[la mujer más pequeña del mundo]

Jyoti Amge, la conocí cuando ella sólo tenía 15 años de edad, como por el año de 2008. Originaria de la India, uno de mis países más atractivos por su cultura y su gente, y en parte porque yo he estado hastiado de la humanidad desde mucho antes, y fue la India que con su filosofía me inculcó un viaje por los rincones más enigmáticos de la mente.

Su enfermedad es androplasia. Que impide su crecimiento, como cualquier otra persona de su edad, actualmente va a cumplir los 21 años de edad y no supera los 60 cm de altura, su cuerpo pequeñísimo deja a todos asombrados. Quería escuchar que es lo que iba a decir, cuales serían sus primeras palabras, su primer pensamiento al llegar a América, su asistente la ayuda a sentarse en un sofá que le han preparado, viste su característico atuendo el sari en color vino, y su cabello muy oscuro, resaltaba su dentadura, muy blanca y brillante, y realzaba la silueta de su figura, porque no dejaba de sonreír, su lenguaje era fluido y encaminado siempre a la esperanza, a la fe y a la felicidad de vivir, como sea, donde sea y de la forma que sea, pero vivir al fin.
Actualmente trabaja como actriz en el conocido "american horror history: freak Show".  
Enlace permanente de imagen incrustada
Me he soprendido, como la gente puede espantarse o asombrarse de las diferencias que pueden haber de unos seres humanos a otros, como si todo dependiera de mantener el estigma anticuado de ser o no ser todos iguales. Podemos ser diferentes, pero iguales en esencia, lo que nos une y nos diferencia. Jyoti Amge con su diferencia notable quiere unirnos.

El entrevistador le pregunta como ha sido su vida con esa estatura, ella response aún sonriendo: "Ha sido maravillosa".Y la gente la despide con un aplauso inconmesurable, como si no hubiera medida, como si no existieran diferencias y en su lenguaje distinto, con una voz distinta, con una tez distinta, sobre un continente distinto, todo lo que conocía antes sobre la vida, sobre mi propia vida, ya no tenía ningún significado. Entonces todo era nuevo para mí. Nuevo, brillante y hermoso.

[eso es en esencia como me siento ante la vida]

Estoy solo. Como están los hombres que han perdido la fe y la esperanza. Absueltos de la culpa de sentirse incompletos entre la multitud. Abandonados. Inconformes. Son parias sociales, que nos deleitan los vacíos existenciales, los vacíos emocionales, las ausencias familiares. Y nos encauzamos en un arrojo destinado a verter el alcohol en ese espacio solitario. Porque los años han pasado y los daños no se han marchado.
Estoy solo. En esta soledad de mierda. De sentirse excluido, enloquecido. Como un perro aminalado.

Mi miseria se ve reducida a una frase:

“Hay un chiste muy viejo. Dos mujeres mayores están en un complejo hotelero en las montañas Catskills. Una de ellas dice: ‘la comida en este restaurante es terrible’. La otra contesta: ‘sí, lo sé. Y en porciones muy pequeñas’. Bueno, eso es en esencia como me siento ante la vida. Llena de miseria, soledad, sufrimiento e infelicidad; y se acaba demasiado rápido.”
– Annie Hall (1977)

Un frase y así se acaba mi definición. Se acaba demasiado rápido.

[whisky en las rocas]

Y que mejor que definir el principio de este año con la siguiente frase de la novela: "El Corredor del laberinto - Las pruebas".
Sueño dichoso.Confusa oscuridad. Calor. 
Un resplandor físico. Casi flotaba.

El mundo parecía desvanecerse. Todo se volvió dulce y adormecido. Y la oscuridad, de algún modo, era reconfortante. Se deslizó hacia un sueño.

James Dashner. 


...y aquí vamos. 

Followers

© Prince W. Cantodea. Una Dolce Malinconia 2006-2014. Con tecnología de Blogger.
 
Blogger Templates