[diario de un escritor en estado de ebriedad V]

Afuera de mi hotel, llueve y el frío acaricia las barandillas de la ventana de hierro enmohecido por el viento y la brisa.

Estoy cubierto por las sábanas de lino barato, de color blanquísimo, aroma a detergente, adentro sólo el perfume de la habitación me acompaña. Escucho los ruidos del exterior, entre gotas de lluvia, viento que chifla y palabras que no recuerdo con facilidad. Todo está oscuro y las sensaciones se intensifican, las luces del exterior son los únicos compañeros de mis desvelos, todo artificial en mi vida. Lumbres artificiales. Nada ha cambiado desde el año 2010. ¿Porqué creí que todo sería distinto? Soy un narcisista, alcohólico, bastardo, inmoral y desdichado.


Transcribo mis cuitas con metáforas elegantes. 
A veces no he sabido llorar. Aprendo a reír, porque me dicen que eso es más humano, y aunque no quiero ningún aspecto que me defina, debo hacerlo para satisfacer curiosidades. 



Permanece mi soledad. Muchas mujeres han pasado por mi vida, pero todas huyen de mí, les provoco rechazo, repulsión, insignificancia, realmente soy nada, un diminuto átomo de mierda en esta puta ciudad. Entre la pudrición de la ciudad, la enfermedad, la epidemia, la basura, el caos... y la fe en la existencia de los buenos amores, donde sólo hay malos amores y malos humores.

La ciudad está en ruinas. Pero mi perdición, siempre es mi ruina favorita. 
También soy un desastre. Y el caos de mi ciudad me parece fantástico para morir.

[tus ojos]

Cada mañana desde el 20 de junio de 2016 alimento tu recuerdo con esta canción.

OJOS COLOR SOL.

 
Hoy el sol se escondió y no quiso salir
Te vio despertar y le dio miedo de morir
Abriste los ojos y el sol guardó su pincel

Porque tú pintas el paisaje mejor que él
Cuando amanece tu lindura
Cualquier constelación se pone insegura
Tu belleza huele a mañana
Y me da de comer durante toda la semana

Tus ojos hacen magia son magos, los abriste
Y ahora se reflejan las montañas en los lagos
La única verdad absoluta
Es que cuando naciste tú a los arboles le nacieron frutas
Naranja dulce, siembra de querubes
Como el sol tenía miedo se escondió en una nube
Hoy el sol no hace falta, está en receso
La vitamina D me la das tú con un beso

La luna sale a caminar siguiendo tus pupilas
La noche brilla original después que tú la miras
Ya nadie sabe ser feliz a costa del despojo
Gracias a ti y a tus ojos

Eres un verso en riversa, un riverso
Despertaste y le diste vuelta mi universo
Ahora se llega a la cima bajando por la sierra

La tierra ya no gira, tú giras por la tierra

En las guerras se dan besos, ya no se pelean
Hoy las gallinas mugen y las vacas cacarean
Las lombrices y los peces pescan los anzuelos
Se vuela por el mar y se navega por el cielo
Crecen flores en la arena, cae lluvia en el desierto

Ahora los sueños son reales porque se sueña despierto
Y ese sueño es seguro y así se reproduce

Y la inocencia por fin no se esconde de las luces
La escasez de comida se vuelve deliciosa
Porque tenemos la barriga llena de mariposas
Las galaxias revelan su comarca escondida
Y en la tierra parece que comienza la vida

La luna sale a caminar siguiendo tus pupilas
La noche brilla original después que tú la miras
Ya nadie sabe ser feliz a costa del despojo
Gracias a ti y a tus ojos
En la academia militar enseñan medicina
Y los banqueros ahora dan viviendas y comida
Ya nadie sabe ser feliz a costa del despojo
Gracias a ti y a tus ojos
 

Writer(s): Rene Perez, Eduardo Cabra, Silvio Rodriguez 
 
 

[2017]

Empieza otro año y con el año nuevo, nuevas expectativas.
De ser mejor hombre.
De crear obras de arte de gran valía.
Aprovechar mi tiempo libre.
Destruir mis demonios del pasado.
Crear mi rutina de yoga cotidiana.
Leer aquello no leído.
Comer más saludable.
Reducir mis vicios y malos hábitos.
Dedicarme a escribir constantemente.
Alejarme de las últimas redes sociales que aún conservo, sin saber porque.
La verdad no sé que más desear.
Nada de lo que diga o haga cambia mi vida.
Y a veces pierdo mi tiempo queriendo cambiar la vida.
El problema siempre soy yo.
Y yo soy el que quiere cambiar... pero nunca logro un cambio radical. Padezco indiferencia.

Followers

© Prince W. Cantodea. Una Dolce Malinconia 2006-2014. Con tecnología de Blogger.
 
Blogger Templates