Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de marzo, 2016

[pupilas doradas]

Esta mañana desperté con tus pupilas doradas.

Eres la mañana quemando las puntas del horizonte donde descansa el sol contemplando tu brillo. Aunque estés ausente tu calidez me alimenta, tu luz me satisface y me llena de colores como tú haces brotar las flores debajo de tu andar mientras caminas, amanece cuando tú me miras, eres el exquisito cielo donde brillan estelas de luz y tus pupilas doradas poblando la mañana de fulgores, despiertas con el alba que es tu aprendiz de resplandor, y algunas luces en el cielo se dibujan con los tonos que tú ofreces al mundo cada mañana. Pintas el alba con tus ojos color sol y al atardecer el paisaje imita tu color.



A.O.M. ☀️
Lumière de ma vie.

[náusea]

Estoy insatisfecho con la vida. Mi propia vida. Otras vidas que conozco lucen radiantes y gratificantes, mi vida es un montón de prejuicios adornados por un tabú cultural que se manifiesta en mi cobardía para romper mis propios esquemas. Estoy lleno de malos hábitos. De juegos sexuales sin sentido. De vicios que me abrigan en medio de mis profundas inseguridades. Y lo que es peor que toda esa mierda de mi vida, me hace un excelente escritor. Alguna vez me hallé arropado bajo el cuidado de una vida que me apropié, estuve habituado a la infame vaciedad del reconocimiento y el aplauso, de ser un brillante cronista que fingía ser perfecto, moralmente envidiable y casi divino. Nunca creas en esa mierda moralista. Muchas veces tu conciencia puede cuestionar tu miseria. Y no te va a gustar la respuesta. Mientras tanto, sigue siendo el personaje malquerido, el adicto incontrolable, el alcohólico irremediable, el enfermo frecuente, ese vicioso de lo mas despreciable, sigue siendo el escritor q…

[inno alla belleza]

¿Que dulce fortuna mi admiración ha guiado
A ponderar la única dicha que me ha diñado?
Contemplar tus ojos, que aún más deseo
pues al mirarte más, más admiración veo.
Pocas dichas suspendieron mis sentidos,
Pero ahora te miran los míos comedidos
Es beldad soberana tu hermoso retrato hasta la rudeza, muda, en virginal trato.
Tus divinas pupilas pudieron turbarme
y tu presencia doblegarme,
Y con cada vez que yo te miro
Nuevas virtudes en ti admiro.

¿Pues que mérito en el mundo he ganado?
No merezco tanto, lo que ella me ha dado.

Alejandra Ortiz Moreno. 

Followers