[manifiesto nadaísta onanista, 2016]


s.XX - Poesía experimental - Gonzalo Arango: Primer Manifiesto Nadaísta, 1958


1958 Apartes

I
El Nadaísmo es un estado del espíritu revolucionario, y excede toda clase de previsiones y posibilidades.

Mi soledad no es poética, es desalmada y desoladora, es el viejo ropaje que viste mi juventud casi acabada. Y no soy un borracho bonachón, el poeta maldito del pueblo, soy un alcohólico con problemas de autoestima, un alcohólico producto de un padre también alcohólico, y eso en realidad es una aceptable herencia a falta de algo más que pueda heredar. Tampoco tengo talento alguno para la escritura, solamente mucho tiempo libre y mucha soledad encima, así que cualquiera con algo de tiempo puede escribir como yo o mucho mejor, y si tampoco tuvieras una vida, te dedicabas a la literatura, esta profesión es practicamente onanismo, es un placer vouyerista. Y mis fracasos no son motivadores o inspiradores, solamente son patéticos, vulgares y terribles. Soy como Borges para el romance. Si, prefiero ser Borges no quiero ser Bukowski, detesto que me lean por morbo o lástima, ni siquiera me gustaría que me leyeran, pero sé que van a hacerlo. La multitud se siente profundamente atraída por nosotros, los autodestructivos, los moralmente cuestionados, los artistas fluctuando entre la santidad y la locura, mientras más bajo ha caído uno, más admiración recibe, mayores honores y elogios, pero nadie se atreve a ver en el artista un simple hombre sin dotes naturales o talento excepcional.
"Jean-Paul Sartre lo definió como la elección del fracaso. La poesía es, en esencia, una aspiración de belleza solitaria. El más corruptor vicio onanista del espíritu moderno."
Soy onanista. Todo es una puta especulación, de amor, de dolor, de genialidad adquirida. Aspiro a tener dotes de artista en mi ambigüedad intelectual que no sorprende, la multitud no entiende mi rebuscado lenguaje, y la mínima porción de lectores que comprenden mi palabra; rechazan mi elocuencia por ser una sátira vulgar y mordaz a su cotidiana existencia sin sentido. Mi obra es producto del fracaso constante, que si en Bukowski era atractivo, en mí, linda en la piedad y la lástima.
XI
La libertad es, en síntesis, un acto que se compromete. No es un sentimiento, ni una idea, ni una pasión. Es un acto vertido en el mundo de la Historia. Es, en esencia, la negación de la soledad.
En algún momento excepcional de mi infame existencia aspiraba a convertirme en un poeta maldito, mutilarme una oreja, ahogarme en alcohol y que mi supuesto talento definiera mi destino. Aspiraba al elemental arquetipo del escritor adicto, enfermo y solitario, el último concepto romántico de escritor. Pero nada de eso es atractivo, la realidad es que solo soy un ser repulsivo con aliento a cebada, muriendo poco a poco y alejado de cualquier destello de brillantez. Soy onanista provocando la autosatisfacción, ese es mi única gracia. Mi único delito. Mi única culpa. Mi única satisfacción y también mi único romance.
Ni poeta maldito, ni poeta bendito.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

© Prince W. Cantodea

...y por si no te vuelvo a ver:
Buenos días, buenas tardes y buenas noches.
(Truman Show)

Followers

© Prince W. Cantodea. Una Dolce Malinconia 2006-2014. Con tecnología de Blogger.
 
Blogger Templates