme lo sé. Muchos escritores murieron entre la tristeza y su miseria, siendo reconocidos solamente varios años después de su fallecimiento. Eso no me importa mucho, pero me gustaría ver mi obra halagada y destrozada al mismo tiempo.

Voy a mandar un tuit que diga: "Bloqueo creativo".

El primer día de invierno... ¿Qué sigue? Preparo un café mientras pienso cómo continuar esa frase, debe ser excelsa y contundente para atrapar al lector, si yo fuera el lector y no me gusta el principio de un libro, lo dejo al instante, ahora justamente recuerdo muchos, mientras empieza a chillar la cafetera llena de agua caliente. El simple aroma a café suele inspirarme cosas que otras adicciones no me inspiran.

Quiero seguir escribiendo...

Esto de tener bloqueo creativo e insomnio al mismo tiempo, es una gran pérdida de tiempo. Eres un hijo de puta.

Comentarios

  1. Mi dedicatoria.
    Pude ser feliz por un instante.
    ME ENCANTA
    El bloqueo me ha hecho reír jajajaj insomnio, desvelo y el hijo de puta ese jajaj, eres genial!!!
    Besos grandes.
    mar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)