[hasta morir]

by - martes, septiembre 11, 2018

Quiero beber hasta morir. A veces no se lo que quiero, y otras veces me excedo en tantos deseos. Como todos mis excesos, ni me dañan, ni me matan, solo me desnudan en fragilidad. Persisto en esta vida, con el enfermo deseo de autodestrucción.


The most wonderful thing about life seems to be that we hardly tap our potential for self-destruction. We may desire it, it may be what we dream of, but we are dissuaded by a beam of light, a change in the wind.

John Cheever ya lo había escrito en 1958. Y los alcohólicos somos potencialmente depresivos, quizá, el alcohol nos devuelve la vida, hay quien considera que nos va matando con su ligereza y seducción potente y mortal. Entonces un sueño, como ese rayo de luz o cambio en el viento, me hace girar la dirección, nunca ha sido tarde para dejar de beber, pero sinceramente, ya no quiero dejarlo, porque no encuentro en la vida ninguna otra satisfacción. Beber hasta morir, que sea la bebida mi única satisfacción quieta y pletórica para mi constante ánimo inconforme e ingrato. 

Todo lo que me disuade no son más que tonos grises, como estampa de los años cuarenta, solo sombreados crónicos, que gritan, pero a nadie escucho, a nadie protejo, ni advierto, es que ya estoy hastiado de pretender vivir para los demás, queriendo ser un parangón, el arquetipo heroico, simplemente soy un villano. Por eso quiero beber hasta morir, que a nadie le importe, ni le consuele mi tragedia, que nadie se desgaste en aliviarme, voy a cerrar los ojos, a tomar la botella y escuchar "Harvest" de Neil Young, será una muerte lenta, como el compás musical de "Out on the Weekend" pero alegre el ciclo final de mi vida.

¿Cuánto habré bebido? ¿Porqué a alguien le importaría mi vida autodestructiva? No soy Ben Sanders, ni me considero el Bukowski de mi generación, mucho menos Hemmingway para que mi vida o muerte tuviera relevancia en otras millones de vida con tragedias y dramas similares. 

¿Cuánto he bebido esta noche?
Espero que el alcohol finalmente me mate. 

Tal vez soy un cobarde, para elegir la muerte más confortable. ¡Perdón por eso! 

Deberías dejar de admirarme. No soy tan buen escritor como aparentaba.



You May Also Like

0 comentarios